Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuenta atrás para cerrar la alcaldía

Análisis. Suma de izquierdas. ERC, PSC y la CUP se reunieron ayer pero sin concreciones

F. Gras

Whatsapp
Sólo restan cuatro días para que las puertas del ayuntamiento se abran para constituir el nuevo plenario municipal. FOTO: a. gonzález

Sólo restan cuatro días para que las puertas del ayuntamiento se abran para constituir el nuevo plenario municipal. FOTO: a. gonzález

La cuenta atrás ya ha empezado. A falta de cuatro días para la constitución del nuevo Ayuntamiento de Reus todavía no hay nada decidido. Y parece que así seguirá hasta el último minuto. La dinámica de vetos que se han impuesto unos y otros y la infranqueable política de bloques sigue marcando la pauta. Esto hace que los partidos estén actuando con más tacticismo y secretismo que nunca. A diferencia de otras ciudades, desde el pasado miércoles nadie ha hecho declaraciones. 

La CUP, que tiene la llave para que las izquierdas sumen un gobierno en mayoría, tampoco se ha pronunciado al respecto de las asambleas realizadas estos últimos días. Sus preferencias para que la ciudad recaiga en manos de un gobierno de izquierdas que tumbe a Carles Pellicer le comporta grandes contradicciones. Sobre todo por lo que representaría pactar con un el PSC, un partido del 155 y que perpetuaría lo que han calificado en más de una ocasión como «gobierno de Innova». Otra opción sería ceder sus tres concejales a ERC durante la votación del sábado para que Noemí Llauradó fuera la alcaldesa, aunque ésta realidad también pasaría por los votos del PSC.

Sin llegar a cerrar nada de forma concreta, ERC, PSC y la CUP se reunieron ayer por la tarde para negociar el posible tripartito de izquierdas. Al parecer, fue un primer encuentro para empezar a explorar las preferencias de cada uno y sin llegar a concreciones. Eso significaría que los republicanos siguen mostrándose inflexibles en su objetivo de la alcaldía, mientras que los socialistas también reclamarían su cuota de poder al justificar los mismos concejales, y casi los mismos votos, que ERC. La intención de todos ellos sería la de volverse a reunir a mitades de semana, aunque el reloj sigue contando. 

La fuerza más votada

A pesar del runrún que se mueve entorno al posible gobierno de izquierdas en la ciudad, quien de momento tiene la alcaldía asegurada es el candidato de Junts per Reus como fuerza más votada. De hecho, no es descabellado pensar que el día de la constitución del consistorio termine con Pellicer al frente con un gobierno de minoría. El tiempo juega a su favor. También las incoherencias que supondría por ERC pactar un gobierno con el PSC en una semana, además, de gran tensión con el final del juicio del Procés. 

De momento, Pellicer sigue sin moverse de su apuesta por continuar cuatro años más al frente de la alcaldía repitiendo la fórmula con ERC y Ara Reus, con la diferencia de que supondría tener la mayoría absoluta del plenario. El principal problema de esta ecuación son las manifestaciones de los republicanos reclamando una alcaldía que Junts per Reus no parece dispuesta a otorgar, y que sólo pasaría por el gobierno de izquierdas. Sólo restan cuatro días para la resolución final. 

Temas

Comentarios

Lea También