Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

De Prades al Universo

ASTRONOMÍA. El oscuro cielo del municipio del Baix Camp regala constelaciones, planetas y lluvia de estrellas

Gloria Aznar

Whatsapp
Imagen de la Ermita de Sant Roc rodeada de estrellas. FOTO: Aleix Roig

Imagen de la Ermita de Sant Roc rodeada de estrellas. FOTO: Aleix Roig

«En presencia de la Luna es favorable observar el propio satélite,  así como Saturno porque este planeta el pasado día 9 de julio estuvo en el punto más cercano a la Tierra. Y es el momento del año en que Saturno se muestra más grande en el cielo, lo que nos permite apreciar los anillos, con mucho detalle, y sus lunas», revela Aleix Roig, astrofotógrafo de Astro Prades.

Saturno era precisamente uno de los objetivos de observación astronómica de la noche del pasado sábado en la ermita de Sant Roc, en Prades. El señor de los anillos, además de otro espectáculo celeste típicamente veraniego de estos días, las Perseidas, a las que se les unieron las menos conocidas Delta acuáridas. De todo ello se pudo disfrutar, en una velada que se inició con muy pocas expectativas de éxito debido a la gran cantidad de nubes que poblaban el firmamento. 

Interior del planetario en el que tiene lugar la parte teórica. FOTO: Cedida

¿Pero cómo distinguir una lluvia de estrellas de otra? «Por su dirección. Las Perseidas parecen surgir de la constelación de Perseo y las Delta acuáridas de las de Acuario. Esta última lluvia de estrellas tuvo su máximo a finales de julio. Ello quiere decir que cuando la Tierra atraviesa esta zona de su órbita llena de fragmentos, de pequeños objetos, es un proceso que dura diversas semanas. No es cosa puntual de un día concreto. Por este motivo volveremos a hacer observaciones de Perseidas a partir del jueves día 15. Serán noches óptimas, en las que la Luna tarde más en salir», explica Aleix Roig.

La sesión del pasado sábado, organizada por Astro Prades, congregó a un centenar de personas en la ermita de Sant Roc, desde donde, a través de telescopios automatizados, alzaron la vista hacia el oscuro cielo de Prades, lugar privilegiado para seguir este tipo de fenómenos.

«En Catalunya tenemos muchos cielos oscuros», manifiesta Aleix. «Más incluso que el de Prades -añade-, pero lo que lo hace único a nivel de todo el sur de Europa es su grado de estabilidad atmosférica. Eso, la altura y la laminaridad del aire es lo que permite observar los detalles más finos del Universo», explica este miembro de Astro Prades, plataforma impulsora del Parque Astronómico Muntanyes de Prades

Perseidas, en una imagen tomada desde el Pla de la Guardia. FOTO: Aleix Roig

Un parque que precisamente verá la luz a raíz de esas condiciones óptimas, tal como señala este profesional. «Tras cuatro años  de intenso trabajo junto con el Ayuntamiento, estamos en una fase muy avanzada. El consistorio ya dispone de los terrenos del Pla de la Guardia y el proyecto está redactado, solo pendiente de un último trámite». Se trata de un equipamiento científico y de divulgación de la astronomía, que complementará las ofertas de la costa. 

No obstante, mientras se acaba de hacer realidad, Astro Prades no cesa en sus actividades de todo tipo y para todos los públicos, de tal forma que ya han pasado por allí 7.000 personas desde 2017. La del pasado sábado, que llevaba por título Lágrimas de San Lorenzo (Perseidas) y Saturno, se inició en el flamante planetario Full Dome, en 360 grados, estrenado hace apenas un mes.

En su interior, hubo audiovisuales y de la mano de Aleix se llevó a cabo una introducción al Universo, quien habló, entre otros temas, de Katie Bouman y de su imagen de un agujero negro del pasado abril, de la importancia de las científicas, de los exoplanetas y de GJ 357 d, potencialmente habitable en un futuro muy lejano.

En cualquier caso, instó a los presentes a cuidar el nuestro contra el cambio climático. «Si vamos haciendo que la atmósfera se caliente, calentamos nuestro propio sistema de vida y vamos a situaciones de no retorno», puntualizó.

Observación desde los Pirineos, a 2.300 metros. FOTO: Georgina Serven

El astrofotógrafo hizo también un exhaustivo repaso de las constelaciones. Entre ellas el triángulo del verano. A saber, la constelación del águila, con su estrella más brillante, Altair. La del cisne, «con sus alas extendidas hacia el centro galáctico, dirección a la Luna, Júpiter y Saturno» con Deneb como su estrella más brillante. Y Vega, «que es la alfa de Lyra».

También la de Escorpio, Sagitario y Hércules. Y las que se pueden apreciar prácticamente todo el año como la Osa Mayor y el Carro o la Osa Menor, que tiene en su apéndice la estrella polar.

No obstante, «ninguna línea ata a las estrellas. Los antepasados, los griegos, imaginaban las constelaciones en el cielo y de esta manera iban pasando las noches, soñando uniones. No tenían tablets, ni Instagram y su contacto con la naturaleza hacía que trasladaran al cielo todo su imaginario colectivo», precisó. El documental El cel de Prades, filmado con el tarraconense Carlos Uriarte sirvió para cerrar la sesión teórica.

Ya en la ermita de Sant Roc, en una noche fría, más que fresca, los participantes finalmente pudieron observar constelaciones y Saturno, Perseidas y Delta acuáridas. El cielo se despejó en el momento preciso en el que los profesionales de Astro Prades se disponían a apuntar con sus telescopios a los cráteres de la Luna en lugar de a Saturno para que nadie se fuera a casa de vacío.

Agenda de agosto

  • Lágrimas de San Lorenzo y Saturno. Día 15.
  • Bautizo solar. Días 17, 23 y 28.
  • Vinos y estrellas. 17 y 26.
  • Júpiter y Saturno y las constelaciones de verano. Día 19.
  • Especial planetario. Día 20.
  • Saturno, el señor de los anillos. Día 27.
  • Júpiter, el rey del sistema solar. Día 29.
  • La Vía Láctea: nebulosas y cúmulos estelares desde los cielos oscuros de Prades. Día 30.
  • Viñas, vinos y estrellas.  Día 31.

Temas

Comentarios

Lea También