Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Centre de Lectura pide a Pellicer retomar una ampliación más viable

Tras la suspensión del encargo de las obras, la entidad propone que se construya uno de los dos edificios de la calle Concepción

Ester Pagès

Whatsapp
Perspectiva del solar de la calle Concepció donde el Centre de Lectura pide la ampliación de las instalaciones de la entidad. Foto:  Alfredo González

Perspectiva del solar de la calle Concepció donde el Centre de Lectura pide la ampliación de las instalaciones de la entidad. Foto: Alfredo González

El proyecto que contemplaba la ampliación del Centre de Lectura y dotaba de más espacios culturales la ciudad se ha convertido en el cuento de nunca acabar. Ha llovido mucho desde que el exalcalde, Lluís Miquel Pérez, ponía la primera piedra -justo antes de perder las elecciones- de un complejo que se ha quedado en aguas de borrajas.

Y ahora, que el Ayuntamiento, por razones presupuestarias, ha suspendido el encargo de las obras que hace más de cinco años hizo Innova -la actual Reus Serveis Municipals- a la empresa constructora TAU Icesa, el proyecto queda aún más lejos.

Frente a esta situación, el presidente del Centre de Lectura, Xavier Filella, asegura que se reunirá con el alcalde, Carles Pellicer, para abordar la cuestión y le pedirá que rehaga el proyecto arquitectónico. «Estamos abiertos a encontrar una solución para redefinir el proyecto y hacerlo más viable económicamente», afirmó Filella al Diari.

 

Menos ambicioso

La propuesta implicaría un acuerdo de mínimos y renunciar, de momento, a uno de los edificios que se habían proyectado y construir únicamente la ampliación del Centre de Lectura en el actual solar de 250 metros cuadrados situado en la calle Concepción, fruto del derribo de dos edificios propiedad de la entidad cultural. «Allí podríamos tener una planta baja para exposiciones y otros pisos con espacios para los ensayos de las escuelas de música, teatro y danza del Centre de Lectura», puntualizó el presidente. «Es básico para un centro que quiere crecer y ofrecer el curso de grado de Teatro en un futuro y que ahora se siente encorsetado», añadió. Y es que para Filella se trata también de una cuestión de imagen. «Es la hora de ser imaginativos porque esta mancha que tenemos a 50 metros de la plaza Mercadal afecta también a la ciudad», concluyó. «Tenemos un solar lleno de basura al centro de Reus».

De esta forma, se dejaría en stand-by , el ambicioso proyecto que incluía también un edificio municipal en la plaza del Teatre y las calles Racona y Concepció dedicado a las artes escénicas, las obras del cual juntamente con la ampliación del Centre de Lectura se adjudicaron por 2,8 millones de euros.

En cualquier caso, lo que sí es una realidad es que el Ayuntamiento deberá pagar más 57.000 euros a la empresa constructora para suspender las obras, de acuerdo con una cláusula del contrato firmado entre Innova y Tau Icesa que preveía que la constructora podía ser indemnizada con un 2% del precio de adjudicación. Así lo ratificó la Junta Local que se celebró el pasado julio, tras suspender el encargo de las obras a la empresa adjudicataria.

Las propiedades del centro

Para desarrollar el proyecto arquitectónico, el Centre de Lectura había cedido los dos inmuebles de la calle Concepció -convertidos ahora en un solar- a la constructora, Tau Icesa, y ahora después de la revocación vuelven a sus manos.

Al margen de estos dos edificios, la entidad posee otros dos inmuebles en la misma calle. Uno de ellos es contiguo al solar donde la entidad cultural reclama la ampliación y actualmente alberga aulas del centro y el Centre Excursionista. El otro edificio, propiedad también del Centre de Lectura, es la Casa de la Cultura, donde hay la sala de actos de la entidad. Una construcción que se encuentra en el número 14 de la calle Concepció y que es obra del arquitecto Sardà.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También