Más de Reus

Reus Salud

El Pla de Drogues busca retrasar el inicio del consumo en Reus

El documento detecta la «incorporación de chicas más jóvenes a conductas de riesgo tradicionalmente masculinas» vinculadas al alcohol y prevé respuestas al auge del cannabis

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
Una imagen de archivo de una batida de recogida de jeringuillas y material en un solar. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Una imagen de archivo de una batida de recogida de jeringuillas y material en un solar. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El nuevo Pla Municipal sobre Drogues 2021-2025 se fija entre las principales metas «retrasar la edad de inicio en el consumo de drogas» y «desestigmatizar al consumidor que ya lo es». El documento, aprobado en el pleno del pasado viernes, despliega en sus 60 páginas un total de «14 objetivos generales que se irán concretando a través de espacios de coordinación con la participación de agentes diversos», tal como detalla el concejal de Salut, Òscar Subirats. Parte de la base de un diagnóstico del fenómeno de la droga en Reus que arroja luz sobre los grados de prevalencia del consumo y las demandas de tratamiento. En este sentido, la ciudad «mantiene unos niveles ligeramente a la baja en comparación con el resto de Catalunya».

Así, en el caso del alcohol, el Pla recoge la conveniencia de «plantear intervenciones con perspectiva de género debido a la progresiva incorporación de las chicas más jóvenes a los consumos de riesgo tradicionalmente masculinos». Una conclusión similar se extrae del análisis del uso de somníferos. Sobre el cannabis, el Pla de Drogues 2021-2025 establece que «es necesario aumentar las respuestas de carácter socioeducativo ante las sanciones a mayores de 18 años» y marca que «ante el progresivo incremento de grandes plantaciones y decomisos en el Camp, hay que fijar estrategias de trabajo con agentes sociales que pueden ser fuerzas del orden, clubs de cannabis o servicios de información juvenil o especializados». El documento aborda igualmente realidades relacionadas con la heroína, la cocaína, fármacos, tranquilizantes, estimulantes sin receta, pipas de agua, setas alucinógenas y tabaco.

El diagnóstico del fenómeno del consumo de drogas en Reus muestra que el alcohol es la substancia que genera más solicitudes de tratamiento y constata que suben las urgencias hospitalarias asociadas a la cocaína. Con la heroína «no hay cambios en la demanda» mientras que el municipio sí que «supera ligeramente la media de Catalunya con relación al uso de estimulantes sin receta y pipas de agua, así como setas alucinógenas y cigarrillos electrónicos». El cannabis y la cocaína son las drogas más decomisadas. En cuanto a las sanciones por faltas o delitos ligados a las drogas, se da «una sobrerepresentación de menores de 25 años, que acumulan el 50%».

Los 14 objetivos del Pla se distribuyen en tres ejes: «el de la prevención, el asistencial y de inclusión social y, finalmente, el de la reducción de daños y riesgos», precisa Subirats. Entre las iniciativas que ya se han perfilado están realizar actividades preventivas en los centros escolares, ofrecer un espacio de atención y asesoramiento para familias, implicar al tejido social en la promoción de hábitos saludables o impulsar la reinserción laboral y social de personas con algún tipo de adicción.

Temas

Comentarios

Lea También