Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Les cares del Nadal

Daniel Ángel y Miguel Cabrero de la Churrería Regust de Reus: Artesanos del desayuno

"Nuestros churros se elaboran con harina ecológica, sin aditivos y no son aceitosos. A nosotros no se nos pega el azúcar a los dedos", dicen los dueños.

Cristina Valls

Whatsapp
Daniel Ángel y Miguel Cabrero elaborando churros. FOTO: A. MARINÉ

Daniel Ángel y Miguel Cabrero elaborando churros. FOTO: A. MARINÉ

«Cada churrero tiene una manera diferente de hacer la masa, allí se establece su marca. Puedo decir que cuando prueban una de mis creaciones, vuelven para repetir», explica risueño el artesano del desayuno Daniel Ángel, quien elabora los churros en la recién abierta Churrería Regust, ubicada en la calle Galanes. Además, comparte liderazgo con Miguel Cabrero, el jefe de ventas. Detrás de ambos, hay un gran equipo humano compuesto por Maria Asunción Besora; Mario Hernández, el repartidor; y la hija de Cabrero, Ana María. Por su parte, Daniel Ángel cuenta con unos doce años de experiencia. «Estuve en Madrid, la cuna de los churros, y todas la mañanas llegaba a hacer unos 2.000 churros y unas 1.500 porras al día. Yo creo que es importante tener el espíritu de un buen desayuno, ese que te da energía», detalla Daniel.

Todo el equipo pretende pues contagiar a la ciudad una cultura más apegada a este tipo de desayunos, que piensa que «se ha perdido un poco. En nuestra opinión, es lo más sano y auténtico que uno se puede tomar por las mañanas, y a cualquier hora». Si se busca el aliciente del establecimiento «se podía hacer un listado y todo», pero Daniel y Miguel destacan que «nuestros churros se elaboran con harina ecológica, sin aditivos y no son nada aceitosos. A nosotros no se nos pega el azúcar a los dedos. Todo es natural, como también lo es el chocolate que elaboramos».

En cuanto a la tipología de churros, ofrecen desde aquellos recubiertos de chocolate hasta las clásicas porras y churros... Por descontado, «nada congelado» y más adelante ampliarán su carta con rellenos y otros dulces, pero por ahora «nos limita el espacio».

El reto de ‘la gran familia’


Y es que la «gran familia» –tal y como la define Mario, el repartidor–, pretende desplazarse hacia otro lugar más amplio y en la misma ciudad, pues se les queda pequeño el local actual. De hecho, uno de sus objetivos es destinar un espacio a los más pequeños. «Queremos dirigirnos también al público escolar e infantil creando otra concepción de cumpleaños, fuera de la tarta y la coca azucarada. Uno que se celebre con chocolate y churros», detalla Maria Asunción Besora. Este primer año será «toda una prueba y un gran reto», porque Maria Asunción procede del sector de la hostelería y Ana María Cabrero del comercio. «Todo será muy nuevo para nosotras, pero estamos dispuestas a aprender lo que haga falta», dice ilusionada Ana María.

Según uno de los propietarios dela Churrería Regust, Miguel Cabrero, para estas fechas «nos hemos propuesto abrir todos los días festivos, incluso por la noche, porque también realizamos servicios a domicilio, y en fechas como en las de fin de año estamos muy solicitados».

Un componente de lo más goloso es que los churros también se pueden comprar por unidades. «No hace faltar comprar porciones de churros, cuando realmente sabes que no te vas a terminar el paquete entero. Ofrecemos la opción de poder comprar lo que tú quieres realmente», complementa Maria Asunción contenta.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También