Más de Reus

ERC construye su victoria en territorio de Junts

Los republicanos ganan gracias a su solvencia como segunda fuerza en los barrios del norte y centro de Reus

Salvat Jordina

Whatsapp
Imagen de un votante en el colegio electoral de Cal Massó en Reus. Alba Mariné

Imagen de un votante en el colegio electoral de Cal Massó en Reus. Alba Mariné

La clave del triunfo de ERC ha sido mantenerse como una opción de peso en todos los barrios de la ciudad. Allí donde no ganan, se asoman. Así los republicanos obtuvieron el 21,10% de los votos (6.946) y lograron, por primera vez, vencer unas elecciones en Reus.

ERC persiguió de cerca el dominio del PSC en los barrios del extrarradio de la ciudad (Mas Iglesias; Fortuny, Bellissens o Sol i Vista) así como también en Horts Miró (el más poblado), el Carrilet o la Pastoreta. Tampoco falló como segunda fuerza en los barrios del norte y centro de la ciudad, baluarte de JxCat y dónde los socialistas se quedaron en tercera posición. Esta solvencia ha sido la clave de las 96 papeletas que separaron a los republicanos y socialistas del muy disputado primer lugar. También les sirvió para ganarle el ‘matchball’ independentista a JxCat dejándolos a casi 400 votos de distancia. A ERC no le ha sentado mal la baja participación, victorioso aun perdiendo 4.291 votos respecto a los comicios del 21-D de 2017.

La capital de Baix Camp se desplumó hasta el 46,70% de participación, una de las cifras más bajas de Catalunya y a años luz del 80,73% que alcanzó en los anteriores comicios, cuando hubo 56.897 votantes, por los 33.501 de este 14-F. En comparación, el triunfo de ERC es menos contundente que el de C’s en el 21-D, cuando obtuvo 18.377 votos, el 32,44% de total.

Sale reconfortado el PSC, que aún con esta bajada, aumentó en un 2,25% sus votos respecto al 21-D (151 más). Un incremento que se trasladó en la victoria en seis de los diez distritos de la ciudad y un destacado dominio en la zona de Mas Pellicer y el Tecnoparc, llevándose el 28% de las papeletas. Otro que subió en votos fue la CUP -apoyado, sobre todo, en el núcleo de Reus- que paso de tener el 4,27% al 7,44% del total al ganar 33 votos repecto 2017.

JxCat venció en los barrios dels Poetes; Ample; la Mineta; la Pineda; el Niloga; el Casco Antiguo o el Mare Molas y logró estabilizarse en intención de votos (20%), pero con 6.584 pasaron de segunda a tercera fuerza.

La cuarta fuerza es para VOX, que obtuvo un 10% de los votos (3.346) e incluso logró la tercera plaza y hasta un 14,8% de los votos en Sol i Vista, el barrio Montserrat, el Immaculada y parte de Parcel·les Cases. Más problemas tuvo el partido del alcalde Carles Pellicer. El PDeCat no tuvo el resultado esperado y se quedó en 1.002 votos. El pinchanzo, compartido en Catalunya llevará a Reus a tener, por primera vez, a un alcalde de un partido extraparlamentario. Bajaron En Comú Podem (del 4,77 al 4,50%) y el PP (del 4,99 al 4,48%), con casi la mitad de los votos que el 21-D. Pero la máxima derrota fue de Ciudadanos: el partido perdió 16.471 puntos y obtuvo, como máximo, un quinto lugar en tan solo tres colegios electorales.

¿Qué pasó con sus votantes? La mayor parte se quedaron. Los otros, se fueron al PSC e incluso VOX, que recogió el voto más hastiado con el Procés. Los socialistas supieron aprovechar parte del centro: ejemplo de ello ha sido que el Pavelló Olímpic donde más triunfó C’s con 2.348 votos en el 21-D, por 712 del PSC. En cambio, este 14-F, C’s ha obtenido 351 por los 1.243 socialistas.

Temas

Comentarios

Lea También