Crearán una nueva parada de autobús urbano en el barrio Fortuny de Reus por seguridad

En el barrio Montserrat, Reus Transport traslada el inicio y final de trayecto de las líneas 10 y 11 de la calle Montsant a la calle Pirineus ante las quejas de los vecinos por los ruidos

C. MARSIÑACH / M. PLANA

Whatsapp
El autobús de la L-60 saliendo de la calle Joan Salvat Papasseit hacia la avenida Salou, donde los peatones cruzan por la calzada. FOTO:  A. GONZÁLEZ

El autobús de la L-60 saliendo de la calle Joan Salvat Papasseit hacia la avenida Salou, donde los peatones cruzan por la calzada. FOTO: A. GONZÁLEZ

Los barrios Fortuny y Montserrat de Reus han conseguido dos cambios en las paradas del autobús urbano que hacía tiempo que reclamaban al Ayuntamiento.

El consistorio se ha comprometido a instalar una nueva parada de la línea L-60 a su paso por el barrio Fortuny cerca del cruce de la avenida de Salou con la calle de Mercè Rodoreda (entre las paradas Urbanización Mercader y Maria Aurèlia Capmany). En el barrio Montserrat las líneas 10 y 11 harán el final de línea en la parada Flix 2, situada en la calle de los Pirineus, y no en la calle Montsant como hasta ahora. La parada Montsant será la primera del recorrido de las líneas 10 y 11, y sólo será para la subida de viajeros.

La presidenta de la Associació de Veïns del Barri Fortuny, Cori Balanyà, expone que había recibido quejas de muchos vecinos. Hacía dos años que insistían en ello. La parada Urbanització Mercader, está ubicada en la calle Joan Salvat Papasseit y está muy cerca de la avenida Salou «pero en este punto no hay ningún paso de peatones, ni ningún semáforo. La gente que baja del autobús cruza por en medio de la carretera de Salou para ir al barrio Fortuny y es muy peligroso», explica Balanyà. Desde la asociación celebran que el Ayuntamiento haya escuchado sus peticiones y ubique otra parada cerca de un paso de peatones. «Creemos que será positivo tanto para la gente mayor como para facilitar la entrada al barrio», apunta Balanyà.

La L-60 es la línea que viene del Hospital y muchos de los usuarios son gente mayor, que cruzan por en medio de la calzada.

En la actualidad, los vecinos del Fortuny tienen que cruzar la carretera sin semáforo

Según el Ayuntamiento, la nueva parada tendrá un andén de plataforma para facilitar el acceso sin escalones en el autobús, igual que las otras paradas de la línea, así como bancos y papeleras.

Los vecinos de la zona creen que tener esta nueva parada será positivo. «Cada día vemos gente que cruza por en medio de la carretera», explica Susana Salsench, vecina de la zona que recuerda que cuando colocaron la parada de la Urbanización Mercader fue muy positivo por los vecinos pero considera que si hay otra que puede estar cerca de un paso de peatones por más seguridad, «mucho mejor».

Por su parte, Carmen Pino, vecina de Mas Iglesias, explica que siempre coge la L-60 para ir al centro. Aunque ve con buenos ojos que la nueva parada se ubique cerca de un paso de peatones lamenta que el Ayuntamiento «se gasta el dinero sin pensar antes de hacer las cosas» y también cree que esta línea debería dar servicio los fines de semana: «Solo funciona de lunes a viernes y hasta las seis de la tarde. ¿Qué hacemos si queremos ir al centro?».

Maria Dolors Gómez, comenta que en ese punto «los peatones pasan por en medio de la carretera y también ponen en riesgo a los conductores, así que si es para mejorar esto, me parece bien». Aun así, considera que la nueva para queda muy cerca de la parada Maria Aurèlia Capmany.

Reducir la velocidad

Desde la AAVV del Barri Fortuny también han pedido al Ayuntamiento que tome medidas para reducir la velocidad de los coches a su paso por la avenida Salou. «Pasan rapidísimo, sobre todo los que salen de Reus en dirección Salou y algún día tendremos algún susto», advierte la presidenta de la entidad vecinal.

El presidente de la Associació de Veïns del Barri Montserrat, Domingo Martínez, explica que el cambio de ubicación de inicio y final de parada se debe a quejas de los vecinos de la calle Montsant. Según Martínez, los conductores no paran el motor, y en horas como las seis de la mañana el ruido es molesto para los vecinos de la zona. Si los vehículos de transporte hacen inicio y fin de parada en la calle Pirineus, delante de la tienda Garin, allí no molestarán a nadie.

Según el presidente de la entidad vecinal, el consistorio se ha comprometido también a ubicar un aseo para los chóferes de los autobuses en el parque de La Moreneta.

El Ayuntamiento asegura que los cambios se materializarán en las próximas semanas pero sin concretar calendario.

Marina Berasategui, presidenta de Reus Transport, afirma que «gracias a la participación y al trabajo conjunto con la ciudadanía, podemos implementar cambios que dan respuesta a las demandas vecinales, y refuerzan la seguridad de los usuarios, y, en definitiva, mejoran el servicio del bus urbano».

El presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus, Marcos Massó, valora de forma positiva la predisposición del consistorio para resolver estas problemáticas. «De tres peticiones hemos conseguido dos, tendremos que seguir trabajando», asegura. Desde el barrio Mas Iglesias, también pedían reubicar una parada de autobús en la avinguda del Mediterrani.

Temas

Comentarios

Lea También