Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mercat Central y del Carrilet de Reus exigen un plan estratégico para subsistir

Los paradistas están intranquilos por la «pasividad» de la empresa municipal gestora de los mercados de la ciudad

Núria Roca

Whatsapp
El Carrilet ha decorado sus instalaciones para promover las compras de Navidad.  FOTO: alba mariné

El Carrilet ha decorado sus instalaciones para promover las compras de Navidad. FOTO: alba mariné

El 2019 será un año decisivo para la subsistencia de los mercados de Reus. Los paradistas del Mercat Central y del Mercat del Carrilet  están a la expectativa de las decisiones que se tomen desde la empresa Reus Mobilitat i Serveis SA (la empresa municipal que gestiona y administra los mercados de la ciudad) en referencia a las reformas integrales que necesitan ambos recintos, unas decisiones en las que quieren participar de forma activa para asegurar la continuidad de sus negocios.

Según Ildefons Vidal, presidente de la asociación de paradistas del Mercat Central, Reus Mobilitat i Serveis SA no dispone de una estrategia clara para mejorar el funcionamiento de los mercados municipales y pone de relieve que falta un plan estratégico que fomente las compras en las paradas. Vidal también señala que existe la necesidad de crear todas las líneas de actuación que hagan falta para mantener el funcionamiento de los mercados a medio plazo.

Estudio de mejora

Reus Mobilitat i Serveis SA encargó un estudio para dinamizar los mercados municipales a la empresa Mercats de Barcelona, que ha llevado a cabo acciones de éxito en la capital catalana. Tal como recogió el Diari el pasado mes de agosto, el estudio plantea una reforma  no solo estética sino también, de concepción de los mercados y la forma de entender la compra y la venta.

El documento plantea la ampliación del horario de apertura de los negocios para atraer nuevos clientes (aunque los paradistas ya han mostrado sus objeciones), fomentar las compas a través de Internet (que no funciona del todo), introducir propuestas de restauración potentes que llamen la atención de los reusenses y ampliar las paradas para que tengan espacio para poder elaborar y ofrecer degustaciones. Para Vidal, el proyecto no es malo, pero insiste que hay que acordar las acciones con los propietarios de los negocios. Además, considera que ya ha pasado el tiempo de fijarse en las acciones que se han impulsado en los mercados de Barcelona porque ya hace años que se vienen planteando y lo que hace falta es pensar en nuevas acciones que tengan en cuenta el futuro desde una nueva perspectiva y dándole un nuevo enfoque:. Así, Vidal considera que, en referencia al proyecto de reformulación del concepto de mercado es necesario «adaptarlo a la ciudad y no caer en los mismos errores» de estudios anteriores.

Por ahora, el proyecto está parado y los paradistas esperan que pasen las vacaciones de Navidad para plantear los siguientes pasos a seguir y desencallar una situación que se les hace insostenible debido a la inseguridad que genera en sus negocios. Para Isabel Basora, del Mercat del Carrilet tendría que ponerse en marcha toda la maquinaria para poder «consensuar» un acuerdo. Basora tiene muy claro que los paradistas del segundo mercado municipal de la ciudad, «queremos trabajar, aunque no a cualquier precio».

Traslado del centro MQ Reus

La gran esperanza para el Mercat Central podría ser el traslado del centro MQ Reus a las instalaciones del antiguo hospital, que tienen que rehabilitarse. Esto supondría, según ha dado a conocer el Ayuntamiento en varias ocasiones, una revitalización del mercado, ya que aumentaría la circulación de personas al centro de la ciudad, teniendo en cuenta que  el Centro MQ tiene una plantilla de unas 130 personas y 220 profesionales consultores, además de los pacientes que se desplazarían a las nuevas instalaciones. No obstante, el proyecto está en el aire después que, hace un par de semanas, se diera a conocer la falta de un plan de viabilidad presupuestaria para el centro, tal como publicó el Diari.

Grandes superficies

La situación actual del mercado no es tan precaria ni tan crítica como en los  peores años de la crisis económica, pero li cierto es que, ahora, hay que lidiar con las jubilaciones de algunos de los paradistas, que no encuentran relieve generacional y se les hace difícil poder traspasar el negocio. Además, una de las mayores problemáticas es el daño que hacen, a los mercados municipales, las grandes superficies que han proliferado en la periferia de la ciudad. Para Vidal, el Ayuntamiento ha sido demasiado permisivo con las autorizaciones y, ahora, lo sufren los paradistas del Mercat Central y del Carrilet, que ven como sus negocios se vacían mientras que los supermercados se llenan de gente.

Para el Mercat del Carrilet, se hace esencial que se adecue el entorno para hacer funcionar todo el engranaje comercial y es lo que vienen reclamando desde hace tiempo al consistorio reusense. Mientras, los paradistas estudian sus propias fórmulas para captar nuevos clientes y las tiendas más tradicionales ya se están reinventando para ofrecer productos más atractivos.

Además, desde Reus Mobilitat i Serveis SA con la colaboración de los paradistas, también se impulsan acciones de dinamización enfocadas a atraer al público. Esta Navidad, los paradistas de ambos mercados participan en la campaña comercial de ciudad: ‘Reus és Nadal’.

Temas

Comentarios

Lea También