Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Desahucian a una familia con tres menores de edad en Reus

La familia ha aceptado la pensión por una semana en Servicios Sociales, además de una guía para lograr ayudas económicas para el alquiler.  Esta semana van a empezar a buscar un piso

Salvat Jordina

Whatsapp
Imagen del desahucio de la familia. Foto: Jordina Salvat

Imagen del desahucio de la familia. Foto: Jordina Salvat

Desde el pasado mes de marzo la situación de Charazhar y su familia colgaba de un hilo. Ayer, al tercer intento, se ejecutó el desahucio. Ni la treintena de personas que se presentaron ante el domicilio, ni la insistente portavoz de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca, Sandra Casanova, pudieron evitar que la familia marroquí, con tres menores de edad, se quedasen sin vivienda.


A primera hora de la mañana, en el portal número 21 de la calle Rasera de Sales de Reus se amontonaban las cajas y bolsas de la basura con las pertenencias de los inquilinos. Un gesto que avanzaba la resignación de la familia ante otra orden de desalojo del piso.
Los reusenses llevaban viviendo en el piso desde el año 2006 y dejaron de pagar el alquiler hace un año porqué la propietaria se negó a arreglar los desperfectos del inmueble: humedad, goteras y baldosas en mal estado. Según Casanova, portavoz de la PAH, «las condiciones en las que vivían eran peligrosas» ya que las humedades y las goteras afectan a todo el techo de la vivienda e incluso caen en la luz.

La propietaria, presente en toda la acción, no quiso hacer declaraciones y dejó llevar la voz cantante a su abogada, que hizo valer los derechos de reclamar una compensación económica por impago del alquiler. «¿Lo veis que no somos un banco?», señalaba la letrada.
Con la llegada de la comitiva judicial, acompañada de seis agentes de la policía que cortaron la calle y, después de un último intento de negociación por parte de la PAH arropado por las vecinas y la presión popular bajo el cántico «no se entiende, gente sin casas y casas sin gente», se hizo valer la tercera orden y el desahucio se ha ejecutado sin ningún incidente.

Al ser un piso de propiedad privada, desde la PAH, era muy difícil emprender acciones legales, así que presionaron para lograr una prorroga de un mes más de margen para dar tiempo a la familia a buscar otro alquiler. En ese sentido, Casavona señaló a las administraciones municipales denunciando que no habían hecho nada para buscar una alternativa habitacional digna a la familia. La PAH de Reus cargó contra Montserrat Vilella, concejala de Bienestar Social, y el alcalde Carles Pellicer por inacción, y aseguró que «Servicios Sociales sabía absolutamente la situación de la familia desde el primer día». La portavoz de la PAH añadió: «Ellos nunca han pedido nada, solamente una vivienda digna y no se lo han querido ofrecer. El gobierno no tiene la empatía necesaria con las familias».

Reacciones al desahucio que se ha producido en Reus

Uploaded by Diari de Tarragona on 2019-09-05.

Alojamiento temporal
La familia se fue a Servicios Sociales del Ayuntamiento de Reus, en el antiguo Hospital Sant Joan, acompañados del apoyo de una treintena de personas. Ahí se reunieron con las técnicas para pactar una solución de urgencia. El equipo de Servicios Sociales explicó a los medios haber hecho todo lo posible y el Ayuntamiento añadió que «a pesar de que no es un caso estricto de emergencia social, desde Servicios Sociales se acompañará a la familia a buscar la mejor solución».


Finalmente, se les ofreció un alojamiento temporal de una semana en una pensión, además de información para adquirir ayudas de pago del alquiler. Asesoramiento que, según la PAH, no había llegado a la familia ya que desconocía disponer de ayudas por parte de la Generalitat para acogerse al alquiler. «La sensación es agridulce, pero al menos sabemos que ellos van a estar abrigados y los niños podrán comer», decían desde la PAH de Reus. «No es la solución que queríamos, pero es la realidad que tiene Reus, no hay pisos y la administración no quiere abrir pisos de bancos para ayudar a las familias». Ayer mismo por la tarde, la familia ya fue a ver un piso por el precio de 470€. Una cantidad que, contando con las ayudas, podrían afrontar.

Un pacto tácito
Mohamed, el padre, estuvo una temporada con la baja laboral. Durante este período se hizo un acuerdo tácito con la arrendataria para pagar una parte menor del alquiler. Ahora, la propietaria alega que la familia no pagó durante un año. Dado que las malas condiciones de la vivienda aumentaban y que la propietaria no hacia nada, «se sintieron ignorados y decidieron dejar de pagar». Ellos siguieron viviendo en esas condiciones al no encontrar una alternativa digna. En consecuencia, la arrendataria los demandó por impago del alquiler y les reclamó 10.000 euros.
Chahrazad Chaouki, la madre de la familia, aseguraba que la dueña del piso cogía el dinero en mano y que no quería cobrar a través de operaciones bancarias: «No me dejaba el recibo. Yo confié en ella. Ahora cuando me ha denunciado ha querido sumar un cúmulo de cosas. Si tuviera 10.000 euros, me compraría un piso».

La PAH de Reus quiere evitar el desahucio de una familia con tres menores

Una familia de Reus puede vivir mañana el tercer intento de desahucio en un año. Así lo afirma la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca (PAH) de Reus - Baix Camp. La acción afectaría a tres menores de edad y desde la PAH hay signos de preocupación porqué, a estas horas de la noche, no existe ninguna forma de frenarlo.

 

Temas

Comentarios

Lea También