Más de Reus

Destrozan el monumento de las columnas del Kursaal de Reus

La placa de acero de la base ha sido dañada y el consistorio estudia si quitarla o poner una con un material más resistente

Joan Morales

Whatsapp
Detalle de los desperfectos que ha sufrido la placa de acero inoxidable de las columnas. Foto: Alfredo González

Detalle de los desperfectos que ha sufrido la placa de acero inoxidable de las columnas. Foto: Alfredo González

El espacio expositivo de las columnas del Kursaal, en la plaza de la Llibertat de Reus, se encuentra vallado desde hace unos días. La base de acero sobre la que se apoyan las cuatro columnas, y donde puede leerse el nombre del conjunto, ha sido dañada en su parte central y, teniendo en cuenta que parte de la chapa de acero inoxidable ha quedado levantada, desde la concejalía de Vía Pública han creído oportuno proteger el espacio para que «nadie pueda hacerse daño», tal y como explica al Diari el concejal Hipòlit Monseny, quien lamenta que «el incivismo haya vuelto a cebarse con el mobiliario urbano, en este caso las columnas del Kursaal».

No es la primera vez que este conjunto, que fue inaugurado hace ahora justo tres años, ha sido víctima de los actos vandálicos. Sin ir más lejos, las luces que alumbraban las columnas fueron destrozadas al poco tiempo de su inauguración. Después le tocó a las letras de la placa de acero, que fueron levantadas. «Ahora han roto la placa. Por lo visto, se trata de una acción intencionada ya que ha recibido golpes», comenta Monseny, quien añade que «ahora nos toca pensar qué hacemos con esta placa que sirve de base. Si la hacemos igual, o la cambiamos por un material más resistente, como por ejemplo la piedra».

No hay que olvidar que la zona donde está ubicado este espacio expositivo es muy frecuentada por grupos de skaters que aprovechan algunos elementos del mobiliario urbano, y sobre todo que la plaza de la Llibertat es un espacio diáfano, para llevar a cabo sus acrobacias encima del monopatín. No obstante, el concejal de Vía Pública del Ayuntamiento de Reus prefiere no acusar directamente a nadie, ni a ningún colectivo en concreto, como responsable de los destrozos en las columnas del Kursaal. «No sabemos quién ha sido, por lo que es difícil poder culpar a nadie sin haberlo visto. Lo que está claro es que la placa de acero no se ha estropeado por el desgaste, sino que ha sido el incivismo el que ha tenido la culpa. Un problema que nos afecta a todos, porque nos cuesta dinero a toda la ciudadanía».

Homenaje al cine Kursaal

El espacio expositivo de las cuatro columnas del Kursaal, que fue inaugurado el 15 de febrero de 2014, rinde homenaje al cine Kursaal que durante tantos años estuvo en la plaza de la Llibertat, justo delante de donde están las columnas. Estas cuatro columnas de la fachada del cine estuvieron durante muchos años olvidadas en un almacén de las Brigades Municipals. Finalmente, el Ayuntamiento de Reus apostó por desempolvarlas y colocarlas en la plaza de la Llibertat.

La historia del cine Kursaal se remonta al año 1908. Emili Briansó, alcalde de Reus, mecenas y primer director del Institut Pere Mata, y propietario de los terrenos que ocupaba el primer cine que hubo en Reus, construyó en la Plaça de les Casernes (actual Plaça de la Llibertat), la segunda sala estable de la ciudad.

El Kursaal se inauguró el 10 de abril de 1908. A partir de aquel momento, y aunque hubo otros cines en la ciudad, el Kursaal se convirtió en la sala por excelencia donde acudían los reusenses a ver cine, especialmente en las décadas de los 50 y los 60.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También