Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El almacén de los objetos perdidos de la Guàrdia Urbana de Reus

En 2017 recuperó 1.200, de los cuales 750 regresaron a sus dueños. Móviles, gafas, carteras o llaves, los objetos que más pierde la gente 

Francesc Gras

Whatsapp
El sargento Terreu en el interior del almacén donde se archivan los objetos perdidos. FOTO: Alfredo González

El sargento Terreu en el interior del almacén donde se archivan los objetos perdidos. FOTO: Alfredo González

Móviles, gafas y documentación. Estos son los objetos que más pierde la gente en la calle y que llegan a manos de la Guàrdia Urbana de Reus. Todos ellos se guardan ordenados y clasificados en un pequeño almacén que hay en la comisaría a la espera que sean reclamados por sus propietarios. El sargento de la Guàrdia Urbana, Just Terreu, explica que los objetos se guardan un máximo de dos años a pesar de que la actual legislación catalana estipula un tiempo de seis meses. 

«Ampliamos el plazo porque pueden existir todo tipo de casuísticas», señala Terreu, quien añade que pasado medio año los objetos  son destruidos en la planta de incineración de Sirusa. No obstante, cabe señalar que los agentes pueden entregar los objetos al ciudadano que haya hecho el hallazgo si el dueño no lo reclama durante los primeros seis meses.

La caja donde se acumulan decenas de llaves. FOTO: Alfredo González

El año pasado, la Guàrdia Urbana recuperó 1.200 objetos perdidos, de los cuales 750 regresaron a manos de sus propietarios. Estos datos significan que en un 63% de los casos se consiguen devolver las pertenencias a sus propietarios. Un índice «satisfactorio» fruto de una pequeña investigación que sigue un protocolo sencillo pero eficiente. 

«Lo primero es intentar localizar el dueño a través de un número de teléfono, una dirección o Internet», argumenta Terreu. Después se registra el objeto en la base de datos y se archiva de forma precintada por si aparece el dueño. «En caso de tratarse del DNI se manda directamente a casa. Si se trata de una persona mayor, enviamos a una patrulla para que le entreguen el objeto», señala, sin dejar de mencionar que el objetivo es dar el mejor servicio posible a la ciudadanía. 

Una dentadura y 550 euros

El sargento responsable del punto de objetos perdidos señala que los otros objetos que más se recogen son las llaves (que se amontonan en el interior de una caja de metal) y las carteras. Éstas, señala, siempre llegan vacías.

No obstante, «hace unos meses una persona trajo una con 550€ en su interior. Era propiedad de una mujer que al recuperar el dinero se puso a llorar porque era todo lo que tenía para pasar las fiestas de Navidad». En cuanto a los objetos más extraños que han llegado a la comisaría de la avenida Marià Fortuny, Just Terreu señala que en una ocasión trajeron una dentadura. 

Muestra de joyas

Cabe recordar que la Guàrdia Urbana de Reus expone actualmente la relación de 154 joyas custodiadas en la oficina de objetos perdidos del cuerpo policial.

La lista incluye relojes, collares, anillos y pulseras entre otros elementos extraviados por la ciudadanía en los últimos años, y que hasta ahora no han sido reclamados por sus propietarios. El plazo se inició el pasado 13 de abril y, desde entonces, ya han pasado por la comisaría unas 50 personas. 

La relación de objetos expuestos llevan un mínimo de 2 años perdidos. Aunque se fija un plazo de seis meses para considerar definitivamente abandonados los objetos perdidos, los agentes siempre amplía el plazo a un par de años antes de iniciar el proceso de destrucción de los bienes.

Temas

Comentarios

Lea También