Más de Reus

El Reus del PSC tras unas generales

Crónica. Andreu Martín Celebró los buenos resultados del domingo y dibujó las líneas maestras de su programa sin concretar proyectos

Francesc Gras

Whatsapp
El alcaldable del PSC, Andreu Martín, ayer durante su intervención en la Cambra de Comerç. FOTO: a.  mariné

El alcaldable del PSC, Andreu Martín, ayer durante su intervención en la Cambra de Comerç. FOTO: a. mariné

Con los buenos resultados obtenidos el domingo en Reus todavía sin digerir, los socialistas se enfrentaban ayer a una jornada de resaca frenética. Mientras que todo un exalcalde del PSC como Josep Abelló regresaba a la primera línea política interviniendo en un debate electoral en el Centre de Lectura, a escasos metros, el líder del partido, Andreu Martín, retomaba el ciclo de conferencias de la Cambra de Comerç. Y lo hacía sin esconder que los más de 12.000 votos logrados en las generales en Reus «son un buen punto de partida para las municipales del 26-M». 

Pero a pesar de su evidente satisfacción rehuyó de triunfalismos y volvió a mostrar su predilección a pactar con otro partido de la izquierdas (ERC) antes que con el alcalde Carles Pellicer. De hecho, y ya en el turno de preguntas, aseguró que Pellicer no está preparado para «el cambio de paradigma que requiere la ciudad». Superadas estas consideraciones no entró en más detalles sobre posibles o futuros pactos y sólo concluyó que «salimos a ganar las elecciones». Tampoco fueron más los asistentes, impregnados seguramente del ambiente de cansancio electoral que ayer se respiraba en toda la ciudad.

El postanálisi de las generales dejó paso al proyecto que Martín y los socialistas tienen para Reus tras definirse como «el gran partido de izquierdas no independentista de la ciudad». Cómo ya hiciera su antecesora de ERC, Noemí Llauradó, su intervención se centró más en las grandes áreas que pretende tratar y evitó concreciones. «Mi objetivo no es prometer dos pasarelas o hacer mejor la reforma de la plaza Prim sino detectar las necesidades de la gente», afirmó en clara referencia a las promesas urbanísticas anunciadas estos días por Ara Reus y Junts per Reus. 

En contraposición a todo ello, dibujó una ciudad compuesta por cuatro grandes ejes (una ciudad mejor donde vivir, para disfrutar más, para avanzar más y trabajar mejor) que cubrían desde la educación, la sanidad o la cultura. Además, a todos ellos les bautizó con un eslogan, de los cuales el que más llamó la atención fue el de: «Si separáis magia, yo no soy vuestro candidato». Y el encargado de unir todas estas aristas sería un Plan Estratégico a 10 años vista y que se encargó de asegurar su definición si forman parte del gobierno.   

La intermodal y el CF Reus

El debate sobre la territorialidad y la situación del CF Reus también salió a relucir. En el primero de los casos, Martín dejó clara sus preferencias a la hora de apostar por la construcción de la estación Intermodal en el sur del Aeropuerto de Reus, mientras que en relación al club roig-i-negre criticó la pasividad mostrada por parte del equipo de gobierno. Sobre todo en lo referente a la mala imagen ofrecida por la ciudad. «Reus necesita disponer de un estadio homologado para poder jugar en Segunda División y, si se diera el caso, aspirar a la Primera División», aseguraba. Sin duda, todo un cambio de rumbo en el discurso al que estaba acostumbrado el PSC.

Temas

Comentarios

Lea También