Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Hospital de Sant Joan, incapaz de frenar los números rojos

Durante el primer trimestre el centro registra más de la mitad de todo el déficit acumulado durante el año pasado

Marc Càmara

Whatsapp

La sangría financiera continúa haciendo estragos en las cuentas del Hospital Sant Joan. Según ha podido saber el Diari, el centro sanitario cerró el primer trimestre del año 2018 con un déficit superior a los 2 millones de euros. 

La cifra es prácticamente el doble que el déficit registrado durante el mismo período del año 2017, cuando el Sant Joan cerró el mes de marzo con unos números rojos de 1,25 millones de euros. De hecho, es más de la mitad de todo el déficit acumulado el ejercicio pasado, 3,2 millones. 

La situación se explica, básicamente, por la caída de un 3% de la cifra de negocio. El presupuesto del Sant Joan, para este primer trimestre del año, contaba con unos ingresos aproximados de 32,7 millones de euros. La realidad ha situado los ingresos en 31,6, un millón menos. 

A todo ello hay que sumarle un incremento de los gastos de aprovisionamiento. Según las expectativas del presupuesto para el ejercicio 2018, durante el primer trimestre se preveía un desembolso en fármacos y material sanitario de 13 millones de euros. La cifra real de las compras ha ascendido, finalmente, a más de 14. 

La incógnita del consorcio
La dirección del Sant Joan ha denegado hacer ningún tipo de declaración a este rotativo. Fuentes del consejo de administración sí que aseguran que el déficit podría maquillarse con la puesta al día de las facturas emitidas al Departament de Salut. Según las mismas fuentes, algunas de las provisiones del CatSalut pueden cobrarse con retraso, lo que permitiría incrementar la cifra de negocio y reducir el déficit. 

Lo que no esconden los números es la delicada situación financiera del Hospital, que acumula tres ejercicios consecutivos en números rojos. Una realidad nada singular en el panorama sanitario catalán, pero que en el caso de Reus viene condicionado por el hecho de que es el Ayuntamiento el propietario del Sant Joan, y quien debe hacer frente a sus obligaciones financieras. 

Según los datos proyectados del primer trimestre, la cifra estimada de déficit para el ejercicio 2018 podría situarse alrededor de los 8 millones de euros. 

El gobierno municipal espera que el nuevo Govern de la Generalitat empieze a trabajar cuanto antes para poner en marcha, de uina vez por todas, el consorcio sanitario que gestionará el centro en el futuro. Un consorcio que permitirá al Ayuntamiento olvidarse del déficit del Hospital, que asumiría íntegramente el CatSalut. 

Así constaba en el documento de intenciones firmado por el ex Conseller Comín. Generalitat y Ayuntamiento de Reus, acordaron las líneas básicas del consorcio, entre las que se contaba que cualquier déficit generado sería paliado por el CatSalut. 

Pero una de las premisas que marcaba dicho protocolo de intenciones era que el Sant Joan estuviera límpio de déficit cuando el consorcio entrara en funcionamiento. Se preveía que el consorcio se constituyera el 1 de enero, pero la situación política nacional ha pospuesto sine die el único escenario posible de solución para el Sant Joan. La incógnita que planea sobre el Mercadal, es quién deberá hacerse cargo del déficit acumulado durante los meses de 2018 en que el consorcio no esté en funcionamiento. 

Solución para el 2017
Y es que al Ayuntamiento de Reus se le acaban las alternativas. El pasado pleno sirvió para que se aprobara cómo remover la causa de disolución que pesa sobre el equipamiento tras los 3,2 millones de déficit del pasado ejercicio. 

La prioridad es vender Gecohsa -la empresa que gestiona el Hospital Comarcal de Móra- al CatSalut. Pero sin Conseller de Salut, todo apunta a que el Ayuntamiento va a tener que ceder patrimonio para salvar el Hospital. 

Otro escenario de déficit en el equipamiento que haya que asumirse desde el Ayuntamiento se convierte en un nuevo problema financiero para los técnicos municipales, a los que ya se les han acabado las ideas.  

Temas

Comentarios

Lea También