Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Hospital de Reus cierra el primer semestre del año con un déficit de casi 4 millones

La dirección del centro sanitario prepara un paquete de medidas para revertir la situación y frenar la sangría financiera a la espera de firmar el consorcio con la Conselleria de Salut. 

Marc Càmara

Whatsapp
Mañana se celebra el Consell d’Administració donde se expondrán los números a los consejeros. FOTO: Alfredo González

Mañana se celebra el Consell d’Administració donde se expondrán los números a los consejeros. FOTO: Alfredo González

Mañana se celebra el Consell d’Administració del Hospital Sant Joan de Reus en el que se expondrán, ante todos los consejeros, los números del centro sanitario pertenecientes al primer semestre del año. Según ha podido saber el Diari, el déficit que se expondrá en la reunión asciende a prácticamente 4 millones de euros. 

La cifra es un poco menos del doble del acumulado durante el primer trimestre. Entonces, los números rojos del Sant Joan ascendían a 2,2 millones. La proyección, tal y como están las cosas en este momento, plantea un escenario con un hospital cerrando el año con una cifra cercana a los 7,5 millones de euros. 

El caso del Sant Joan es particular. La mayoría de centros hospitalarios cierran con déficit, unas cuentas que luego cuadra la Conselleria de Salut. En el caso del hospital reusense, propiedad del Ayuntamiento, son los presupuestos municipales los que deben asumir el déficit. 

Después de tres años cerrando en números rojos, el Ayuntamiento no tiene margen para volver a gestionar un desequilibrio financiero en el hospital. De aquí que el consorcio con la Generalitat, anunciado hace prácticamente un año y que debería haber entrado en funcionamiento el pasado 1 de enero, sea la panacea de los problemas económicos en el centro. 

Cambios en la Conselleria
Según fuentes consultadas por el Diari, la Generalitat sigue mirando con lupa todo el trabajo elaborado por los técnicos durante el periodo en que estuvo en vigor el artículo 155. Los técnicos del Ayuntamiento de Reus y de la Conselleria de Salut, avanzaron, codo con codo, en la puesta a punto del futuro consorcio. 

Un trabajo que los nuevos responsables del CATSalut están analizando. Las fuentes consultadas justifican así que el consorcio, dos meses después de la proclamación de Alba Vergés como nueva Consellera de Salut, aún no esté en funcionamiento. 

Los más cercanos a las negociaciones cuentan que habrá cambios con lo previsto inicialmente. Las premisas escritas por el anterior Conseller, Antoni Comín, en lo que se denominó «protocolo de intenciones», y que eran los argumentos básicos de las líneas estratégicas del nuevo consorcio hospitalario formado por la Generalitat y el Ayuntamiento de Reus, se verán signidicativamente alteradas. 

Noemí Llauradó, presidenta del Hospital Sant Joan, y concejal de Salut en el Ayuntamiento de Reus, aseguraba el pasado domingo en un artículo en el Diari que «la solución para el Hospital Sant Joan llegará el próximo otoño». Es la primera vez que desde el consistorio reusense se marca una fecha, aunque orientativa, para resolver el problema. Este rotativo ya avanzó que el nuevo consorcio no se espera hasta finales de año. 

Medidas de ahorro
Para encarar la recta final del ejercicio y frenar la sangría financiera en el centro hospitalario, la dirección del Sant Joan analiza diversos escenarios para recortar gastos. 

Ante el temor de los trabajadores del centro, que ya alertaron de posibles recortes tras el verano, fuentes del hospital aseguran que sólo se estudian medidas de ahorro. 

Entre otras, se analiza la posibilidad de recortar en el gasto farmacéutico, o también de optimizar los sistemas administrativos para poder garantizar una facturación ajustada a la realidad al CATSalut. 

Entre otras medidas, las empresas del Grup Salut, entre las que se encuentra el Hospital Sant Joan, regularizarán en los próximos meses la situación de 450 trabajadores temporales. Una situación, obligada por la ley y que normalizará la situación de muchas trabajadores, que permitirá reducir notablemente los gastos en finiquitos y vacaciones de muchas personas que acumulan varios contratos temporales seguidos. 

Temas

Comentarios

Lea También