El Ayuntamiento de Reus retoma los trámites para construir la piscina municipal

Dos empresas se han mostrado interesadas en realizar el proyecto que el consistorio tiene previsto que sea una realidad en 2023

Carmina Marsinach

Whatsapp
Imagen virtual del futuro equipamiento de la piscina municipal de Reus. FOTO: CEDIDA

Imagen virtual del futuro equipamiento de la piscina municipal de Reus. FOTO: CEDIDA

Los trámites para la construcción de la futura piscina municipal cubierta al lado del Pavelló Olímpic se retoman tras el confinamiento. Dos empresas se han mostrado interesadas en llevar a cabo el proyecto que está previsto que sea una realidad en 2023. 

El pasado 5 de mayo el Ayuntamiento volvió a sacar a licitación el período de consultas dirigido a las empresas interesadas en construir o explotar la futura piscina municipal cubierta que había quedado paralizado con el decreto del estado de alarma. La voluntad del consistorio era recoger información de los sectores interesados para elaborar las prescripciones técnicas y dar a conocer las características que tendría finalmente el equipamiento. 

El proyecto podría incluir un parking subterráneo y también un hostal 

Dos empresas se han mostrado interesadas y ahora el Ayuntamiento evaluará las propuestas, las analizará y definirá el pliego de condiciones para sacar a licitación el proyecto en los próximos meses. El consistorio tenía previsto sacar las obras del equipamiento a concurso a finales de junio, pero posiblemente los trámites se retrasen entre dos y tres meses por la pandemia tal y como apuntan fuentes municipales. 

Un centro deportivo integrado

El gobierno reusense ha proyectado un equipamiento de más de 7.000m2 concebido como un «centro deportivo integrado». Además de la piscina, las instalaciones se complementarían con un espacio de fitness, zonas de agua con sauna, SPA y una pista de atletismo cubierta de 100 metros. La voluntad es que el equipamiento municipal también acoja las oficinas de Reus Esport i Lleure. 

La propuesta de UBAE Fitness supone un total de 7.240 metros cuadrados construidos y más de 5.000 de urbanización, con un coste de 6,7 millones euros de presupuesto de ejecución material, al que habrá que añadir los costes indirectos, honorarios e impuestos. El espacio se ideó para dar servicio a unos 4.000 abonados. 

A raíz de la crisis del coronavirus el Ayuntamiento tendrá que valorar si el presupuesto previsto para el equipamiento deberá ajustarse pero tienen claro que seguirá adelante. Se trata de uno de los grandes proyectos que el equipo de gobierno se había marcado para este mandato y que estaba incluido en el Pla d’Acció Municipal (PAM). 

El consistorio también está valorando la posibilidad de incluir un aparcamiento soterrado y disponer de un albergue o hostal como servicio deportivo complementario. Dos aspectos que se resolverán durante los próximos meses. 

Actualmente, Reus es la única ciudad de Catalunya de su tamaño que no dispone de una piscina municipal cubierta. 
 

Temas

Comentarios

Lea También