Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Palace sobrevive como uno de los últimos cines urbanos

El carácter familiar del negocio, unos precios competitivos y una buena gestión, claves para que siempre haya superado la presencia de competidores

Joan Morales

Whatsapp
Fachada del Reus Palace, en la calle Batan, ayer por la tarde. Foto: A. Mariné

Fachada del Reus Palace, en la calle Batan, ayer por la tarde. Foto: A. Mariné

Ni la apertura de los cines de Les Gavarres de Tarragona, ni el aterrizaje en Reus de los cines Lauren, ni la crisis económica, ni el ‘boom’ de los videoclubs... Nada ha podido durante estos últimos 38 años con el cine Reus Palace, un equipamiento de carácter urbano que se ha quedado como uno de los últimos cines que sobreviven en el centro de una ciudad, un modelo de negocio diametralmente opuesto al de los multicines que hace años aparecieron en las afueras de las ciudades o en centros comerciales.

Para Alejo Zúñiga -quien regenta el negocio junto a su hermano y su cuñada- una de las claves de que el Reus Palace siga al pie del cañón habría que buscarla en «el carácter eminentemente familiar del negocio. El cine lo hemos llevado siempre entre la familia y nunca hemos querido asociarnos con nadie ni que entrasen inversores externos», comenta Alejo, tercera generación de una familia que siempre se ha dedicado al negocio de los cines desde que su abuelo se hizo con la gestión del cine de Vilanova i la Geltrú en 1935.

El Palace ha pasado por diferentes momentos desde que se inauguró el 2 de febrero de 1978 y en la actualidad, a pesar de que no podría considerarse como uno de los mejores, atraviesa una etapa más que aceptable teniendo en cuenta las circunstancias.

Alejo Zúñiga recuerda que «los inicios fueron espectaculares. Empezamos con dos salas y la número 1, con 2.500 butacas, la llenábamos». El primer bajón los empezaron a notar con el ‘boom’ de los videoclubs y el alquiler de películas, aunque la llegada a la ciudad de los cines Lauren también les afectó. «Era lógico, porque nos tuvimos que repartir el pastel de la ciudad entre los dos», recuerda Alejo. No obstante, los peores momentos del Reus Palace llegaron con la apertura de los cines de Les Gavarres, en Tarragona. «Entonces sí que nos plantemos cerrar», comenta el dueño del Palace, quien también añade que «un poco antes de que el Lauren cerrase, hace un año, también pensamos en cerrar, pero al final fueron ellos los que lo hicieron y nosotros nos la jugamos y decidimos apostar por continuar».

Últimas inversiones

Fue en este punto cuando los propietarios del Reus Palace decidieron invertir en modernizar el cine. «Hemos digitalizado 5 de las 7 salas, hemos cambiado el aire acondicionado y mejorado la seguridad. Ahora sólo nos queda pendiente redecorar las instalaciones», explica Alejo, quien considera importante que «las inversiones que siempre hemos hecho durante estos años han sido con dinero nuestro, procurando no tener que endeudarnos con los bancos».

Y llegados a este punto, el Palace sobrevive con unos precios muy competitivos, reinventándose cada dos por tres con promociones como el 2x1 de la última sesión de los domingos y ofreciendo unos servicios complementarios, como por ejemplo el de venta de palomitas o de refrescos, mucho más bajos que los de los grandes cines. «Aguantaremos mientras podamos», añade Zúñiga, quien reconoce que «en estos años hemos tenido ofertas para vender el local pero como el negocio no nos iba mal hemos seguido adelante».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También