Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Hospital Sant Joan reabre las duchas tras erradicar la legionela

Los resultados analíticos han sido negativos, después de que se aplicase un choque térmico para acabar con la bacteria

Joan Morales

Whatsapp
Las duchas del Sant Joan han estado inutilizadas tres semanas. Foto: Alba Mariné

Las duchas del Sant Joan han estado inutilizadas tres semanas. Foto: Alba Mariné

La normalidad ha regresado a las habitaciones del Hospital Sant Joan después de que desde dirección se haya dado la orden de poder volver a utilizar las duchas, inutilizadas desde hace tres semanas tras la detección de legionela. Según han confirmado al Diari fuentes del centro hospitalario, los últimos resultados de las pruebas analíticas han demostrado que la bacteria ha sido erradicada, por lo que los pacientes y sus familiares pueden usar sin ningún tipo de riesgo el agua de las duchas.

El problema se detectó en un control rutinario, de los que el Hospital Sant Joan realiza periódicamente para la prevención de la legionela, donde se detectó positivo por esta bacteria en alguno de los 1.200 puntos de agua que tiene el centro hospitalario. Una vez detectado el problema, desde dirección se aplicó el protocolo de seguridad que consiste en aplicar un choque térmico para matar la bacteria. Es decir, se subió la temperatura del agua de la instalación, que normalmente es de 60 grados, hasta los 80. Teóricamente, una vez aplicado este plan de choque, la legionela deja de existir, pero había que asegurarse al cien por cien de que esto era así antes de que los pacientes pudiesen usar el agua de las duchas.

Por este motivo, y a la espera de tener los resultados de las muestras analíticas para ver si esta medida había dado resultado, desde dirección optaron por pedir a los usuarios y a sus familiares que no utilizasen las duchas ya que «queríamos garantizar la máxima seguridad de nuestros pacientes», explicaron fuentes del Hospital Sant Joan de Reus.

Durante estas tres semanas no se ha podido utilizar el agua de las duchas pero sí la de la pica del lavabo. El motivo es que el agua caliente en la ducha puede generar vapor de agua (partículas en suspensión) que, en el caso de que hubiese habido legionela, podía afectar a una persona inmunodeprimida. De hecho, este perfil de paciente es el que tiene más riesgo de contraer la legionela, ya que una persona sana es difícil que le acabe afectando.

El personal de enfermería del hospital fue el encargado en su día de informar a los pacientes de que no podían utilizar el agua de las duchas hasta que no se conociesen los resultados de las pruebas analíticas, una información que durante los primeros días tuvo que reforzarse ya que algunos de los usuarios y sus familiares la desconocían y según usando las duchas, tal y como pudo comprobar el Diari tras charlar con alguno de ellos.

Por otra parte, la dirección del centro ha querido dejar claro desde que se conoció la detección de la bacteria de la legionela que «en ningún momento ha existido ningún brote. De hecho no hemos tenido ningún caso de persona afectada. Lo que ha ocurrido pasa de vez en cuando, pero no solamente aquí, sino en cualquier hospital».

 

Temas

  • REUS

Lea También