Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CMQ de Reus cierra con déficit por primera vez y la plantilla no cobrará los objetivos

El traslado al viejo hospital ha dejado el centro en números rojos y ha terminado afectando a sus trabajadores 

Marc Càmara

Whatsapp
El CMQ se trasladará a finales de año a las dependencias del antiguo hospital, en la calle Sant Joan  FOTO: Alfredo González

El CMQ se trasladará a finales de año a las dependencias del antiguo hospital, en la calle Sant Joan FOTO: Alfredo González

El CMQ cerrará por primera vez en números rojos. Así se comunicó el lunes durante el consejo de administración del Grup Salut. Eso conlleva que los trabajadores no cobrarán los complementos salariales por objetivos previstos para el 2017, lo que se conoce como DPO.

El motivo no es imputable a la mala gestión de la dirección sino al traslado de la empresa al antiguo hospital. La empresa prevé un déficit de 181.000 euros después de acelerar la amortización del inmueble de la Clínica Fàbregas. 

Según el balance, al que ha tenido acceso el Diari, en 2016 la amortización se cerró en 237.000 euros, pero éste 2017 se ha multiplicado hasta los 640.000. Según fuentes del consejo de administración, la operación responde a la necesidad de liquidar contablemente el traslado al antiguo hospital, previsto para finales del 2018. 

La plantilla, pendiente de un informe de intervención que revierta la situación

Una situación que ahora asumirá la plantilla, que a día de hoy, no cobrará los incentivos. Aún así, un informe de intervención podría dar luz verde a una argucia contable que permitiría a los trabajadores cobrar los cerca de 200.000 euros consignados para las DPO del año pasado. 
El informe pretende esclarecer si la amortización se puede imputar a las reservas con las que cuenta la empresa por el concepto de deterioro del inmueble. Una operación que permitiría cuadrar los números y cerrar en verde el ejercicio del 2017. De ésta forma los trabajadores podrían cobrar las DPO.  

Según las cuentas, el CMQ dispone a día de hoy de unas reservas de cerca de 3 millones y medio de euros. La fecha límite es el 23 de marzo, cuando está previsto que se celebre el consejo de administración en el que se formularan oficialmente las cuentas. 

Resignación en el Hospital

El CMQ se suma a la principal empresa del Grup Salut, el Hospital Sant Joan, que también cerrará con déficit éste 2017. A diferencia del Centre Mèdic i Quirúrgic, los trabajadores del centro hospitalario tienen asumido des de hace tiempo que no cobrarán las DPO. Algunos de los profesionales, consultados por el Diari, aseguran que todo ello se evidenció en el momento de firmarse el nuevo convenio laboral, en el que se incluía una cláusula que especificaba que no se pagarían complementos salariales si la empresa cerraba el ejercicio contable con déficit. 

Lo que sí que han cobrado los trabajadores del Hospital Sant Joan de Reus es el incremento de un 1% del sueldo correspondiente al 2017. A principios del mes de marzo se pagó un 80% del total. El resto, se espera que se pueda pagar entre el mes de mayo y el de junio. 

En Móra, un 33% de las DPO

Tampoco en el Hospital Comarcal de Móra d’Ebre se escapan de la mala situación económica del Grup Salut. Las cuentas de Gecohsa, empresa que gestiona el centro de la Ribera d’Ebre, se cuadraron a última hora consiguiendo un balance positivo de 600 euros. El año pasado una estrategia similar permitió al centre no cerrar en números rojos. 

Aún así, la argucia solamente sirve para que los trabajadores puedan cobrar una tercera parte de los complementos salariales, 180.000 euros. Si se quisiera pagar el lote completo, alrededor de 367.000 euros, la empresa cerraría con déficit, lo que impediría el pago de las DPO. 
Lo que se estudia, en el caso de Móra d’Ebre, es poder hacer frente al resto de complementos en el futuro. 
 

Temas

Comentarios

Lea También