El Hospital Sant Joan de Reus cierra las cuentas de 2018 con 111.658€ de déficit

El centro sanitario reusense sigue en causa de disolución, aunque se han inyectado más de 3 millones del Hospital Comarcal de Móra d’Ebre. El CatSalut se ha comprometido por escrito a pagar las pérdidas con las que acaba el año

Carla Bergadà

Whatsapp
Los trabajadores del Sant Joan tampoco cobrarán las DPO este año.  FOTO: Alba Mariné

Los trabajadores del Sant Joan tampoco cobrarán las DPO este año. FOTO: Alba Mariné

111.658,18 euros. En negativo. El consell d’administració del Hospital Sant Joan de Reus cerró ayer las cuentas de 2018 con una cifra que se aleja de las desorbitadas pérdidas que parecían ya enquistadas. Para algunos, se trata de un rescate que llega «tarde». Desde el centro sanitario apuntaban, mediante un comunicado, que el CatSalut se había comprometido por escrito a hacer frente a la cantidad, lo que permitirá que este año el equipamiento remueva la causa de disolución. Algo que, de no ser así, hubiera obligado a la empresa a cerrar puertas tras tres años de importantes pérdidas.

Son distintas las causas que habrían propiciado la mejora económica del Sant Joan. Por un lado, la instalación reusense ha absorbido más de tres millones de euros provenientes de las reservas de GECOHSA, gestora del Hospital Comarcal de Móra d’Ebre. A esta cantidad hay que añadir el aumento de actividad contratada por el CatSalut. A efectos prácticos, la Generalitat ha pagado más servicios al centro y a un mayor precio, por lo que los ingresos han crecido. Pese a todos los esfuerzos, han sido insuficientes para que el hospital acabase el año en números positivos. Cabe recordar que, teniendo en cuenta el nuevo convenio laboral, cerrar las cuentas en negativo implica que los profesionales seguirán sin cobrar los objetivos.

Además de los números del Hospital Sant Joan, ayer también hubo Consell d’Administració del Centre MQ y GECOHSA. Ambos centros liquidaron 2018 en cifras positivas, teniendo en cuenta que el Hospital de Móra d’Ebre perdía otra vez tres millones de euros. No obstante, la clínica ebrense ha cerrado el año con 255,19 euros.Eso significa que sus trabajadores sólo ingresaran una pequeña parte de los objetivos. Los empleados del CMQ también cobrarán la parte proporcional de las DPO tras acabar el ejercicio con 50.099,18 euros. Según han informado fuentes municipales, a esta cifra ya se le han restado varias certificaciones de las obras de construcción que se están realizando en el edificio del antiguo hospital al que se trasladará la actividad al abandonar la Clínica Fàbregas.

«Llegan demasiado tarde»

Los socialistas, tras terminar el Consell d’Administració, hicieron público su posicionamiento: «Las medidas que han permitido la reducción del déficit llegan demasiado tarde». Para el PSC, ayer «quedó demostrado» que el cambio de financiamiento del CatSalut era el principal culpable de las pérdidas del centro reusense. 

«La inacción ha perjudicado económicamente al hospital, a sus trabajadores, y ha destruido el modelo sanitario territorial que funcionó bien durante 30 años», afirmaban los socialistas.

La CUP también lamentaba el rescate del equipamiento. Xavi Milian, consejero de los cupaires en el Grup Salut, recordaba las distintas maniobras ya realizadas: «Llegamos de nuevo a la formulación de las cuentas anuales. Los últimos años este trámite ha provocado estragos. Sólo hace falta recordar el desembolso de las reservas que gestiona el Hospital de Móra d’Ebre, la reducción del capital social de la empresa que gestiona el Hospital al mínimo que establece la legalidad o las distintas aportaciones desde el mismo Ayuntamiento». Esta vez, los millones provenientes de GECOHSA han salvado otra vez los números, con el CatSalut empujando fuerte para salir a flote.

Temas

Comentarios