Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos alumnas del Institut Cal·lípolis de TGN, infectados por sarna

Las jóvenes habían realizado prácticas en Urgències del hospital Sant Joan de Reus, donde probablemente contrajeron la enfermedad

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de la semana pasada de la sala de espera de las Urgencias del Hospital Sant Joan de Reus. FOTO: alfredo gonzález

Imagen de la semana pasada de la sala de espera de las Urgencias del Hospital Sant Joan de Reus. FOTO: alfredo gonzález

Dos alumnas del Institut Cal·lípolis de Tarragona se suman a los pacientes afectados por el brote de sarna del hospital Sant Joan de Reus y, con ellos, se mantienen en 35 los casos de contagio de esta enfermedad puesto que dos de los casos anteriores se descartaron pero hay que sumar estos dos nuevos conocidos hoy jueves. 

Las estudiantes realizaron prácticas en el área de urgencias del centro sanitario para realizar un módulo y probablemente contrajeron allí la enfermedad.

El hospital ha intensificado las medidas de higiene como limpieza de mobiliario y cambio diario de ropa laboral para evitar nuevos contagios.

Del lunes hasta este jueves se han detectado estos dos nuevos casos que afectan a las estudiantes del Instituto de Formación Profesional situado en los terrenos de la Antiga Laboral. Son alumnas de la rama sanitaria que habían hecho prácticas al área de urgencias del centro.

Uno de los casos ha sido diagnosticado por el mismo centro y el otro ha sido notificado a la Agència Catalana de Salud Pública.

Así, el brote se mantiene en 35 casos. A las dos nuevos afectados se los ha tratado y también se ha ofrecido tratamiento preventivo a los miembros de su familia y a los compañeros con quienes han tenido más contacto.

El director del hospital, Òscar Ros, considera que el brote está teniendo la evolución prevista: "primero sube el número de casos, se estabiliza y después va apareciendo puntualmente algún caso esporádico", ha dicho.

Ros ha explicado que una de las alumnas ha sido diagnosticada por el mismo centro, donde se lo ha tratado, se ha ofrecido un tratamiento profilàctic a su familia y se le ha pedido una relación de las personas con las cuales ha tenido un contacto más cercano para seguir los mismos pasos. En el caso de la otra estudiante diagnosticada y notificada por la Agencia de Salud Pública, se ha hecho el mismo.

Paralelamente, todo el personal del servicio de urgencias que ha ido pasando por el servicio de vigilancia de la salud ha recibido el tratamiento preventivo y los consejos higiénicos que tenía que seguir.

También se han intensificado las medidas de higiene y el control de la ropa laboral, puesto que las batas acumuladas de los trabajadores habrían sido el foco de transmisión de la enfermedad entre el personal. De todos modos, el centro apunta que la puerta de entrada ha sido urgencias pero que el caso inicial proviene de la calle, necesariamente, y que los trabajadores han sido "el reservori que lo ha mantenido".

El centro intensificará a partir de ahora el control sobre las posibles fuentes de transmisión, evitando, por ejemplo, que se acumule ropa laboral.

A pesar de todo, el director del centro recuerda que hasta ahora no habían tenido "ningún problema" y que, por lo tanto, hay que pensar que los mecanismos de prevención eran efectivos y que "por el que sea, han fallado" sin que esto quiera decir que son ineficaces.

Según el director del hospital, no se ha detectado ningún caso más entre los trabajadores después de lunes, cuando examinaron 200 personas a Salud Laboral "en una acción proactiva" que hizo que salieran a la luz nuevo casos.

Con todo, Ros explica que los dos casos de las estudiantes se los considera como parte del brote del San Juan de Reus. "Las dos parece que han tenido contacto con urgencias, las dos van al mismo curso, han hecho las mismas prácticas...", ha comentado en una atención a los medios.

El centro notificó el responsable de urgencias que había algún problema al área el 10 de enero y el día siguiente se notificó a Salud Laboral.

El 12 de enero se empezó a investigar la situación, a detectar los casos y tratarlos. Dada la magnitud del brote, donde había más casos de los que son habituales, la dirección empezó a intensificar las medidas.

El periodo largo de incubación de la enfermedad –de entre dos y seis semanas- dificulta la previsión del fin del brote. Tres semanas después de que se diagnostique el último caso se podrá considerar que el brote está llegando al final.

Temas

Comentarios

Lea También