Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Crecimiento personal e inclusión social a través del circo en Reus

Sociedad. El proyecto Reus Circ Social promueve valores educativos entre más de medio centenar de niños y adolescentes

Silvia Fornós

Whatsapp
Imagen de algunos de los jóvenes, este verano, durante uno de los talleres. FOTO: alba mariné

Imagen de algunos de los jóvenes, este verano, durante uno de los talleres. FOTO: alba mariné

Educación, inclusión y cambio social. Estos son los tres pilares de Reus Circ Social, un proyecto que nació con la vocación de ser un referente circense en la capital del Baix Camp. «De modo regular utilizamos las instalaciones  del Giny desde junio del año pasado. Actualmente, durante la época escolar utilizamos el espacio dos días a la semana dos horas cada día», explica Rafa Arencón, y apunta que «hasta ahora hacíamos uso de las instalaciones durante tres tardes a la semana pero nos resultaba un esfuerzo, y casi inasumible, poder afrontar el coste del alquiler. Así que hemos decidido diversificar espacios para seguir adelante con nuestra actividad». 

Con el cambio, Reus Circ Social ha encontrado nuevas oportunidades. «Durante este año hemos atendido 52 niños. El perfil social y las edades son muy variadas, desde 4 a 17 años, entre los que había chavales que ya acudían a nuestras clases durante el año; niños cuyas familias se interesaron por el circo al abrir las instalaciones del Giny; el tercer grupo son niños y niñas Homeschooling; y por último Menores Extranjeros No Acompañados (MENA)», explica Rafa Arencón, uno de los impulsores del proyecto. 

Él mismo destaca «la oportunidad que supone poder ofrecer actividades de circo a estos menores, a los que preferimos llamar dreamers (soñadores en inglés), porque llegan a Europa con toda la energía y muchos sueños por haberlo conseguido». El proyecto Reus Circ Social sueña también con, en palabras de Rafa Arencón, «que los jóvenes y la sociedad piensen que el circo es parte de algo que les ayuda en su crecimiento personal e integración social. Y lo estamos consiguiendo».

Instrumento educativo

Los impulsores del proyecto Reus Circ Social también aseguran que «lo que en realidad somos es un instrumento educativo. En el ámbito de la educación formal proporcionamos un trabajo complementario, pero para los dreamers somos la herramienta educativa principal».

Equilibrio, acrobacias, malabares y aprender a utilizar el diábolo son las principales disciplinas que enseñan. «Son las que tienen más aceptación entre los niños y jóvenes, y las que mejor funcionan como contacto primario con el mundo del circo», explican desde Reus Circ Social.

«Lo que transmitimos son valores y herramientas útiles para la vida. Se trata de saber la dirección que quieres tomar; de no desviarte de un comino u otro si no quieres; o de no dejarte llevar por otras fuerzas. En definitiva, de tener el control de tu vida», concluye Rafa Arencón. 

Temas

Comentarios

Lea También