Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Centre MQ de Reus no tendrá que abandonar la Clínica Fàbregas el mes que viene

La demanda de desahucio presentada por la propiedad del edificio contra el centro médico no prospera y el contrato de alquiler sigue en vigor. El Ayuntamiento contempla trasladar la actividad al antiguo Sant Joan a finales de 2018
Whatsapp
Imagen de archivo de las instalaciones del CMQ, en el edificio de la antigua Clínica Fàbregas. FOTO:A. González

Imagen de archivo de las instalaciones del CMQ, en el edificio de la antigua Clínica Fàbregas. FOTO:A. González

El Centre MQ (CMQ) mantendrá su actividad en la Clínica Fàbregas y no tendrá que abandonar el edificio el mes que viene. Éste es el resultado del juicio verbal celebrado este martes en el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Reus a raíz la demanda de desahucio presentada por la propietaria de las instalaciones de la calle Gaudí contra el CMQ. Según ha podido saber el Diari, el juez suspende de momento el desahucio y el lanzamiento previsto para el 29 de 2018 al tener que pronunciarse antes sobre otra demanda, en este caso presentada con anterioridad por el propio CMQ contra los propietarios de la clínica. Esta decisión, además, supone que el contrato de alquiler entre ambas partes sigue en vigor.

Los dueños de la antigua Clínica Fàbregas interpusieron la demanda de desahucio el pasado mes de junio al considerar que ya había expirado el plazo máximo cedido al CMQ (que forma parte del Ayuntamiento de Reus a través del Hospital Sant Joan) para abandonar las instalaciones de la calle Gaudí. Dicha demanda se presentó a precario, es decir, por ocupar la finca sin tener contrato y sin la autorización de la propiedad para seguir ocupando la finca. 

No obstante, el conflicto judicial entre la propiedad de la Clínica Fàbregas y el consistorio ya viene del año pasado, concretamente de junio de 2016. La intención de los dueños del edificio era rescindir el acuerdo de colaboración con el centro médico, en marcha desde el 1 de septiembre de 1998. Entonces le dieron un año para abandonar las instalaciones, una temporalidad que desde el consistorio no compartía aunque sí que aseguraba que su intención era trasladar toda la actividad a las dependencias del viejo Hospital Sant Joan.

Todo listo para las obras

Paralelamente a la vía judicial, el Ayuntamiento de Reus ha ido avanzando en los procesos para llevar a cabo el traslado a la calle Sant Joan a finales del año que viene. El último fue el pasado mes de noviembre cuando el consejo de administración de Reus Serveis Municipals aprobó la formalización del contrato de alquiler y permitiendo al CMQ reemplazar el pago de la renta por la rehabilitación del edificio. 

Llegados a este punto, el próximo proceso antes de iniciar los trabajos de adecuación del espacio es la licitación de las obras. El total de la operación está presupuestada en unos 70.000 euros del total de 3 millones a los que asciende la inversión. Los trabajos se pondrían en marcha a principios de 2018.

Temas

Comentarios

Lea También