El Mercat Central de Reus crece en clientela tras ampliar el horario de apertura

Reus Mobilitat fija el mayor incremento en los jueves, ahora con servicio de 8 a 20 h, pero los paradistas son cautos y algunos siguen cerrando. Los clientes aprovechan el horario ampliado

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
Clientes comprando productos en algunas paradas del Mercat Central, el jueves pasado, en la nueva franja de tarde. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Clientes comprando productos en algunas paradas del Mercat Central, el jueves pasado, en la nueva franja de tarde. FOTO: FABIÁN ACIDRES

«Venimos cada tres semanas a la carnicería. Somos de Alcover y el nuevo horario nos va mejor porque, si no, con el trabajo y todo, solo nos cuadraba el sábado por la mañana o el viernes por la tarde, que ya lo teníamos ocupado», explica Laura Casillas, una de las clientas que el pasado jueves hacía sus compras en el Mercat Central. Desde hace un mes, el equipamiento ha ampliado su horario: atiende de 8 a 15.30 h. de lunes a miércoles y el sábado; y de 8 a 20 h. ininterrumpidamente los jueves y viernes. Estrena servicio, por lo tanto, todos los mediodías y también las tardes del jueves, y añade 12 horas de actividad. El concejal de Empresa, Carles Prats, mantiene que «aunque es pronto para hacer una valoración más precisa, el movimiento de entradas y salidas ha crecido este octubre un 10% respecto a octubre del año pasado y lo atribuimos al horario». «El día que más ha aumentado la afluencia es el jueves», concreta Prats, e indica que «lo que más está costando son los mediodías».

El cálculo lo ha hecho el Ayuntamiento, tal como detallan fuentes municipales,«a través de lo que detectan los sensores de movimiento que hay en los cinco accesos del Mercat Central». Y cabe tener en cuenta que el horario extendido comenzó a aplicarse ya con el mes empezado, a partir del día 7.

Los paradistas, por su parte, son cautos y prefieren dejar pasar tiempo antes de sacar conclusiones. El presidente del colectivo, Ildefons Vidal, apunta que «quizá es un poco precipitado analizar la efectividad de un cambio de horario en 30 días» y añade que el incremento de público, «bajo mi punto de vista, no creo que responda solo al horario: en este último mes hemos tenido los Bons Reus, los bonos del Mercat, eventos que se han hecho en la ciudad y que atraen gente, la subida de clientes que arrastramos de la pandemia, la renovación de paradas... Es un poco un cúmulo». Por otra parte, «sí que hemos detectado que hay un flujo de gente, de las franjas donde se concentraban más clientes los viernes y sábados, que se ha movido un poco y aprovecha para venir en otro momento».

El concejal de Empresa explica que, con la finalidad de apuntalar la nueva concepción del Mercat Central, «estamos llevando a cabo acciones para fidelizar a gente de la zona, por ejemplo del CMQ» y que «la media de edad del comprador en los mercados ha bajado y eso es algo que debemos tener presente».

Bajo la voluntad de promocionar los mediodías y las tardes de los jueves, Reus Mobilitat i Serveis repartió en octubre hasta 5.000 euros en bonos de descuento para aquellos clientes que se animasen a comprar y comer en el Mercat Central. «Cerca de 600 personas los han usado», sostiene Prats. Eso ha supuesto «unos 3.000 euros». En el equipamiento se inauguraron dos zonas de degustación que permiten a los clientes recoger la comida hecha en alguna de las paradas que la ofrecen y sentarse allí a tomarla. El concejal especifica que «ahora se han añadido una carnicería, una charcutería, una bodega y las paradas de pesca salada y ya son alrededor de 15 las que plantean esta posibilidad».

Prats, que destaca que la valoración que se hace ahora «es limitada», subraya que «los propios paradistas están probando experiencias» y añade que «quizás se preparan con sistemas para calentar la comida o incluyen más indicativos para localizar las paradas que disponen de productos cocinados».

Pese a que la ampliación de horarios ya está vigente, no todos los negocios abren los mediodías y la tarde del jueves. En este sentido, Prats se limita a asegurar que «no tenemos un objetivo sancionador» sino que «la intención es que las paradas vean la necesidad de sumarse». Vidal, por su lado, indica que «el lunes es un día tradicionalmente más flojo y las ventas van aumentando a medida que avanza la semana», y añade que «el jueves somos relativamente pocos los que hacemos el horario completo; supongo que con el paso de los meses quizá se intente cumplir más». El presidente de los paradistas también explica que quien viene en el horario extenso «hace la compra con tranquilidad».

Eso mismo expresaba otra de las clientas que el pasado jueves compraba en el Mercat Central, Montse Bruno, que afirmaba que «este nuevo horario me encanta porque normalmente tengo que venir los sábados y esto está llenísimo». «Ahora vendré los jueves», añadía. Para Josep Pérez, vecino de Altafulla, el jueves fue la primera vez. «Al estar abierto, he decidido entrar», relataba, y explicaba que «cerrar tarde da posibilidades a la gente que, por trabajo o por lo que sea, no puede comprar por la mañana; vendré alguna vez».

En cuanto a la opinión de los vendedores, desde la Polleria Cantonada 108, María del Mar Fernández expone que «los jueves por la tarde vamos vendiendo pero aún cuesta un poquito, viene poca gente» y «pasamos horas sin hacer nada», aunque «hay clientes que no pueden venir en otro momento y lo agradecen». «Estamos probando pero son más horas, no da para meter personal y no cubres», añade. En la Xarcuteria Àlex, Àlex Gassull explica que «al mediodía, de momento, tanto jueves como viernes cerramos hacia las 15 h. y abrimos a las 17 h., pero las tardes de jueves funcionan bien y ha venido algún cliente nuevo». «Nos está yendo flojito, va subiendo algo pero no mucho», opina José Robles de la Peixateria Toni Ortiz, que dice que «la gente se tiene que acostumbrar» y «tal vez de cara a Navidad la cosa esté mejor». Para Jordi Caballé, de la Polleria Caballé Riba, «la gente se va animando pero si aún hay paradas que no abren entonces es un mal asunto». «Si hiciésemos una piña sería mejor para todos», añade.

El Mercat Central está pendiente del Gastromercat, el futuro espacio destinado a la restauración que se encajará en la fachada del equipamiento, que atraviesa ahora una fase de consultas y que «se hará sí o sí», dice Prats.

Temas

Comentarios

Lea También