Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mercat Central de Reus cumple 70 años con 40 negocios

Reportaje. Los productos frescos, KM 0, siguen siendo su principal valor diferencial. Sus apuestas para 2020 son la venta ‘online’ y la cocina ‘in situ’ de sus productos

Montse Plana/Jordina Salvat

Whatsapp
Actualmente hay 40 negocios y 120 trabajadores en el Mercat. FOTO: Alba Mariné

Actualmente hay 40 negocios y 120 trabajadores en el Mercat. FOTO: Alba Mariné

El Mercat Central de Reus ha cumplido 70 años este 2019. Se dice rápido, pero, como recuerda el presidente de los paradistas, Ildefons Vidal, en estas siete décadas, «los formatos de negocio, la sociedad y los niveles de consumo han cambiado». Poco tiene que ver el Mercat actual con el que se inauguró el día de Sant Pere de 1949. La actividad que había en la plaza del Mercadal, del Castell y las calles del entorno se trasladó a su nueva ubicación, donde había un espacio destinado a la venta al detalle y otro a los mayoristas, formato que cambió 40 años más tarde, cuando los mayoristas se trasladaron al Mercat del Camp y se modernizaron las instalaciones. 

Hay quien aún se acuerda de aquel 29 de junio de 1949. Es el caso de Teresa Gavaldà Ferrer, de la Polleria Maria. «Tenía 12 años cuando empecé a vincularme al mercado. Venía a ayudar a mi madre. Aún me acuerdo de sus inicios. En 1948 ya estaba la estructura hecha y el año siguiente, por Sant Pere, justo cuando nació mi hermana, los paradistas empezaron a vender». Así lo recuerda Teresa. Tiene 79 años y es la vendedora más veterana del Mercat Central de Reus. De momento, no tiene ni pensamientos de dejarlo. «Me despierto a las seis y media de la mañana, cojo el coche y a las ocho de la mañana la parada ya está abierta», narra Teresa. Vive en una masía, «así que estoy aquí porque conduzco. Cuando no pueda, se me habrá terminado, pero a mí me gusta estar en el mercado aunque sea mayor. Hablas con la gente, hay clientes de toda la vida...», dice con una sonrisa. Está enamorada de su Mercat Central. «Es muy bonito, y la gente también me lo dice». No obstante, ve el futuro complicado. «Hay muchas paradas cerradas. Se va muriendo. Dicen que lo modernizarán, pero creo que ya no estamos a tiempo», lamenta Teresa, que señala que desde el traslado del Hospital Sant Joan «se ha ido perdiendo».

Puesta al día

Para este 70 aniversario no se ha hecho, de momento, una gran celebración. Coincidiendo con la efeméride se ha habilitado una zona de recetas culinarias, para que paradistas y clientes puedan poner en común y compartir sus secretos de la cocina, «y ahora estamos acabando de zanjar ciertas cuestiones con los técnicos de Reus Mobilitat i Servei que, en breve, se darán a conocer», explica el presidente de los paradistas, Ildefons Vidal. De hecho, coincidiendo con los 70 años de este equipamiento, se está trabajando con distintas mejoras que permitirán la puesta al día del Mercat Central. Es el caso de la venta online de los productos, que se prevé que se ponga en marcha en 2020, o la posibilidad que los paradistas puedan cocinar in situ su producto, con el objetivo de ofrecer un nuevo servicio a la clientela. De hecho, este último punto es lo que echa en falta Teresa Gavaldà. «Creo que el Mercat ha quedado un poco anticuado porque, hasta el momento, no podemos preparar tapas con nuestros productos. Esto es lo que faltaría», considera. 

Con estos nuevos proyectos, lo que se busca es dar un empujón a la actividad del Mercat, «que en los últimos años ha menguado», admite Ildefons, que añade: «El aumento de supermercados nos ha perjudicado». No obstante, el presidente de los paradistas remarca que hay que potenciar los puntos fuertes: «Un producto que es fresco, de elaboración propia, con los mínimos conservantes y aditivos posibles y con la máxima proximidad, además de un trato personal con el cliente. Es un punto de referencia en la ciudad».

Andrés Martos, el paradista que se ha instalado más recientemente en el Mercat Central de Reus, también ve necesaria una modernización de las instalaciones. «Me gustaría que volviese a remontar y que el Mercat llegase a los 100 años en plena forma», dice desde su charcutería. Hace año y medio que está en Reus, aunque su parada empezó a funcionar hace 40 años. Andrés estuvo trabajando durante 23 años en Tarragona, «en una tienda con mucho personal. Pero quería algo más pequeño y tuve la suerte de volver donde empecé 40 años atrás. Me hace mucha ilusión». Para él, el Mercat Central de Reus es algo sentimental, «y es que me crié en el barrio. Ésta ha sido mi cuna y creo que, cambiando un par de cosas, el mercado tiene mucha vida por delante».

Desde principios de siglo XX

El Mercat Central de Reus cuenta con 4.000 metros cuadrados, 40 negocios y unos 120 trabajadores. Todo ello es herencia de una infraestructura cuya historia se remonta a principios del siglo XX, cuando el Ayuntamiento empezó a valorar la opción de construir una nueva plaza del mercado. En 1931, el consistorio adquirió el teatro Circ, propiedad de la sociedad El Círculo para derrumbarlo cuatro años más tarde. El proyecto fue presentado en agosto de 1934 por parte del arquitecto Antoni Sardà, aunque no fue hasta 1944 que se encargó la construcción del equipamiento. Y es que el estallido de la Guerra Civil paralizó todos los planes.

Los payeses vendiendo en el exterior del Mercat Central. FOTO: Niepce

Empezaron las obras de la mano de la empresa Pallàs i Gamandé SA y, en 1948, la estructura ya estaba terminada. Fue en ese año que el equipamiento acogió, en octubre, la Fira de Mostres y, posteriormente, los trabajos continuaron durante un año más. Finalmente, el Mercat Central se inauguró el día de Sant Pere de 1949.

Desde entonces, el equipamiento ha ido cambiando. Uno de los puntos de inflexión fue en 1987, cuando los mayoristas del Mercat del Camp se trasladaron a sus nuevas instalaciones, lo que hizo plantearse una modernización del interior del Mercat Central. Habían pasado casi 40 años desde su inauguración y, hasta el momento, nunca se había modificado la estructura del edificio. Las obras permitieron ampliar los puntos de venta y ensanchar los pasadizos. Además, se reformó integralmente el edificio, se arreglaron los alrededores y se construyó el aparcamiento subterráneo, pero, eso sí, sin tocar la estructura monumental del edificio. El ‘nuevo’ Mercat Central se inauguró en 1991. «Es un orgullo llegar a los 70 años», dice el presidente de los paradistas, aunque ahora toca trabajar para que la vida del Mercat Central de Reus siga durante muchos años más. «El mercado es una gran familia», añade.

Temas

Comentarios

Lea También