Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Carme pide más presencia policial ante la «sensación de inseguridad»

El último episodio se vivió la noche del lunes. Tres menores intentaron atracar a otro niño a punta de navaja. Los Mossos d’Esquadra consiguieron detenerlos después de una persecución por las calles del Barri del Carme

Marc Càmara

Whatsapp
El lunes los Mossos detuvieron en la Plaça de la Dona Treballadora a tres menores. FOTO: alba mariné

El lunes los Mossos detuvieron en la Plaça de la Dona Treballadora a tres menores. FOTO: alba mariné

Los vecinos del Barri del Carme, hartos de los reiterados actos delictivos de los últimos meses, exigen al gobierno municipal una mayor presencia policial en las calles. Josep Machado, presidente de la Associació de Veïns del Barrio, asegura que «si los agentes no patrullan el barrio no puede hablarse de presencia policial. Los maleantes tienen que ver el uniforme para disuadirse de cometer actos vandálicos o delictivos». 

Según ha podido saber el Diari, el lunes por la noche, tres menores de 13, 14 y 15 años intentaron atracar a otro menor en la Avenida President Companys. Lo hicieron a punta de navaja. La presencia en aquel momento de una patrulla de los Mossos d’Esquadra permitió a la víctima dar la voz de alarma. Aunque los tres menores huyeron, los agentes pudieron detenerlos poco después en la Plaça de la Dona Treballadora. Después de declarar en la comisaría, los tres quedaron a disposición de sus tutores legales, a la espera de que el atestado policial llegue a la Fiscalía de Menores, y que dicho ministerio pueda emprender acciones contra los tres jóvenes. El menor que empuñaba el arma blanca está acusado de intento de robo con violencia. 

Para Machado, el incivismo a manos de menores es otro de los problemas del barrio. «Algunos jóvenes cogen fruta de las verdulerías del barrio y la van lanzando contra las fachadas de los edificios»

Episodios violentos e incivismo
No es el único caso de las últimas semanas en el barrio. Según explica Machado, «hace tres semanas unos ladrones entraron en una vivienda en la calle Sant Francesc mientras los inquilinos, un padre y una hija, dormían en los pisos superiores. La mujer se despertó y pudo ahuyentar a los asaltantes, que consiguieron llevarse una bicicleta». Hace unos meses, otro caso sacudió el barrio. Ramón López, vecino de la calle Baix del Carme, fue golpeado brutalmente en la puerta de su casa hasta quedar inconsciente. La presencia de otros vecinos consiguió disuadir a los ladrones, que sólo le robaron el dinero que llevaba en la cartera. Aún así, según Machado, «Ramón está de baja y pendiente de una operación en el ojo», fruto de las lesiones que le ocasionaron los ladrones. 

Para Machado, el incivismo a manos de menores es otro de los problemas del barrio. «Algunos jóvenes cogen fruta de las verdulerías del barrio y la van lanzando contra las fachadas de los edificios». Más grave es la denuncia de Paco, un vecino de la calle Sant Esteve, que cuenta que hace unos meses un grupo de jóvenes, «probablemente menores de edad», le lanzaron una botella de vodka vacía «que casi impactó contra mi espalda». Los chicos, cuenta, huyeron entre risas. 

Normalidad según el gobierno
El concejal de Seguretat Ciutadana, Joaquím Enrech, aseguró ayer al Diari que «los registros de criminalidad en la ciudad están por debajo de los de municipios del entorno». Asegura que puede hablarse, en el caso del Carme, de «casos aislados, que tienen importancia, evidentemente, pero que no reflejan una situación alarmante de inseguridad». 

Insiste Enrech que «los agentes  de la Guàrdia Urbana realizan miles de horas de patrullaje por la ciudad, a las que hay que sumar la acción de los Mossos». Aún así, asegura que «incrementaremos la presencia policial en la zona si es necesario, pero hay que huir del alarmismo». 

Los vecinos estudian protestas, según Machado, porqué «no puede ser que algunos estén amenazados, o no se atrevan a circular por determinadas calles del barrio». Espera una reunión con el alcalde para solucionar la situación. 

Temas

Comentarios

Lea También