Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Pere Mata restaura por primera vez la Torre de l'Aigua, datada de 1900

Los trabajos se centran en rehabilitar las piezas dañadas del edificio, que fue construido por Lluís Domènech i Montaner
Whatsapp
Alrededor de la Torre de l´Aigua se ha instalado un andamio de grandes dimensiones para poder rehabilitar la construcción. Foto: Alfredo González

Alrededor de la Torre de l´Aigua se ha instalado un andamio de grandes dimensiones para poder rehabilitar la construcción. Foto: Alfredo González

El Institut Pere Mata ha empezado este verano las obras de restauración de la Torre de l’Aigua del Pavelló de Serveis Generals de la institución. Es la primera vez que se rehabilita el edificio, obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, cuya construcción empezó en 1898 y concluyó dos años después, con la inauguración oficial del entonces Manicomio de Reus, el 1 de marzo de 1900.

«En todos los años de historia de la Torre de l’Aigua nunca se había restaurado, si bien sí se han realizado intervenciones puntuales cuando se ha detectado alguna pieza en mal estado», explica el jefe de mantenimiento del Institut Pere Mata, Roger Anguera, y añade que «aunque el estado de la torre no representaba ningún peligro decidimos iniciar su rehabilitación para frenar el deterioro de aquellos elementos dañados por el paso del tiempo». El presupuesto inicial de las obras de rehabilitación asciende a 70.000 euros.

Los trabajos empezaron la última semana de julio y se prevé que concluyan a finales del próximo mes de octubre. Para poder desarrollar las obras se ha instalado un andamio de grandes dimensiones que rodea toda la torre. «Los operarios se encargan de observar, desde las alturas, los desperfectos que existen para después repararlos», afirma Roger Anguera y destaca que «el trabajo es lento y laborioso porque los desperfectos se detectan a medida que los operarios ascienden en la torre».

«Con cuidado se desmontan las piezas originales para restaurarlas. Lo que queremos es conservar las características propias de la torre sustituyendo el menor número de piezas posible», asegura el jefe de mantenimiento del Institut Pere Mata. En el caso de que se tengan que cambiar por completo, se encarga a un artesano de la ciudad su fabricación. «Con la pieza original se elabora un molde para fabricar una nueva pieza», explica. En cualquier caso, según detalla Roger Anguera, la «rehabilitación se desarrolla respetando la fabricación original de todos los elementos arquitectónicos dañados».

 

Más obras

Los trabajos de restauración de la Torre de l’Aigua del Pavelló de Serveis Generals de l’Institut Pere Mata coinciden con las obras que se están llevando a cabo en el exterior de la institución. Concretamente se está reconstruyendo el muro que rodea el Pavelló dels Distingits con un triple objetivo. «Mejorar el estado del muro, seguir la estética de la pared que sigue a esta parte y mejorar la visibilidad del conjunto arquitectónico del Pavelló dels Distingits así como el paso de personas», explica el jefe de mantenimiento del Institut Pere Mata. Los trabajos, valorados en unos 30.000 euros, empezaron a finales de la semana pasada y concluirán la próxima semana.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También