Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Reus muestra su apoyo a los CDR

El pleno aprueba una moción de la CUP en la que se manifiesta el carácter pacífico del movimiento y su derecho a manifestación. La moción ha contado con los votos a favor del PDeCAT y Esquerra.

Francesc Gras

Whatsapp
Miembros de los CDR de Reus en el pleno municipal. Foto: A. González

Miembros de los CDR de Reus en el pleno municipal. Foto: A. González

El Ayuntamiento de Reus ha visualizado en el pleno de este lunes que defiende la labor que están llevando a cabo los Comitès de Defensa de la República (CDR) de Reus. Y lo ha hecho a través de una moción que ha presentado la CUP para apoyar a los CDR, reivindicar su carácter pacífico y su derecho a manifestarse.

"Los CDR no son células violentas, ni organizaciones, ni son instrumentos políticos. Son ciudadanos que trabajan para la República Catalana", ha asegurado el concejal de la CUP, Edgar Fernández, quien también ha recriminado al Estado su "asedio" contra los CDR para imputarles delitos de rebelión. La moción cupaire ha prosperado con los votos a favor del PDeCAT y ERC, que han subrayado enérgicamente el carácter "no violento" de las protestas y movilizaciones que han llevado a cabo los CDR en Reus y en el resto del país.

Como era de esperar, la moción ha generado un intenso debate entre los partidos unionistas y los independentistas. La concejal de Cs, Pepa Labrador, ha sido una de las más contundentes a la hora de rechazar el texto de la moción. "Es una vergüenza empezar y acabar el pleno con los CDR cuando hay cosas mucho más importantes", ha manifestado. Ella misma se ha dirigido al alcalde Carles Pellicer para pedirle que "dejen de vernos como una piedra en el zapato para lograr el sueño loco que es la independencia". Por su parte, el portavoz del PP, Sebastià Domènech, ponía en duda que los CDR sean un movimiento pacífico cuando "queman neumáticos, cortan carreteras. Actitudes que son intolerables".

Durante el debate, el público presente ha seguido las distintas intervenciones con numerosas pancartas levantadas tanto por parte de los integrantes de los CDR de Reus y los defensores de Tabarnia. De hecho, la sesión ya ha empezado subida de tono con la lectura del manifiesto redactado por los Comitès de Defensa de la República (CDR) de Reus que ha repasado el alcalde Pellicer después de que el pasado viernes fuera aprobado por la junta de portavoces.

Una lectura que ha encendido los ánimos del grupo de tabarneses presentes en el pleno que han respondido con pitos y luciendo pancartas con frases como No són CDR, són carrer Borroka. Una reacción que ha obligado a intervenir al alcalde para advertirles que si no se comportaban serían expulsados del salón de pleno. En otra parte del pleno, los integrantes del CDR de Reus han respondido a las criticas de los defensores de Tabarnia luciendo pancartas con el lema Jo sóc CDR, tots som CDR.

Más concretamente, la moción aprobada contempla: "Manifestar el apoyo del Ayuntamiento de Reus a los Comitès de Defensa de la República dado su carácter no violento". Y después que "las protestas y actos en la calle, en cualquier forma no violenta, son consecuentes con el respecto al derecho a la manifestación y la libertad de expresión, manifiestamente explicitados con la mayoría soberanista de construcción de la República Catalana

Reducir la ratio de alumnos

El pleno del Ayuntamiento de Reus ha aprobado una moción presentada por el PSC para reducir la ratio de las aulas a 20 alumnos por grupo (en la actualidad es de unos 25 estudiantes por clase). Concretamente, el consistorio instará a la Generalitat de Catalunya a aplicar esta reducción, como ya se hace en otros municipios catalanes, y a realizar un estudio del modelo de zonificación escolar del 3+2 (tres escuelas públicas y dos de privadas) que hay en la ciudad. Un modelo que en palabras del portavoz socialista, Andreu Martín, fomenta la "guetización"

Como ocurriera hace unas semanas, los socialistas se han mostrado muy críticos con la política educativa del equipo de gobierno al que ha responsabilizado del cierre de 9 grupos de P3 durante los últimos años y de dos más el próximo curso. El propio Martín, además, ha señalado que de los cinco grupos de P3 que se cerrarán el año que viene en Catalunya, los dos públicos (Joan Rebull e Isabel Besora) serán de Reus. 

La moción se ha aprobado gracias a los votos de la CUP, Cs y PP y la posición en contra del equipo de gobierno a excepción de ERC que se ha abstenido. La concejal de Ensenyament, Dolors Sardà, ha reconocido la necesidad de reducir la ratio de alumnos por aula pero ha negado que el modelo del 3+2 "genere desequilibrio y fomente la falta de equidad". En este sentido ha apuntado que la satisfacción de las familias de la ciudad al respecto del 3+2 es del 95% y que el año que viene se presentarán los resultados del estudio sobre la zonificación escolar en la ciudad.

El pleno también ha dado luz verde a la revisión del precio del contrato del servicio de recogida de la basura de la ciudad con los votos a favor de todos los partidos a excepción de la CUP, que se ha mostrado muy crítica con la decisión. El concejal de Hisenda, Joaquim  Enrech, ha explicado que el porcentaje de variación del IPC fue del 1,1% y que la aplicación por parte del consistorio será del 0,93%. POr lo tanto, el precio del contrato que el Ayuntamiento tienen con Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) para este ejercicio será de 10,9 millones de euros (sin IVA).

Temas

Comentarios

Lea También