Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenidos por atracar a un septuagenario en un cajero en el Mercadal

Los tres jóvenes se acercaron a la víctima, de 74 años. Manipularon la pantalla e intentaron distraerle para robarle los 600 euros que había extraído. El anciano se resistió

Àngel Juanpere

Whatsapp
El intento de robo con violencia tuvo lugar en este cajero automático situado en la Plaça Mercadal.  Foto: Alba Mariné

El intento de robo con violencia tuvo lugar en este cajero automático situado en la Plaça Mercadal. Foto: Alba Mariné

El juez ha enviado a un centro de internamiento a un joven menor de edad que presuntamente participó en un atraco, junto con otras dos personas –mayores de edad–, a un anciano que sacaba dinero de un cajero automático de la Plaça Mercadal de Reus. Sólo la resistencia de la víctima y la presencia de un agente de paisano de los Mossos d’Esquadra evitaron que los asaltantes consiguiesen el botín.

Los hechos ocurrieron sobre las doce del mediodía del pasado miércoles en el cajero que La Caixa tiene en la Plaça Mercadal de Reus. Según argumenta la Fiscalía en su escrito de petición de internamiento del joven en un centro, el menor, de nacionalidad francesa y con domicilio desconocido, junto con dos personas más de la misma nacionalidad mayores de edad, abordaron a la víctima, de 74 años de edad. El septuagenario estaba en el cajero sacando dinero. En este momento, el acusado y las otras dos personas lo rodearon y manipularon la pantalla del cajero. La víctima les dijo que le dejaran en paz. Pero los asaltantes le tocaron las espaldas y le hicieron darse la vuelta con la intención de distraerlo.

La víctima dijo en varias ocasiones a los asaltantes que no le molestaran más. Pero los delincuentes seguían manipulando la pantalla del cajero. El anciano pudo coger los 600 euros y se los guardó en el bolsillo. Pero el acusado y los dos mayores de edad, según la Fiscalía, le metieron las manos en los bolsillos en repetidas ocasiones, llegando la víctima a dar un manotazo a uno de los imputados para evitar que le sustrajeran el dinero, a la vez que les gritó que le dejasen en paz. En ese momento la víctima se encontró a un mosso d’esquadra de paisano y le contó lo sucedido.

El magistrado del Juzgado de Menores, en su auto, recuerda que el grupo ya venía siendo controlado por una patrulla de la Policía Autonómica ante la actitud sospechosa que tenía. Y es que miraba a todas las personas mayores de edad con las que se cruzaba. Los agentes vieron que se acercaba a una persona mayor y le preguntaron algo, para posteriormente dirigirse a la Plaça Mercadal. Los agentes corrieron detrás de ellos y vieron cómo abordaban a la víctima en el cajero, siendo detenidos en ese momento.

Para el magistrado, existen indicios claros de que hubo tanto violencia como intimidación, aunque no lograron su propósito «por la resistencia de la víctima y la actuación de los agentes».

Por su parte, el menor no tiene ahora mismo ningún control. Es francés y se encontraba en España en compañía de su padre, pero éste fue detenido en relación a unos hechos ocurridos en València. De esta forma, el joven no tiene ningún familiar que se haga cargo de él, lo que propicia que exista un «elevadísimo» riesgo de que eluda la acción de la justicia.

Por otro lado, recalca el juez, nada se sabe realmente de la situación personal y familiar del menor, salvo la que ha querido contar. Por ello, por esta escasa información, por el riesgo de eludir la acción de la justicia y porque de momento lo que consta es que no tiene control familiar, «procede acordar la medida de internamiento». Por su parte, la abogada defensora solicitó su internamiento en un centro de protección.

Finalmente, el magistrado acuerda el internamiento cautelar del menor en régimen semiabierto en un centro de menores por un plazo de seis meses.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También