Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Comercio

El alquiler de locales baja precios en Reus

La dificultad para encontrar inquilinos para los establecimientos obliga a los dueños a ajustarse al mercado. Algunos espacios de unos 50 metros cuadrados del centro de la ciudad han pasado de costar 3.000 euros a 2.000 al mes
Whatsapp
Imagen de tres locales de la plaza del Mercadal en alquiler. Foto: Alfredo González

Imagen de tres locales de la plaza del Mercadal en alquiler. Foto: Alfredo González

La enorme rotación comercial que vive el centro de Reus desde hace tiempo, acompañada de numerosos locales cerrados con el cartel de ‘En alquiler’, son claros indicadores de que el comercio local no pasa por sus mejores momentos.  El tiempo de las vacas gordas, en el que los negocios podían permitirse el lujo de pagar alquileres astronómicos, queda ya muy lejos. La prueba es que muchos negocios se lanzan a la aventura de abrir y al poco tiempo se ven obligados a bajar la persiana porque son incapaces de cubrir el precio del alquiler. Un ejemplo reciente lo tenemos en la tienda de ropa In·usual, que abrió en noviembre de 2016 en el edificio que durante tantos años ocupó Zara en el Raval de Jesús. Un año después, el negocio cerró y el local ha quedado vacío.

Esta dinámica de mercado está obligando a muchos propietarios de locales a bajar el precio de los alquileres. Según ha podido saber el Diari, de diversas fuentes del sector comercial consultadas, espacios de unos 50 metros cuadrados, en pleno centro de Reus, que hace un par de años costaban unos 3.000 euros al mes (6o euros por metro cuadrado), ahora estarían por los 2.000 o 2.500 euros (entre 50 y 55 euros al mes). Desde la Unió de Botiguers ven normal esta tendencia a la baja de los precios de los alquileres. Su presidente, Àlfred Pitarch, asegura que «los propietarios han entendido que había precios que estaban fuera de mercado y que había que ir ajustándolos. La gran rotación que hay de comercios así lo demuestra, porque cuesta mucho mantener el negocio con lo que cuesta el alquiler».

Hace ya tiempo que el centro de la ciudad ofrece una estampa, inusual en épocas pasadas, con locales cerrados y en alquiler. Uno de los ejemplos lo encontramos en el Raval de Jesús, donde el área de influencia del antiguo Zara quedó especialmente tocada tras su marcha. Incluso el propio local del viejo cine Monterossa, propiedad de Inditex, sigue cerrado después de que In·usual bajase la persiana. 

Fuentes consultadas por esta redacción han cifrado el precio del alquiler de este inmueble en unos 18.000 euros al mes, una cifra prohibitiva que complica la llegada de cualquier otro negocio. En el tramo del Raval de Jesús hay actualmente ocho tiendas cerradas que se alquilan. Pero esta dinámica se ha extendido últimamente también hasta otros puntos comerciales de la ciudad, hasta ahora intocables, como la plaza del Mercadal, donde por ejemplo hay tres tiendas cerradas consecutivas en los bajos más cercanos a la calle Monterols. 

‘No estamos tan mal’

A pesar de este panorama, poco alentador, desde la Unió de Botiguers prefieren ser optimistas y pensar que la cosa podría ser todavía peor. «Si hablas con comerciantes de otras ciudades te das cuentas de que hay quien lo está pasando peor que nosotros, que dentro de lo que cabe nos vamos manteniendo», asegura Àlfred Pitarch.
El máximo responsable de la Unió de Botiguers de Reus tiene claro que hay locales que parten con una cierta ventaja a la hora de ser alquilados. «Son aquellos que disponen de la licencia de actividades actualidad y que están preparados para acoger un restaurante o un bar porque cuentan con salida de humos. La restauración está en auge en nuestra ciudad y eso se nota a la hora de buscar locales para alquilar».

Temas

Comentarios

Lea También