Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Crónica: Arranca el tercer mandato de Pellicer en Reus

Investidura Los votos de ERC y Ara Reus le dan la mayoría absoluta. Espera cerrar el gobierno en breve

Francesc Gras

Whatsapp
Pellicer muestra la vara de alcalde. Foto: A. González

Pellicer muestra la vara de alcalde. Foto: A. González

Desde este sábado ya está en marcha el tercer mandato de Carles Pellicer. Cuatro años más por delante liderando Reus y en los que tiene puestos grandes esperanzas. De forma reiterada, Pellicer ha anunciado que quería volver a ser alcalde para poder realizar todos sus proyectos de ciudad, paralizados primero por la crisis económica y después por la crisis de país. 

De momento, ya ha dado el paso inicial, renovar la alcaldía con los votos de ERC y Ara Reus. Además, la gran diferencia con hace cuatro años, que fue escogido en segunda vuelta y con minoría, es que esta vez lo ha logrado con mayoría absoluta. Tal y como se preveía, municipalistas y republicanos han votado a favor de su investidura tras días de negociaciones de alto voltaje. Una tensión que muchos han soltado durante la investidura, mucho menos protocolaria que de costumbre.

La sesión ha empezado sobre las 12 del mediodía con la constitución de la mesa de edad y la toma de posesión de los escaños por parte de los concejales. Momento en el que se conoció la primera sorpresa con la renuncia del cargo de edil del socialista Raimon Ferré, que ya no llegó a ocupar su silla en el plenario. 

Como viene ocurriendo en los últimos tiempos, este trámite ha generado numerosos aplausos. Por ejemplo, cuando la edil de JxReus, Montserrat Vilella, ha prometido el cargo para cumplir con la ley y lanzó un mensaje «de apoyo a los presos políticos» o las distintas intervenciones de los republicanos. Todos ellos han prometido el cargo y han leído un texto para expresar «su firme compromiso con los valores de la república catalana» y de trabajo para lograr una «Catalunya políticamente libre».

Por contra, la portavoz de Cs, Débora García, se ha llevado una sonora pitada cuando ha alertado de la inconstitucionalidad de estas intervenciones y exigió al presidente de la mesa de edad, el republicano Carles Prat, que obligara a repetir las tomas de posesión según marca la ley. Un extremo que no se llevó a cabo. Otra curiosidad,  fue que los tres concejales de la CUP no han recogido ni la medalla ni el pin municipal. 

Después han llegado las votaciones. Y los cupaires han vuelto a ser protagonistas porque sus votos fueron para la líder de ERC, Noemí Llauradó, quien no presentaba candidatura. Este hecho ha supuesto que fueran considerados nulos.

Martín ha recriminado a Llauradó su «sumisión a los dictámenes de Barcelona»

Más allá de esta circunstancia, la votación se ha desarrollado tal y como estaba previsto y Pellicer ha surgido vencedor con el apoyo de ERC y Ara Reus, sumando 15 de los 27 escaños que forman el plenario municipal. Pellicer ha recogido de esta forma la vara de alcalde ante los nuevos aplausos de los presentes que abarrotaban la sala.

PSC y la CUP contra ERC

La segunda parte del acto tampoco ha tenido ni un momento de relajación con las intervenciones de los portavoces de los distintos partidos. Especialmente contundentes han sido los discursos de la CUP y, sobre todo del PSC, dirigiéndose a la líder de ERC, Noemí Llauradó, y su decisión de  no luchar por al alcaldía de la ciudad. El portavoz socialista, Andreu Martín, ha recriminado a Llauradó su «sumisión a los dictámenes de Barcelona» y denunció que Reus «haya sido moneda de cambio para la Diputació y el Consell Comarcal»

Llorens: «Los tres concejales de la CUP sí que seremos valientes actuando con firmeza y contundencia para lograr políticas transformadoras». 

En uno de los discursos más contundentes que se le recuerdan, Martín ha lamentado la falta de valentía de Llauradó y ha anunciado que su ‘vicealcaldía’ servirá para ejecutar todos los mandatos que vengan dictados desde Barcelona, como «cuando se sacaron de encima el Hospital Sant Joan». Para terminar, ha apostillado que será «un gobierno de buenos chicos» y alertó de su falta de sensibilidad: «Tranquilos, que si alguien se queda sin suministro eléctrico ya les dejarán algún fanal», ha manifestado ante uno de los aplausos más sonoros de la sesión.

Tampoco ha dejado pasar la oportunidad de criticar la gestión realizada estos días por ERC la portavoz cupaire, Marta Llorens, que, sin nombrar a Llauradó, ha manifestado que «pensábamos que podríamos crear un gobierno valiente. Pero los tres concejales de la CUP sí que seremos valientes actuando con firmeza y contundencia para lograr políticas transformadoras»

Por su parte, la líder de ERC ha respondido a los ataques de socialistas y cupaires asegurando que «la situación actual con presos políticos y cargos exiliados hace que Reus no sea ajeno a lo que pasa en el resto del país». Hasta el punto, ha proseguido, «que hace que hoy no sea alcaldesa porque considero que en este contexto no podía». Su intervención también sirvió para poner en valor el cargo de ‘vicealcalde’ y detalló algunos de los retos que le esperan a la ciudad.

El primero en intervenir ha sido el líder de Ara Reus, Dani Rubio, quien ha reiterado que su partido «interpondrá ante todo los intereses de la ciudad. Seremos leales a Reus y a su voluntad».

Pellicer cierra el acto

El encargado de cerrar el acto fue Carles Pellicer ejerciendo, de nuevo, como alcalde del Ayuntamiento de Reus. Su intervención ha estado en la línea de sus últimos discursos a la hora de anunciar su intención de formar gobierno con ERC y Ara Reus. Y hacerlo cuanto antes «desde la generosidad y con la confianza que tenemos suficientes objetivos compartidos para formar un gobierno amplio y estable». De hecho, ya nadie duda de que así será, a pesar de que los republicanos seguían rechazando el viernes públicamente el partido municipalista. 

Pellicer ha extendido de nuevo la mano a PSC y la CUP para sumarse a los proyectos estratégicos de la ciudad y que «lo que se diga en Reus sea escuchado en Barcelona, en la Generalitat, en Madrid y en el resto del Estado». Para finalizar, ha hecho una breve pincelada de los retos que se marca como la modernización del consistorio, el impulso de la Llei de Grans Ciutats o la transformación urbanística de la ciudad. El Cant dels Segadors, interpretado por l’Orfeó Reusenc, puso punto y final al acto.   

Temas

Comentarios

Lea También