Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Solidaridad

Càritas quiere crear una empresa para emplear a menores no acompañados

El proyecto es para el año que viene y pretende garantizar la inserción laboral y autosuficiencia económica de los chavales

CRISTINA VALLS

Whatsapp
El proyecto de reciclaje de ropa de Càritas de Reus, llamado Filigrana, es una de las tareas prioritarias para la entidad. FOTO: ALBA MARINÉ.

El proyecto de reciclaje de ropa de Càritas de Reus, llamado Filigrana, es una de las tareas prioritarias para la entidad. FOTO: ALBA MARINÉ.

De cara al 2020, Càritas Interparroquial de Reus tiene un proyecto en mente: crear una empresa de inserción laboral. «Aunque cambiamos nuestro criterio de hacer algo a cambio de nada, desde 2018 identificamos la necesidad. Falta darle un nombre al proyecto y consolidarlo, pero el objetivo es dar trabajo remunerado a menores no acompañados, sin cerrarlo a aquellas personas que así lo precisen, con contratos de tres años para garantizar su inserción laboral y su futura autosuficiencia. Daríamos trabajo dentro de la entidad», avanza el presidente de la entidad, Antonio García.

La entidad hace una valoración positiva del último trimestre, aunque como dice García, es «imprevisible y tiende a ir al alza». Uno de los pilares de la entidad es la ropa. «El proyecto de reciclaje de ropa usada y menaje del hogar de Càritas en Reus, llamado Filigrana, es prioritario. Nos ofrece los recursos necesarios para poder financiar gran parte de los proyectos que llevamos a cabo, entre los que hay emplear a gente necesitada de cara a 2020», anuncia.

En 2018 reunieron 49.241 euros que sirvieron para pagar parte del gasto de ayudas sociales y del campamento de verano, y sufragar completamente los gastos de las cuatro viviendas sociales que tiene la entidad. Además, se atendieron a 9.896 personas y se recogieron 28.461 piezas de ropa.

Más ropa

A día de hoy, hay hasta 49 voluntarias que se encargan de recoger y seleccionar ropa de segunda mano en buenas condiciones, con la finalidad de distribuirla a las personas más necesitadas y, a cambio de un donativo simbólico, al público en general. «Nuestra previsión es que este año la cantidad de ropa recogida sea, al menos, superior. Nunca podemos decir que no a la donación de ropa ni a los juguetes, puesto que preferimos que nunca nos falten para garantizar poder entregar siempre», dice García.

Càritas de Reus dispone de dos locales de recogida de ropa y utensilios del hogar en la ciudad: uno en la calle de la Puríssima Concepció, 11; y otro en la calle Escultor Rocamora, 6. El servicio recoge también complementos de vestir en buen estado, artículos de puericultura (tronas, cochecitos, etc.) y, para otros proyectos que también realiza la entidad social: libros, diccionarios, cuentos, material escolar, y alimentos. Càritas de Reus ha querido hacer visible la tarea de Filigrana a través de flyers informativos donde se plasma a qué se destina el dinero recaudado con cifras actualizadas.

Los voluntarios

Tal y como dice el presidente de Càritas de Reus, el concepto de voluntariado es complicado. «La media de edad de voluntarios es elevada. Ya no hacemos un llamamiento a la gente joven, que también viene bien, sino que queremos a gente predispuesta y comprometida. Decimos que es complicado porque a un voluntario no le podemos exigir nada», reconoce. En 2018, el total de voluntarios en la entidad era de 249 personas, una cifra que según acota García, «se mantiene». Cabe decir que el 85% de sus ingresos son de donaciones espontáneas y, la parte restante, subvenciones.

Temas

Comentarios

Lea También