Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Grup Salut de Reus, en la UCI

Las empresas del ámbito sanitario de la ciudad acumulan varios problemas económicos, laborales y judiciales

Francesc Gras

Whatsapp
Organigrama del Grup Salut del Ayuntamiento de Reus

Organigrama del Grup Salut del Ayuntamiento de Reus

La sanidad se ha convertido en un quebradero de cabeza para muchos ayuntamientos del país. Pero pocos cuentan con una situación tan compleja como la que presenta Reus, en cuidados intensivos por los problemas que acumula. El Grup Salut, heredero del modelo Innova, es el único del Grupo Ayuntamiento que todavía conserva un conglomerado de distintas empresas, de titularidades compartidas y con presencia de más de un consistorio. Ylo que resulta más grave: la inmensa mayoría tienen varios frentes abierto y están sometidas al devastador impacto de los sumarios judiciales.

Un solo y rápido vistazo al organigrama sanitario actual sirve para corroborarlo. Para empezar nos encontramos con el Hospital Sant Joan y Sagessa, las auténticas joyas de la corona. En el primero de los casos, la crisis y una presunta mala gestión han causado un agujero de 3,1 millones de euros . Esto ha obligado al gobierno municipal a reformular su modelo y buscar medidas extraordinarias como la condonación de los intereses del Plan de Ajuste o del IBI. Pero esto no será suficiente, reconocen desde el propio gobierno, si no se recibe alguna ayuda del CatSalut.

Otra de las dificultades que arrastra el Hospital está en el impago de las retribuciones variables por objetivos – las ya famosas DPOs– de 2015 a sus trabajadores. Unos objetivos, dicho sea de paso, que no son reales, ya que en la práctica están consolidados como parte de la nómina. En este sentido, resulta remarcable mencionar que esta misma semana la plantilla cobrará la mitad de las DPOs (unos 985.000€). A todo ello, no hay que olvidar que el pleno aprobó encargar una auditoría externa sobre el Sant Joan.

En cuanto a Sagessa – entidad pública dedicada a la promoción y gestión de los servicios asistenciales– sus problemas también son de altura. Esto es así por los constantes rumores que señalan una segregación del grupo por parte de los socios de la s Terres de l’Ebre. Un hecho que, en caso de materializarse, supondría la pérdida del liderazgo territorial que Reus ha ejercido en los últimos años en el ámbito de la sanidad. Un hecho revelador de la complejidad del momento tanto en el Hospital como en Sagessa es que en los últimos cuatro años han visto pasar a cuatro directores distintos. En la actualidad, y en funciones, el máximo responsable de ambos es Òscar Ros.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También