Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ACA estudiará la reutilización del agua sobrante de la depuradora de Reus

El ente público trabaja para encargar un estudio con el fin de reaprovechar recursos y liberar el pantano de Riudecanyes

Montse Plana

Whatsapp
El campo de golf Aigüesverds usa agua de la depuradora. FOTO: A. González

El campo de golf Aigüesverds usa agua de la depuradora. FOTO: A. González

De los 6 millones de metros cúbicos de agua que anualmente son tratados en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Reus, se reutiliza un 11,6%. La cantidad restante se tira al barranco de Mas Calvó y acaba llegando al mar a través del de Barenys. Pero este escenario podría cambiar. Y es que la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) tiene la intención de elaborar un estudio para conocer qué opciones hay para reutilizar un mayor porcentaje de las aguas residuales de esta depuradora. 

Del agua reutilizada actualmente, 0,5 hectómetros cúbicos anuales son usados por la Comunitat de Regants del Molinet para riego agrícola. Unos 0,2 hm3 anuales más, se destinan al campo de golf Aigüesverds (en Reus) para regar el césped de las instalaciones. 

Ante la escasez de recursos hídricos, distintas voces se han ido alzando para reclamar un mayor aprovechamiento del agua tratada en la depuradora de Reus y, ahora, es la misma ACA la que parece que también apuesta por esta opción. 

Justamente esta semana, la Agència Catalana de l’Aigua ha sacado a licitación el encargo de dicho estudio con un presupuesto de 52.334,12 euros (IVA incluido). La empresa adjudicada dispondrá de cuatro meses y medio para valorar las distintas posibilidades. Así que, si los plazos van sobre lo previsto, el estudio estaría listo a finales de este año.

Según se destaca desde el ACA, las fuentes de abastecimiento de agua de la zona del Baix Camp se están reduciendo. Las reservas subterráneas han disminuido, lo que «obliga a buscar alternativas para incorporar nuevos recursos en el sistema hídrico», se detalla.

Cabe recordar que parte del agua que se usa en Reus proviene del pantano de Riudecanyes (además de contar también con el agua de una decena de pozos y la Confederació d’Aigües de Tarragona, con agua del Ebre). Un pantano, que se nutre de Siurana, y que también abastece a la Comunitat de Regants de Riudecanyes (propietaria del pantano), Riudoms, Vila-seca y Riudecanyes, así como a Renfe. «La presión sobre las reservas del pantano de Riudecanyes se podría reducir con la reutilización de las aguas residuales del EDAR de Reus», remarca el ACA.

Ante esta preocupación, el primer paso será la elaboración del estudio. Un documento en el que se tienen que plantear las alternativas posibles. En este sentido, en el pliego de prescripciones técnicas de la licitación se señala que dichas alternativas no tienen que limitarse únicamente al uso agrícola, dejando la puerta abierta a todas las posibilidades. También se plantea la opción de desalinizar y la posibilidad de evacuar los deshechos en el emisario de la depuradora de Vila-seca y Salou. En el caso que se plantease este escenario, «se analizará también la utilización de la infraestructura para conducir los excedentes fuera de temporada de riego para una reutilización industrial», se añade desde el ACA.

«Es un primer paso»

Entre las entidades del territorio que más había clamado por la reutilización del agua saliente de la estación depuradora de Reus está el GEPEC (Grup d’Estudi i Protecció dels Ecosistemes Catalans). Santi Borràs, miembro de la comisión de defensa ambiental, se muestra esperanzado ante el futuro estudio. A la espera de los resultados, remarca muy positivamente que, al fin, se realice un primer paso. «Se está poniendo en valor esta agua», señala Borràs, aunque, bajo su punto de vista, lo interesante sería que el proyecto no únicamente se quedase con el agua de la depuradora de Reus, sino que se extendiera al resto de territorio. 

«Tenemos Tarragona, pero también hay otros municipios de la zona que también tiran al mar una gran cantidad de agua. Se podría tener en cuenta, por ejemplo, municipios como La Selva del Camp, que está teniendo algún problema de contaminación del cauce, o también Riudoms y Cambrils», señala Santi Borràs. 

Por otro lado, y bajo su punto de vista, «cuatro meses y medio para realizar un estudio creo que es muy justo. No sé si podrá ser a fondo. Estaremos a la espera del resultado», añade.

Posible impacto sobre Siurana

Si se reutiliza un mayor porcentaje del agua tratada en la estación depuradora de Reus, la capital del Baix Camp –con más de 100.000 habitantes– necesitaría menos agua de Riudecanyes y, de rebote, esto también podría significar trasvasar menos agua de Siurana hacia Riudecanyes. Teniendo en cuenta los problemas de sequía que padece el Priorat, y los altos niveles de nitratos durante los meses estivales per la escasez de agua, esto podría ayudar a los municipios de la mancomunidad del Topograpo (Torroja del Priorat, Poboleda, Gratallops y Porrera), que se abastecen del pantano de Siurana. De hecho, el Priorat ha señalado en más de una ocasión que el trasvase hacia Riudecanyes agrava los problemas de la comarca.

Con los tratamientos adecuados, el agua de una depuradora podría ser potable

«El agua trasvasada de Siurana corresponde a la cantidad que se libera desde la depuradora de Reus», se recuerda desde el Gepec. A pesar de todo, no están seguros de que una mayor reutilización del agua de la depuradora de Reus acabe solucionando el problema de Siurana porque, al final, se trata de una concesión.

Un tratamiento terciario

Para poder reutilizar el agua de una estación depuradora se tiene que añadir un último tratamiento, que es lo que se conoce como ‘terciario’. El catedrático Francesc Borrull, especializado en Química Analítica, e investigador del grupo de Cromatografia. Aplicacions Mediambientals, detalla que se trata de introducir un último tratamiento al agua depurada a través de un sistema microbiológico que se encarga de eliminar los compuestos orgánicos. «Existe la tecnología para conseguir la calidad que se desee», afirma Borrull.

La mayor parte del agua que se reutiliza, se acaba destinando a riego, como se puede observar en el gráfico que acompaña esta información. «Además, si se hace un tratamiento previo, también se puede hacer un uso industrial», como es el caso del agua regenerada de la Estació Regeneradora d’Aigua del Camp de Tarragona, ubicada en la depuradora de Vila-seca y Salou y que se destina, en gran medida, a los sistemas de refrigeración de la industria química.

La depuradora de Vila-seca y Salou regenera agua para uso industrial desde 2012

Catalunya dispone de un centenar de sistemas de regeneración de agua, de los cuales, más de una veintena son de titularidad pública. Según la Agència Catalana de l'Aigua (ACA), en Catalunya se regeneran anualmente 30 hectómetros cúbicos de agua, aproximadamente. El objetivo es reutilizar recursos para, de esta forma, evitar extraerlos del medio.

Pero el agua residual tiene muchas más posibilidades e incluso se podría reintroducir al sistema. «Hay ciudades que se proveen de las mismas aguas residuales. Únicamente se trata de una cuestión económica porque, repito, a través de distintos procesos, se puede conseguir la calidad que se desee. Pero a más calidad, más inversión y como que sale más barato coger agua del río, es lo que acaba sucediendo», explica Francesc Borrull. También indica otro motivo por el cual esta opción no se utilice a menudo: por una cuestión cultural. «La gente es reticente, pensando que esa agua proviene de las alcantarillas, pero no se deben haber fijado en según qué río del cual se coge el agua para consumo...», puntualiza.

Port de la Selva: El agua depurada vuelve a los grifos

California o Israel son dos ejemplos donde el agua regenerada juega un papel muy importante, pero no hace falta ir tan lejos. Port de la Selva (en la Costa Brava) hace unos años se convirtió en el primer municipio de Catalunya en usar el agua regenerada para proveer las necesidades urbanas. Y es que el municipio no se limita a regar jardines, sino que cerca del 15% del agua que sale por el grifo también tiene su origen en la red de alcantarillas. La prueba piloto empezó en 2015 y lo que se hizo fue, por un lado, añadir un nuevo sistema de tratamiento en la planta depuradora. Posteriormente, el agua tratada se deposita en balsas para que se filtre en el terreno y, finalmente, acaba mezclándose con el agua de los  acuíferos.

Temas

Comentarios

Lea También