Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Circ Raluy trae a Reus tradición e innovación

El histórico circo familiar, con el estreno de carpa incluido, presenta su nuevo espectáculo 'The Big Top'
Whatsapp
Un momento del espectáculo que ofrece el Circ Raluy en la capital del Baix Camp. Foto: Pere Ferré

Un momento del espectáculo que ofrece el Circ Raluy en la capital del Baix Camp. Foto: Pere Ferré

Los números circenses más clásicos , junto a otros más innovadores. Esta es la combinación perfecta que ofrece el Circ Raluy en su nuevo espectáculo The Big Top, que desde el pasado viernes puede verse en la carpa que este histórico circo familiar ha instalado en el Parc de Sant Jordi de Reus.

Después de tres meses en Barcelona (donde la representación del nuevo espectáculo ha coincidido con la entrega del Premi Ciutat de Barcelona 2014), el Circ Raluy regresa a Reus, la única ciudad de la provincia de Tarragona donde esta gira hace escala. Y lo hace con una nueva propuesta que consigue el equilibrio perfecto entre el circo más clásico, como por ejemplo los números de pasayasos, malabares o trapecistas, con otros de corte más moderna, como por ejemplo hacer equilibrios con ramas de árbol y una pluma, al ritmo de una música india americana, o las acrobacias dentro de una bola metálica. Todo ello sin desprenderse del auténtico sello familiar de los Raluy, una saga circense con 80 años de historia.

Destacar un número del nuevo espectáculo del Circ Raluy es difícil, porque todos tienen un altísimo nivel. Por ejemplo, la actuación de Rosa Raluy, con un número muy poético y sensible en el que el equilibrio y la belleza se las pequeñas cosas se impone por encima de todo. O el riesgo y la pasión de la pareja formada por Jean Cristophe y Kerry Raluy, en un número de cinta donde, suspendidos en el aire, comparten una particular historia de ‘amor escondido’.

En un circo nunca pueden faltar los payasos y en el caso del Raluy, el gran payaso ruso Bobylev (premio clown de bronce en el Festival de Montecarlo) ofrece sus creaciones propias con la complicidad del público. Todo ello dirigido por Carlos Raluy, maestro de ceremonias, presentador e hilo conductor de todo lo que pasa. Él es quien pone la voz, procura poner orden y hace que todo tenga sentido y que, por encima de todo, gane la sonrisa de los espectadores.

 

La nueva carpa

En esta ocasión, el Circ Raluy estrena carpa. Con 30 metros de diámetro y 12 metros de altura (con capacidad para 700 espectadores), la carpa combina las más modernas medidas de seguridad con el clásico aroma modernista de este circo-museo. Y es que no hay que olvidar que, al margen del espectáculo propiamente dicho que se ofrece en el interior, el exterior del circo también es digno de presenciar, con los carruajes y carromatos del Circ Raluy que se han convertido en auténticas piezas de museo.

Recuperados, uno a uno, a lo largo de toda la trayectoria vital de los Raluy, cada una de las piezas -minuciosamente conservadas- son un auténtico reclamo para los amentes de los museos, para los aficionados al circo y para aquellos que aman el valor de los objetos restaurados.

El espectáculo puede verse hasta el 22 de marzo en el Parc de Sant Jordi de forma ininterrumpida, a excepción de cuatro días de descanso de la compañía que serán el lunes 9, el martes 10, el lunes 16 y el martes 17 de marzo, que no habrá función. Las entradas se pueden comprar en las taquillas del circo o también a través de la página web www.raluy.com.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También