El Ganxet Pintxo toma Reus de nuevo con la participación de 32 restaurantes

La Cambra de Comerç reemprende la iniciativa después de tres ediciones sin hacerlo por la pandemia. Será la edición número 18 y el día 2 de noviembre se presentará oficialmente

C. VALLS

Whatsapp
El Mercat Central acogió ayer un acto en el que se empezó a confeccionar la guía de la ruta de la Ganxet Pintxo. foto: fabián acidres

El Mercat Central acogió ayer un acto en el que se empezó a confeccionar la guía de la ruta de la Ganxet Pintxo. foto: fabián acidres

La ruta gastronómica Ganxet Pintxo, impulsada por la Cambra de Comerç de Reus, vuelve del 4 al 14 de noviembre con la participación de 32 restaurantes. Se tratará de la edición número 18. La iniciativa vuelve tras haberse pausado por la pandemia de la Covid-19 y no haberse llegado a celebrar tres ediciones –las de primavera de 2020 y 2021 y la de otoño de 2020–. La presentación oficial será el día 2 de noviembre.

El volumen de restauradores sumados a la iniciativa, en varios casos, «repiten experiencia», dijo ayer el coordinador de la Ganxet Pintxo y vicepresidente de la Cambra, Jaume Batista. «Consideramos que no son ni muchos ni pocos. Es un buen número para poder iniciar una ruta. Antes de nada, sondeamos a aquellos restauradores que querían implicarse y hemos visto que hay ilusión por retomarlo. Es un claro distintivo de que volvemos a la situación que teníamos antes de la pandemia, de que al menos la empezamos a retomar. Además, este año se celebran 10 años del proyecto. Creemos que eso le da mucho valor y hay que dárselo», resumió. Desde la Cambra, recuerdan los orígenes de esta empresa gastronómica, creada para dar respuesta a un «fuerte momento de crisis», en 2011, cuando había que dinamizar el sector de la restauración de la ciudad.

De hecho, los preparativos de la ruta tuvieron su inicio ayer con una jornada fotográfica en el Mercat Central que tuvo como finalidad la elaboración de la guía de la ruta de tapas. A dicho acto, asistió también la chef y estilista gastronómica, Eva Hausmann, quien se encargó de supervisar la sesión fotográfica de las diferentes elaboraciones gastronómicas. «Acostumbro a asesorar en tendencias gastronómicas y uno de los puntos que hay que tener en cuenta es que no es lo mismo emplatar para servirlo a un comensal que para inmortalizarlo en una fotografía», apuntó.

Comida de «verdad»

Hizo hincapié de que en el encuentro del Mercat Central «no hacemos trampa», en todo momento «mostramos los ingredientes reales, esto es comida de verdad». Señaló que la fotos, de alguna manera tenían que informar, hablar por ellas mismas, «mostrando los ingredientes que forman parte de la tapa», destacó. Todo ello, lo incluyó en término propios del «márqueting y la comunicación».

Y es que la guía lo que pretende es eso, captar la atención de la persona y que ésta elija según los ingredientes el pincho qué más se ajusta. «Una de las cosas que me ha llamado más la atención es la calidad del producto. Veo a la gente muy animada, además, y eso hay que mostrárselo a la gente en la calle», sostuvo.

Al evento asistieron, por otro lado, la concejala de Relacions Cíviques, Montserrat Caelles, y el concejal de Empresa i Ocupació, Carles Prats. «Una nueva edición de la Ganxet Pintxo supone una oportunidad para los restaurantes de la ciudad», expuso Prats.

Por su parte, Caelles aplaudió la dinamización que suele generar la ruta y apuntó que «gracias a ella se le da apoyo a los establecimientos, un sector de los que más ha sufrido». «Lo importante es que suban la persiana, porque la gastronomía es la riqueza de nuestros país», completó la concejala.

Los restauradores, expectantes

Los restauradores, por otro lado, no olvidan por todo lo que han pasado al llegar la pandemia de la Covid y permanecen alerta, adoptando todas las precauciones para seguir siendo «un lugar seguro», describe el presidente de la Associació de Empresaris de l’Hostaleria de Reus, Xavi Salvat. «Lo que hemos vivido no nos lo quita nadie, es una mochila de experiencia y estamos alerta, aplicando todas las medidas de precaución posibles para seguir adelante», resume.

Desde Tapes i Tapes y Més que tapes, Roger Murtró, valora que «desde que llegó la Covid, seguimos aplicando las normas a rajatabla». «Económicamente, nos va bien, nos habíamos adaptado al sistema en que el cliente pedía la mesa de forma previa, para así controlar mejor el aforo, seguiremos con pies de plomo. El ritmo lo marcará el comensal», asegura. Explica, también, que tendrán que ‘desaprender’ muchas dinámicas puestas en marcha con la Covid. «Si este cambio nos da una mesa más, bienvenida será», constata.

Desde La Muela y Xivarri Tasca de Reus, Juan Diego Sánchez, constata, sin duda, que «estamos mejor que el año pasado, no estamos para bromas e iremos paso a paso; seguiremos trabajando para nuestra clientela, que está afianzada». Sobre los horarios, él lo tiene claro: «Nosotros servimos las cenas y listo». Tanto Sánchez como Murtró prefieren, por el momento, no participar en la ruta de tapas. «El objetivo de esta iniciativa es atraer público, yo lo consolidé participando unos años», resuelve Sánchez.

Temas

Comentarios

Lea También