Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Critican que los nuevos parques inclusivos de Reus son inaccesibles

Los usuarios aseguran que la grava hace «inútil» la instalación de elementos de juego adaptados a niños con movilidad reducida

J. SALVAT

Whatsapp
El Parc Sant Jordi es uno de los 12 parques de la ciudad con elementos de juego para niños con movilidad reducida. 
FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Parc Sant Jordi es uno de los 12 parques de la ciudad con elementos de juego para niños con movilidad reducida. 
FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

«No tiene sentido que pongan elementos de juego para niños con movilidad reducida y que nos sea imposible acceder al parque», denuncia Isabel Moreno. Además de ser la vocal de l’Associació de Veïns de Parcel·les Cases, es la persona que impulsó uno de los tres grandes proyectos ganadores en los Pressupostos Participatius del 2018: la instalación de elementos adaptados para niñas y niños con movilidad reducida en los parques de la ciudad. Un proyecto que cuenta con un presupuesto de 100.000 euros.

A finales de verano del año pasado, el Ayuntamiento comenzó a instalar estos elementos de juegos adaptados en una docena de parques de la ciudad: entre ellos el Sant Jordi y del Trenet. Hoy, con el proyecto pendiente de finalizar, ni la propia impulsora ni los usuarios, están satisfechos.

«La silla de ruedas es imposible que avance entre la grava», señala Cinta, que ha ido con su hijo a jugar en el parque Sant Jordi. «A mí se me hace dificultoso empujar para llegar al columpio. Además la niña tiene que depender de mi fuerza para poder subirse ya que no están a su nivel», explica Isidre, que considera el resultado como «es inútil, una tomadura de pelo». «No hay ni uno que esté totalmente adaptado», secunda Moreno. Para ella, hay tres aspectos claves que le incitan a tildar el resultado como un «fracaso»: la dificultad de acceso para las sillas de ruedas y carritos en varios parques con grava; la poca cantidad de elementos adaptados para niños con movilidad reducida y que «son exclusivos. No permiten que todos los niños puedan jugar por si solos y se sientan iguales».

En el lado opuesto, Amaia, que suele ir con su hermano al parque del Trenet, agradece que «la acción haya salido adelante, porque antes no había siquiera la posibilidad de ir al parque».

Pendientes de mejoras

Desde el Ayuntamiento recalcan que el proyecto aún no está finalizado. De hecho, aseguran que uno de los aspectos que aún hay que mejorar en alguno de los parques es, precisamente, el acceso.

Por otro lado, indican que todos los elementos de juegos ya están instalados y que tan solo falta añadir una placa explicativa de cómo se utilizan cada uno, ya que no todos están adaptados al mismo tipo de discapacidad. El seguimiento de los proyectos participativos tiene marcada una reunión previa con la persona impulsora del proyecto antes de a darlo por acabado. Es entonces, con su veredicto, que se da por acabado.

Además de en el parque Sant Jordi y en el del Trenet, también están adaptados el parque de la plaza de la Cultura de la Pau, de Teresa Miquel i Pàmies, del Teatre, de Europa, de Lluís Buñuel, de Pedrol Rius, plaza de Salvador Allende, el parque de la calle Cels Fomis, el de la avenida President Macià i Carreró del Gas y el de la plaza dels Drets Humans.

Temas

Comentarios

Lea También