Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sanidad

El Hospital de Reus descarta absorber el patrimonio de otras empresas para evitar su disolución

Llauradó asegura que no repetirán maniobras contables como la del Hospital de Móra para salvar el Sant Joan pero no revela cuales son. Reconoce que no preveían cerrar el 2016 con un déficit de 8,4 millones

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de archivo del exterior del Hospital Sant Joan de Reus. Foto: A.G.

Imagen de archivo del exterior del Hospital Sant Joan de Reus. Foto: A.G.

Dos meses. Éste es el tiempo que el consejo de administración del Hospital Sant Joan de Reus tiene para buscar soluciones de urgencia a la convulsa situación económica que atraviesa. En primer lugar deberá formular un paquete de medidas para salvar al centro hospitalario de su disolución. En total se requieren cerca de tres millones de euros después de que este lunes la presidenta del consejo de administración del Hospital y concejal de Salut, Noemí Llauradó, confirmara que las cuentas del 2016 se cerrarán con un déficit de 8,4 millones de euros. Unos números rojos, puntualizó, que se rebajan a 'sólo' cuatro millones de euros en su cuenta de resultados fruto de desviar parte de los fondos de reserva del Hospital Comarcal de Móra d'Ebre (Gecohsa).

Precisamente, Llauradó ha adelantado que el consejo descarta repetir la misma maniobra contable con Gecohsa o con cualquier otra empresa municipal. "Serán medidas financieras y económicas", ha manifestado, sin dejar de mencionar que será la Junta General de la Societat Municipal Hospital Sant Joan de Reus la que tome la decisión final. Cabe recordar que la operación al respecto de Gecohsa sigue generando muchas críticas tanto a nivel político como territorial. 

En cuanto al déficit, la concejal de Salut ha justificado la abultada e imprevista cifra al cierre de las cuentas del 2016 por dos motivos. Por una parte debido a la regularización del concierto con el CatSalut de 2015 "que ha tenido un impacto negativo de 1,5 millones de euros y otras incidencias con el propio CatlSalut anteriores alrededor de los 600.000 euros". También ha manifestado otros como, por ejemplo, "compromisos salariales que han obligado a provisionar más de lo que teníamos previsto". Sin ir más lejos, tal y como ya apuntaba el Diari, el hospital ha aumentado la partida de personal en 2,5 millones de euros más (55,8 millones en 2015 y 58,2 millones en 2016). Tanto PSC com o la CUP han votado esta mañana en contra de la formulación de las cuentas que se han expuesto al consejo de administración mientras que en el exterior se manifestaban más de 200 trabajadores.

Llegados a este punto también se puede asegurar que las medidas aplicadas en un año clave para revertir la situación de déficit galopante del Hospital no han surtido efecto. El plan de viabilidad que se anunció hace un año ha brillado por su ausencia. En estos momentos, la dirección del centro está a la espera de analizar las conclusiones de la auditoría externa encargó hace un par de meses para acotar el plan de actuación. El 1,2 millones de euros aportados por el Ayuntamiento de Reus tampoco han servido de mucho ya que, subrayaba Llauradó, no se han podido trasladar directamente a las cuentas. En cuanto a la exención del pago del IBI por parte del Hospital, éste se aplicará por primera vez el 2017. En medio de todo esto, no puede pasar por alto que hace tiempo que se está negociando la posibilidad de reducir el alquiler que el Sant Joan paga al Ayuntamiento en concepto de devolución del dinero adelantado por el propio consistorio para la construcción del edificio situado en la zona del Tecnoparc. 

Sin cumplir con el CatSalut

Llauradó también ha reconocido que el Sant Joan, actualmente, no llega a cumplir el total del convenio que tiene firmado con el CatSalut porque "falta personal para realizar toda la actividad y no nos hemos adaptado al nuevo modelo de pago aplicado por la Generalitat". Para terminar, la propia concejal de Salut ha abierto, de nuevo, las puertas al CatSalut para que acceda a la gobernabilidad del centro hospitalario, una medida que se debatirá en el Pacte de Salut. "Desde mi punto de vsita defiendo que el CatSalut pueda estar dentro de una sociedad municipal e incluso díría que es conveniente en un momento en el que se tiene que desarrollar el pla estratégico santiaro del Camp de Tarragona".

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También