Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El asfaltado de las aceras de la calle del Treball satisface a los vecinos

Los residentes, que no pagarán contribuciones especiales, llevaban años reclamando las mejoras. Las principales quejas son la suciedad y las dificultades para poder pasear
Whatsapp
Los operarios empezaron ayer los trabajos en la calle del Treball. Foto: Alba Mariné

Los operarios empezaron ayer los trabajos en la calle del Treball. Foto: Alba Mariné

Los vecinos de la calle del Treball llevan años conviviendo con las molestias que provoca una calle sin terminar de asfaltar. Una situación que ayer empezó a revertirse con el inicio de las obras de pavimentación de las aceras. Una noticia que satisface, y mucho, a los residente, a pesar de que aseguran que llega con tiempo de retraso.

Una de estas personas es Carmen Carmona, que lleva viviendo en la calle del Treball hace más de 10 años. Según explicaba ayer, las molestias se incrementaban de forma exponencial cuando llovía. «Las aceras quedan completamente encharcadas y tienes que pasar con los niños por en medio de la calle», apuntaba Carmen. Su caso, además, todavía es más ilustrativo de la situación actual en cuando está convaleciente de la pierna derecha por una caída en la misma calle. «Tropecé con una piedra que estaba en la acera justo de debajo de casa y me rompí la pierna», sentenciaba mientras mostraba el vendaje.

La calle del Treball se encuentra detrás del tanatorio municipal y conecta la avenida Bellissens con la calle Sol i Ortega. Precisamente, la mejora urbanística de toda esta parte de la ciudad, unida a un aumento de población, hacían todavía más evidente el agravio de que las aceras fueran de tierra. Además, los propios vecinos destacan que la calle es mucho más transitada que hace cinco años.

Joan Marc Miró es otro de los residentes que se alegra del inicio de las obras. «Siempre tenemos problemas de algún tipo. Parecía que no estábamos en el siglo XXI», añadía. Él es uno de los artífices de la campaña que hace un par de años iniciaron en las redes sociales, básicamente en Twitter, reclamando los mismo derechos que el resto de la ciudadanía de poder disfrutar de una calle en condiciones. Unas continuas y meditadas reivindicaciones en la red de microblogging que tacha de «fundamentales» para que finalmente el consistorio haya iniciado los trabajos.

Las obras empezaron ayer y está previsto que se alarguen durante unos dos meses aproximadamente. Además, los vecinos no tendrán que pagar contribuciones especiales, tal y como anunció el alcalde Carles Pellicer durante la celebración de un pleno municipal. En esa ocasión, Pellicer aseguró que la situación era «lamentable» y que «los vecinos tienen razón cuando dicen que también pagan impuestos». El consistorio invierte en estas obras de asfaltado unos 20.000€.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También