Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ERE de Congelats Romero en Reus afecta a 19 de los 40 trabajadores de la plantilla

Tras la venta de la histórica empresa, la nueva propiedad mantiene la marca y la actividad comercial en la ciudad

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen del exterior de la nave en la calle Alcalde Pascual de Reus. Foto: A. González

Imagen del exterior de la nave en la calle Alcalde Pascual de Reus. Foto: A. González

La histórica firma reusense Congelats Romero ha finalizado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha terminado con el despido de casi la mitad de la plantilla –19 del total de 40 trabajadores–. Las intensas negociaciones de las últimas semanas se han cerrado hace un par de días con un pacto satisfactorio para las dos partes. Según explica el abogado encargado del proceso de representación del colectivo de trabajadores afectados por el ERE, Elías Franco de EFL Advocats, el acuerdo indemnizatorio se ha cerrado de forma satisfactoria e, incluso, se ha logrado reubicar a parte de los afectados inicialmente.

«Los ya ex empleados de Congelats Romero están satisfechos con el resultado de las negociaciones. La verdad es que las dos partes han hecho un gran esfuerzo para ponerse de acuerdo», explica el propio Elías Franco. Por lo que respecta al resto de la plantilla, la empresa continúa con su actividad comercial en la ciudad y ya les ha ubicado en otras secciones como parte del proceso de cambios estructurales que está realizando.

El Expediente de Regulación de Empleo se produce después de que en octubre del año pasado Makro, a través de su comercializadora Midban, se hiciera con la firma Congelats Romero comprando su cartera de clientes y su actividad comercial. Esta operación incluyó tanto la explotación de la actividad de comercialización de productos congelados así como los activos de logística y transporte, que estaría formado por una quincena de vehículos.

Con la venta a Makro, la familia Romero culminó el año pasado el proceso de desinversión en el grupo de su mismo nombre, después de que en julio de 2014 el antiguo director comercial de Alfonso Romero, Óscar Gomis, se hiciese con la unidad productiva y las marcas de Alfonso Romero, compañía especializada en la importación, elaboración y comercialización de bacalao en salazón. Gomis continúa la actividad a través de la sociedad que lleva el nombre de Cabo Norte 2014. De hecho, Romero fue una de las primeras y más potentes empresas de España en la importación y comercialización de bacalao.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También