Más de Reus

El 70% de los niños con depresión no han sido detectados ni tratados

Los expertos advierten que, aunque los casos de depresión infantil no han aumentado en las últimas décadas, España falla en los tratamientos y dedica menos recursos que otros países |

Joan Morales

Whatsapp
El 70% de los niños con depresión no han sido detectados ni tratados

El 70% de los niños con depresión no han sido detectados ni tratados

«Más del 70% de los casos de niños y adolescentes con depresión no han sido detectados, ni reciben el tratamiento adecuado». Este dato tan rotundo fue expuesto ayer por Esmeralda San Martín, psicóloga clínica del Centre de Salut Mental Infanto-Juvenil de Reus, del Institut Pere Mata, durante su intervención en una de las mesas redondas de la jornada Estats depressius a la infància i edat adulta , organizada por el Hospital Universitari Pere Mata dentro de las jornadas de formación que realiza trimestralmente.

La detección de los estados depresivos en los más pequeños no es fácil y esto dificulta su rápido abordaje. «La detección precoz de la depresión infantil es difícil, porque es muy complicado que un niño te diga abiertamente que está deprimido», explica el psicólogo clínico y jefe del Àrea Comunitària Infantil i Juvenil del Institut Pere Mata, Jordi Peris, quien añade que «por eso es muy importante hacer una buena interpretación de lo que está pasando porque sino, por ejemplo a veces la irritabilidad puede verse como un problema de conducta».

Los últimos datos revelan que la prevalencia de la depresión infantil y adolescente, es decir el número de casos, no ha aumentado en las últimas décadas. Por ejemplo, en Reus, en el año 2007, esta prevalencia se situaba en el 1,7%, la misma que en 1988. No obstante, donde erradica una de nuestras grandes carencias, según el psicólogo clínico de la Unitat d’Aguts del Institut Pere Mata, José Alfonso Gutiérrez-Zotes, es «en el tratamiento. Aunque se detecten los mismos casos que hace años, fallamos en el tratamiento porque es la parte más costosa y no dedicamos los mismos recursos que en otros países a la salud mental». En este sentido, los expertos apuestan por «programas específicos de tratamiento de la depresión. Hay que ir en esta línea de trabajo, con programas prácticamente individualizados. Porque no es lo mismo la depresión en un niño que en una niña, o en mujeres que en hombres», incide Gutiérrez-Zotes.


Acoso escolar
Existen una serie de factores que influyen en el desarrollo de episodios depresivos en niños y adolescentes. Soledad Romero, psiquiatra del Servei de Psiquiatria Infanto-Juvenil del Hospital Clínic de Barcelona, pone algunos ejemplos: «Desde la no adherencia al tratamiento, a otros factores como el estrés psicosocial por bullying (acoso escolar), abusos, problemas de identidad sexual, conflictividad familiar, etc.»

Respecto al tema del bullying , Gutiérrez-Zotes también es muy crítico con el abordaje que se lleva a cabo en nuestro país. «Por ejemplo, en países como Inglaterra se sabe que el 13% de los niños que sufren acoso escolar, de adultos tendrán depresión. El problema es que nuestros colegios no están preparados para detectar el tema del bullying y falta un programa específico para atajar este problema».

La importancia que tiene el acoso escolar, y otros factores como la conflictividad familiar, en el desarrollo de episodios depresivos en niños y adolescentes quedó demostrada ayer en la jornada de formación con la explicación de un caso clínico, a cargo de Esmeralda San Martín, quien habló de un paciente que empezaron a tratar a los 11 años (en la actualidad tiene 18) al que se le detectó depresión y que había sufrido tanto bullying como malos tratos por su padre.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También