Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«El PAM demuestra que el gobierno de Reus está cohesionado»

Entrevista | Llauradó defiende que el documento sí que concreta muchos proyectos de mandato. Asegura que la figura de la vicealcaldesa está consolidada y que el gobierno trabaja unido

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Noemí Llauradó, frente al Ayuntamiento de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Noemí Llauradó, frente al Ayuntamiento de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El gobierno municipal ha aprobado esta semana uno de los documentos estratégicos de este mandato, el Pla d’Acció Municipal (PAM). Desde su despacho en la segunda planta del ayuntamiento, la vicealcaldesa, Noemí Llauradó, defiende el trabajo realizado y asegura que se trata de un plan tanto de JxCat, ERC y Ara Reus.

¿Satisfecha con el resultado y la aceptación que ha tenido el PAM?

Sí. Nosotros tenemos muy claro que el PAM es una herramienta de todo el gobierno porque marca la acción municipal de este mandato. Por eso decidimos presentarlo al pleno y no aprobarlo en junta de gobierno. Considerábamos que era bueno que se produjera un debate sobre lo que queremos hacer durante los próximos cuatro años para que llegara a la ciudadanía y para que la oposición pudiera expresarse.

La realidad es que en el pleno del viernes recibió muchas críticas de la oposición...

Pensábamos que la oposición, a pesar de que no pudiera estar totalmente de acuerdo con el contenido PAM, porque es la acción de nuestro gobierno, sí que lo valoraría como una herramienta de planificación, estrategia y transparencia. Me ha parecido una excusa el voto en contra de todos los partidos cuando, en realidad, lo que querían era rechazar de inicio el plan del gobierno. Han hecho de oposición tradicional, el no por el no.

Pero sí que es cierto que el PAM no concreta los proyectos ni cómo van a ejecutarse...

¿Qué hay más concreto que decir que crearemos dos centros cívicos o que pondremos en marcha el Consell Municipal de la Cultura o que crearemos un plan de divulgación de la marca Reus? Más detalle o más concreción no lo veo posible más allá de las cuestiones que no dependan exclusivamente de nosotros pero que queremos promover. Por ejemplo, la construcción de un Centre d’Atenció Primària (CAP) en el barrio del Carme.

«¿Qué hay más concreto que decir que crearemos dos centros cívicos o que pondremos en marcha el Consell Municipal de Cultura?»

¿Y sobre el hecho de no fijar prioridades?

La prioridad es lo que ofrecemos a la ciudadanía, que elija lo que quiere hacer antes o en que destinamos más recursos o esfuerzos entre las más de 500 actuaciones contempladas. Por eso no el PAM no prioriza sino que clasificado por ejes, porque todos las acciones son importantes.

¿Cómo valora estos primeros meses de legislatura y de puesta en marcha de la vicealcaldía?

La valoración es muy positiva porque en este medio año de gobierno ya hemos aprobado los presupuestos de 2019, los 2020, unas ordenanzas y un PAM. Sin olvidar todas las acciones que se hacen desde las distintas concejalías. Pienso que nuestra carta de servicio es buena. Y esto demuestra que somos un gobierno cohesionado que va unido en la misma dirección.

«Las últimas noticias que tengo es que se está trabajando para que el 31 de diciembre esté listo el convenio para traspasar el Sant Joan al CatSalut»

¿La vicealcaldesa hace de alcaldesa de la ciudad en la sombra?

No. Tenemos una gran relación. Como vicealcaldesa mi tarea es reforzar el gobierno y la visión republicana por parte de uno de los socios de gobierno. También es dar estabilidad y mostrar corresponsabilidad con el gobierno de la ciudad. No hago las funciones del alcalde.

¿Hasta qué punto desde ERC se quiere impone su perfil político frente a los otros dos socios de gobierno? Existen discrepancias?

Ni hay discrepancias ni tenemos presente lo de imponer un perfil propio. Lo que está claro es que actuamos como un gobierno cohesionado y el PAM así lo demuestra. Es evidente que cada concejalía imprime su sello propio, pero esto está consensuado como gobierno y así se verá durante todo el mandato.

Una de las cuestiones que más interrogantes plantea es la venta del Hospital de Reus. ¿Estará listo el traspaso a finales de año tal y como se viene anunciando desde hace meses?

Las ultimas noticias que tengo es que se está trabajando para que el próximo 31 de diciembre esté listo el convenio que deberán firmar la Generalitat y el pleno del ayuntamiento para el traspaso de activos del Hospital Sant Joan y de todas las vinculaciones que tiene con otras empresas como, por ejemplo, Sagessa Salut. Así me lo ha corroborado esta semana el director del CatSalut.

El modelo inicial pasaba por un consorcio entre el CatSalut y el Ayuntamiento. Finalmente, se produce una venta de la cual el consistorio sólo mantiene la propiedad del edificio. ¿Es una buena noticia la fórmula del traspaso de la gestión?

Es una muy buena noticia porque prioriza la atención sanitaria de la ciudadanía. También da seguridad a los profesionales que trabajan en el Hospital Sant Joan. Además, la idea que tiene el CatSalut, y que nosotros compartimos, es que se exista mucha coordinación entre los hospitales Sant Joan y Joan XXIII. Dos regiones sanitarias que, unidas a las Terres de l’Ebre, suponen una masa critica de 800.000 habitantes. Y eso tiene mucho impacto en el Catsalut para que determine cuales son las necesidades y apueste por ampliar la actividad y que la gente no tenga que desplazarse fuera de la demarcación.

Esta semana, en una conferencia en El Círcol se comprometía a desatascar la antigua demanda del traslado de la Facultad de Medicina. ¿Llegará a ser una realidad algún día?

El traslado de Medicina al Campus Bellissens es un reto que tenemos que lograr a medio plazo. También es un objetivo de la Universitat Rovira i Virgili (URV) con la que ya hemos estado trabajando algún anteproyecto. Sí que es cierto que requiere de un plan de inversiones que la URV ahora tiene infradotado y que depende de la Generalitat, que tiene muy claro que se necesita un campus especializado en salud.

«Con el IBI aplicamos un recargo del 50% sobre los bienes que no están ocupados y que podamos probar que no hay gasto de suministros»

Cambiando de tema. La ciudadanía está muy molesta con la subida de los impuestos...

Teníamos muy claro que queríamos mantener unos servicios públicos de calidad y si puede ser mejorarlos. Dicho esto, acumulábamos más de un mandato sin ni si quiera actualizar el IPC y con algunas tasas que incluso se habían visto rebajadas cuando las necesidades de la ciudadanía comportan unas inversiones que van en aumento. Y esto se tenía que ver compensado de alguna forma u otra, más allá de casos como los de la subida de Sirusa.

Pero coincidirá en que el IBI, a diferencia de otros casos, es un impuesto básicamente recaudatorio...

Es una forma de financiamiento de los servicios públicos. Pero nosotros con el IBI, por ejemplo, aplicamos un recargo del 50% sobre los bienes que no están ocupados y que podamos probar que realmente no hay gasto de suministros básicos. Es una fórmula para incentivar que los pisos estén en alquiler y empezar a trabajar en el déficit de vivienda.

¿No se podía haber aplicado de una forma más gradual para evitar un aumento tan brusco de la presión fiscal?

A pesar de que algún porcentaje parezca muy elevado, si se analizan los valores que pueden representar para un reusense al final de mes, supone una cuantía asumible para las rentas normales. Y lo digo porque también tenemos un sistema de bonificaciones y deducciones que continúa vigente. A lo largo de este mandato, el gobierno trabajaremos en la tarificación sociales y la progresividad fiscal.

¿La coincidencia de color político con Tarragona facilitará alcanzar acuerdos en materia de territorio?

Existe una gran relación. Además, una de las funcio’nes de la vicealcaldía son las relaciones institucionales con otras instituciones. Reus, Tarragona, y también municipios que conformamos esta área metropolitana como Cambrils Salou, o Vila-seca tenemos que ir unidos para lograr avances en infraestructuras.

Temas

Comentarios

Lea También