Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos locales de restauración de Reus comparten recursos para encarar mejor la crisis

El bar Teína de la plaza de la Farinera permite a los clientes consumir los productos de la crepería Kenavo en su terraza

Cristina Valls

Whatsapp
Imagen de las emprendedoras Cristina Prats, Bénédicte Ronco y Laura Turcó. FOTO: Alba Mariné

Imagen de las emprendedoras Cristina Prats, Bénédicte Ronco y Laura Turcó. FOTO: Alba Mariné

El bar Teína y la crepería Kenavo de Reus unen fuerzas con el fin de aprovechar recursos y así encarar los estragos de la crisis provocada por el Covid-19. ¿Y cómo lo han hecho? Con un proyecto colaborativo en el que las emprendedoras Cristina Prats y Laura Turcó, del local Teína, permiten a su clientela consumir crepes o galettes en su terraza, elaboradas por Bénédicte Roncoy su equipo de cocina. 

«Se nos ocurrió un día de pronto. Pensábamos especialmente en las personas que no disponen de una terraza amplia. Además, durante estos días muchas se han tenido que reducir. Creemos que es una iniciativa dinámica y con la que la clientela se sentirá cómoda», dice Laura Turcó. 

De hecho, en muchos casos, ya había clientes que «venían a tomar algo y, luego, si les apetecía cenar en la terraza, encargaban una hamburguesa al establecimiento de en frente o un plato para llevar», indica Turcó. Así pues, con todo dispuesto, consumen su cena en buena compañía. En la entrada del Teína se puede encontrar la carta de la crepería, que se ha renovado recientemente y cuenta con código QR. 

«La iniciativa me pareció una buena idea. Nos conocíamos todas de la agrupación de Comerç Solidari Reus, a través de la que también hemos realizado otras actividades conjuntas. Con el proyecto que nos ocupa, podemos ayudarnos unas a otras», valora Bénédicte Ronco, de la crepería Kenavo. 

Realizar un pedido es, además, muy sencillo: el cliente puede hacerlo desde la terraza y a través del móvil. Tan sólo tiene que escanear el código QR ya mencionado, donde encontrará la carta de la crepería. Desde aquí podrá acceder a un formulario virtual en el que podrá cumplimentar los espacios con sus credenciales y elegir qué es lo que comer, así como el horario de recogida. «Venirlo a buscar es un momento. Estamos muy cerca», destaca Ronco. Se ruega, eso sí, puntualidad en la recogida y, a ser posible, operar con cierta antelación para tener el pedido preparado a la hora deseada. 

Según explican las emprendedoras, este proyecto es una «forma de encarar las situación actual». «Cada uno mira por su cuenta en situaciones tan complejas como la que estamos viviendo. Ahora, más que nunca, hay que ayudarse entre nosotros y mantenernos unidos», aconseja Ronco. 

Colaboraciones de proximidad

Durante el confinamiento, varios propietarios de locales han habilitado sus cartas para realizar pedidos a domicilio o, simplemente, han regresado en el marco de la desescalada con novedades en su carta. Según expone Bénédicte Ronco, ese ha sido su caso: «El confinamiento me ha dado tiempo para plantearme cambiar la carta, pero también a atreverme con lo vegano, una tendencia que viene para quedarse y que tenía en la cabeza hacía tiempo».

Por eso ha creado unas galettes veganas, además de otros entrantes también veganos. Ha elaborado cuatro nuevas: la vegana provençale (con pisto, cebolla caramelizada, queso vegano y calabacín), la vegana végétarienne (con espinacas y ajo, queso vegano, pasas y nueces), la vegana italienne (con queso vegano, mermelada de tomate, nueces, calabacín, heura y pesto), y la vegana croque (queso vegano, heura y tomate). Además de apostar por ampliar la carta con platos veganos, la cocinera aporta que con la situación provocada por la pandemia, «es importante escoger proveedores de proximidad, hay que dinamizar la actividad de los profesionales que conocemos». De hecho, algunos de los ingredientes veganos que utiliza para cocinar los consigue del negocio Vegrà Organic & Vegan, de Reus. Se trata de una tienda en la que venden productos orgánicos a granel.

El bar Teína lleva 14 años en la ciudad y hace cuatro que Cristina Prats y Laura Turcó están al frente. Las dos socias apuestan por brindar una oferta amplia de cervezas clásicas y artesanas, entre otros productos, acompañándolo de un trato cercano al cliente. Por su parte, la crepería Kenavo lleva desde 2007 en la capital del Baix Camp y se distingue como una de las únicas creperías bretonas de la zona. 

Temas

Comentarios

Lea También