Más de Reus

Dos nuevos accesos para coches atravesarán la vía al sur de Bellissens

Deberán abrirlos los promotores de varios sectores urbanísticos pendientes de desarrollarse

Mónica Pérez

Whatsapp
Un tramo del trazado ferroviario a la altura de la zona de Bellissens, donde se construirá el futuro apeadero. FOTO: Fabián Acidres

Un tramo del trazado ferroviario a la altura de la zona de Bellissens, donde se construirá el futuro apeadero. FOTO: Fabián Acidres

Atravesar las vías del tren a la altura de Bellissens será posible mediante dos nuevos accesos que admitirán la circulación de vehículos a motor. Ambos están vinculados al desarrollo urbanístico de esta zona de Reus, llevan tiempo proyectados y van aparte del paso de ciudad que el Ayuntamiento ha dibujado coincidiendo con la futura construcción del apeadero, y que se reserva para el peatón. El vecindario de esta área de la ciudad consideraba insuficiente el paso porque quería que admitiese el tráfico de coches y motos, cuestión que podría resolverse gracias a estos dos nuevos puntos de conexión.

La concejala de Urbanisme, Marina Berasategui, explica que «he estado en contacto con los vecinos, también a través de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), y organizaremos un encuentro para aclarar la mezcla conceptual que tal vez generó un poco de ruido». «El paso de ciudad garantizará el eje cívico, la prevalencia de la movilidad a pie y en bici entre el norte y el sur y, teniendo en cuenta la oportunidad histórica del apeadero, había que contemplar la posibilidad de salvar la barrera urbana que son las vías del tren», añade, e indica que «había sido dejadez por nuestra parte no promover el paso simultáneamente». 

Ahora bien, «compartimos la necesidad de generar dos conexiones a nivel viario por la parte más sur del trazado ferroviario, que son dos puentes que estaban recogidos en el planeamiento urbanístico y que los tienen que desarrollar los promotores, las juntas de compensación de los sectores H.11 y G.14, a un lado y otro de la vía; son los puentes que deben cumplir con ese enlace rápido, accesible y lógico que exigen los vecinos», añade Berasategui, «para los trayectos en dirección al hospital o a la universidad». El paso de ciudad «tiene una lógica de ir a pie, no de ir en coche de una parte a otra de la ciudad», especifica.   

En cuanto al crecimiento que espera esta zona, la concejala dice que «tenemos sectores urbanísticos pendientes de desarrollar, algunos que estaban en procesos judiciales y que ahora están en un momento de futura resolución, es decir, que estaban paralizados y ahora tienen opción de desarrollarse». «Está previsto por ley que quien desarrolle urbanísticamente estas zonas debe hacer las obras de la estructura viaria, debe abrir pasos para coches que conecten dos partes de la ciudad y que es lo que reclaman los vecinos». Bellissens tendrá viviendas, equipamientos y zonas verdes, además de alguna zona comercial pegando al Tecnoparc. 

Diálogo por el Campus de la URV

El Ayuntamiento mantiene conversaciones con la URV, cuyo Campus Bellissens termina en las vías. «Queremos que la accesibilidad sea beneficiosa tanto para la ciudad como para la URV y para el territorio; los estudiantes que vayan en bus podrán atravesar a pie o llegar en bici hasta allí con el paso de ciudad», especifica Berasategui. «Nosotros vemos un funcionamiento que va mucho más allá de conectar con el coche, queremos que los barrios dejen de decir ‘vamos a Reus’ y digan ‘estamos en Reus’», añade. Los dos accesos previstos en el desarrollo urbanístico «son infraestructuras importantes» y no se ha concretado si serán subterráneos o elevados. No tienen fecha pero «estamos reuniéndonos con los representantes de estas juntas y viendo qué posibilidades de activación real de estos planeamientos hay, y poner un calendario». 

Temas

Comentarios

Lea También