El Hospital de Reus cierra el 2020 con un superávit de 5,3 millones y pagará las DPO

El centro, que pasó a manos de la Generalitat en julio del año pasado, no cerraba con números positivos desde el 2015. Parte del superávit se destinará a renovación tecnológica

CARMINA MARSIÑACH

Whatsapp
El Hospital Sant Joan de Reus ha cerrado el 2020 con un superávit de 5,3 millones. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Hospital Sant Joan de Reus ha cerrado el 2020 con un superávit de 5,3 millones. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Hospital Universitari Sant Joan de Reus ha cerrado este 2020 con un superávit de 5,3 millones de euros y este año ha podido pagar las retribuciones variables en función de los objetivos (DPO) a los trabajadores.

El centro, que pasó a manos de la Generalitat en julio del año pasado, no cerraba con números positivos desde hace seis años, desde 2015 y los sanitarios tampoco recibían las DPO, ya que se trata de una paga variable ligada al equilibrio financiero del centro. De hecho, los trabajadores aún tienen pendientes de juicio las DPO de los años 2018 y 2019, dos ejercicios en qué no las cobraron y el centro cerró con un déficit de 111.6658 euros y 142.000 euros, respectivamente.

El Consell d’Administració del Hospital aprobó las cuentas 2020 a finales de marzo. El centro sanitario cerró el año con un presupuesto de 161 millones de euros, 5,6 de los cuales son de superávit, mientras que en 2019, cerró con una cifra de negocio de 139 millones. Según la gerente de Governança d’Empreses Pròpies del Servei Català de la Salut, Mercè Salvat, la pandemia ha hecho incrementar notablemente el presupuesto que en años anteriores era muy inferior. «La Generalitat ha puesto en servicio unos programas para hacer frente a la actividad extraordinaria del Servei Català de la Salut», explica.

El Hospital de reus ha cerrado 2020 con una cifra de negocio de 161 millones de euros

Según Salvat, este superávit se debe a distintos factores. Por un lado, se ha implementado un programa para pagar estrictamente la actividad extraordinaria derivada de la Covid-19, como por ejemplo las PCR, y también hay otro programa de CatSalut que ha servido para sufragar el sobrecoste que los centros sanitarios han tenido para poder hacer frente a la pandemia.

Por otro lado, desde mediados del año pasado el CatSalut ha ido recuperando la actividad ordinaria no urgente que había quedado paralizada por la pandemia y se ha impulsado un programa de recuperación. Según la gerente de Governança d’Empreses Popies del CatSalut, para incentivar a los centros a recuperar la actividad, se les pagó un «plus», una compensación económica, ya que suponía «doblar jornadas y un esfuerzo de organización». Salvat asegura que el Hospital Sant Joan de Reus tuvo muy buena respuesta y consiguió recuperar alrededor del 90% de la actividad. «El objetivo era que nadie quedara desatendido y que no se demoraran determinadas operaciones», explica.

Los sindicatos celebran el cobro de las DPO, pero reniegan que dependan del equilibrio financiero

Según el CatSalut, durante la pandemia también se ha incrementado el personal sanitario, pero hay que tener en cuenta que también ha habido más bajas de lo habitual. En todo el Sistema sanitari integral d’utilització pública de Catalunya (SISCAT) se ha incrementado el personal un 10%, aproximadamente se habrían incorporado alrededor de unos 13.000 trabajadores desde que estalló la pandemia.

Estos 5,6 millones de superávit, se destinarán a pagar las direcciones por objetivos (DPO) de los trabajadores y en la renovación de equipos tecnológicos o reformas de infraestructura, «una inversión que no genere gasto corriente porque se trata de dinero que llega por una excepcionalidad y son programas que no se mantendrán en el tiempo», dice Salvat.

Algunos grupos de sanitarios ya han cobrado las DPO este mes de marzo y otros colectivos profesionales del centro recibirán la paga durante el mes de septiembe.

De hecho, el pago de las DPO y las inversiones en renovar equipos o infraestructura, eran dos de los condicionantes de CatSalut a la hora de pagar este plus a los centros hospitalarios que recuperasen la actividad ordinaria.

Salvat recuerda que la deuda de 49,4 millones que arrastraba el Hospital Sant Joan, quedó liquidada en el momento en qué se hizo el traspaso del Ayuntamiento a la Generalitat.

El presupuesto del 2021 del Hospital irá en función de la actividad que se lleve a cabo y es que tal y como indica Salvat, «seguimos en un año de pandemia y es muy difícil de prever». Pero la intención del CatSalut es que los centros puedan contratar lo que necesiten para hacer frente a la actividad que tengan. Aún no hay un presupuesto del 2021 porque el presupuesto de la Generalitat está prorrogado.

A nivel de volumen de presupuesto, la actividad del Sant Joan, que este año ha ascendido a 161 millones, es similar a la de otros centros como el Hospital de Mataró y también sería equiparable al Hospital de Granollers o al Hospital de Manresa.

La voluntad del centro es que de ahora en adelante el Hospital pueda cerrar el año con equilibrio económico y se puedan pagar las DPO.

La mayoría de sindicatos que conforman el comité de empresa celebran que este año por fin se les pague las DPO sin tener que pasar por los juzgados. Cabe recordar, que los trabajadores cobraron las DPO del 2015 y 2016 después de ganar el juicio, y ahora están a la espera de ver cómo se resuelven las del 2018 y 2019, que también están judicializadas.

Las DPO están ligadas al equilibrio presupuestario del centro tal y como indica uno de los puntos del nuevo convenio propio que los sindicatos aprobaron con la empresa, aunque la mayoría de ellos están en contra de que las DPO dependan de las cuentas del Hospital.

Desde CCOO lo ven como «una alegría y una satisfacción después de este año tan duro, es de agradecer». Aun así, desde el sindicato recuerdan que la empresa no les ha presentado todavía las cuentas de este 2020.

CCOO señala que las DPO ya se contemplan dentro del presupuesto y consideran que por ello, no deberían estar sujetas al equilibrio financiero del centro. Y recuerdan que en su día se implementaron las DPO, en vez de incrementar los sueldos de forma fija, ya que los sueldos de los sanitarios catalanes eran inferiores a los del resto de comunidades.

Desde el sindicato SAE ven positivo que por fin hayan cobrado las DPO, aunque recuerdan que las del 2018 y 2019 están pendientes. En este sentido, lamentan que las DPO sean «una excusa» para no aumentar la masa salarial. «Este año ha sido muy duro para toda la plantilla del Hospital», aseguran, y vuelven a poner de manifiesto la falta de personal.

Por su parte, des de la UGT celebran haber cobrado las DPO después de tres años sin recibirlas. «Siempre se ha pedido que no dependieran del equilibrio financiero del centro», dicen, pero aun así, exponen, que con el nuevo convenio hay una mejora respecto al anterior, ya que si en los otros centros del CatSalut cobran las DPO, los trabajadores del Hospital también las recibirán.

Desde la UGT aseguran que con la llegada de la vacuna hay menos bajas, pero aun así, «siempre falta personal». Y exponen que a raíz de la pandemia, los centros de atención primaria se han reforzado y algunos sanitarios se han ido a trabajar allí.

Desde la CGT también valoran la situación de forma positiva «aunque no es para tirar cohetes, queremos tener esta paga asegurada como antes», ya que ahora, no depende de lo que hagan los trabajadores, dicen. El sindicato es uno de los que no firmó el actual convenio con la empresa. Para ellos era imprescindible que las DPO no dependieran del equilibrio financiero. «Hay problemas más serios, como contratos precarios, pero las DPO simbolizan esta década de recortes y para ello desde el primer momento les hemos dado mucha importancia».

Cabre recordar que de los siete sindicatos del centro sanitario reusense, el nuevo convenio fue aprobado con el apoyo de cuatro sindicatos y tres se opusieron; se trata, por un lado, de Metges de Catalunya, CSI-F, SATSE (Sindicato de enfermeras, fisioterapeutas y matronas) y la UGT; y por el otro, de SAE (Sindicato Auxiliares de Enfermería), CCOO y la GGT.

Elecciones sindicales

El comité de empresa del Hospital, que se renueva cada cuatro años, tenía que celebrar elecciones el año pasado pero quedaron paralizadas por la pandemia. En estos momentos, los comicios también están judicializados por un error de forma en la presentación de algunas de las candidaturas. Una vez salga la resolución judicial, las elecciones se podrán celebrar al cabo de 15 días.

Temas

Comentarios

Lea También