Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Reus inicia el derribo de Bionet

La antigua fábrica de biodiésel se había convertido en un vertedero de suciedad. La primera acción es el cierre perimetral

J. Salvat

Whatsapp
Los obreros trabajando esta semana en el cierre de la antigua planta de Bionet. FOTO: Alfredo González

Los obreros trabajando esta semana en el cierre de la antigua planta de Bionet. FOTO: Alfredo González

Han pasado siete años desde que la antigua fábrica de biodiésel Bionet Europa SL, situada en una planta del polígono AgroReus, cerrara. En todo este tiempo de abandono, las instalaciones se han convertido en un vertedero y una fuente de chatarra totalmente ruinosa. Ahora, el Ayuntamiento de Reus ha pasado a actuar de forma subsidiaria después de reiterados intentos en vano de ponerse en contacto con la empresa propietaria para que esta arreglara el terreno y retirara los residuos. 

La actuación ya está en marcha y contempla el cierre perimetral de la planta y posterior retirada de todos los voluminosos. La ejecución de las obras tiene un coste de 40.000 €. Una cantidad que avanza el consistorio pero que se pasará a la empresa responsable para que se haga cargo del coste total. 

Según el concejal de Medi Ambient, Daniel Rubio, la desarticulación de la planta de Bionet ha sido un asunto de primera orden y algo perseguido en el consistorio desde 2016: «Pero ha resultado totalmente imposible actuar antes y no por una cuestión de dejadez, sino por el desinterés de la empresa propietaria de las instalaciones». 

A medida que ha pasado el tiempo, la planta ha sido desvalijada y se ha quedado sin elementos de hierro ni tapas de alcantarillas, suponiendo un peligro a nivel de seguridad y medio ambiente. Y es que estaban a la vista los restos de combustible, desprendiendo un fuerte olor y, además, se esparcieron por las instalaciones con el peligro que supone en el caso de altas temperaturas.

Es por ello que el consistorio ha tomado el mando en una actuación que se hará en dos fases. Por un lado, el de «la vía urgente». Se trata de construir todo un perímetro que cierre el acceso a la antigua planta biodiésel. El jueves de esta misma semana ya se podían ver operarios trabajando en la construcción del muro. Se trata de una barrera de 500 metros lineales construido con tochos de hormigón. Un material resistente que busca evitar que se repitan los episodios vandálicos del pasado, pues el antiguo vallado de Bionet, hecho con filas de metal, ha sido totalmente desvalijado y ahora no queda ni un rastro de él.

Una vez finalizada esta primera fase, se procederá a la retirada de los voluminosos del solar de la fábrica Bionet y los diferentes residuos acumulados, como aguas y aceites no contaminantes para dejarla totalmente vacía. 

Tres incendios

Desde su cierre en 2012, en estas instalaciones ubicadas en las calles Adrià Gual, Santiago Rusiñol y Rovira y Virgili del polígono AgroReus se han registrado tres incendios. El último episodio fue en julio de 2017. Después que unos desconocidos intentaran robar una parte del material que cubre las grandes cisternas de la planta de Bionet. Como consecuencia de ello, dos depósitos abandonados quemaron. Su precedente había ocurrido diez días antes, cuando quemaron otros depósitos. El episodio permitió descubrir los restos de combustible en su interior. El primer incendio se registró en agosto de 2016, también a consecuencia de robo del material de las cisternas abandonadas.

Temas

Comentarios

Lea También