El aumento de la vivienda pública y la regeneración urbana, retos del Pla d'Habitatge 2022-2027 de Reus

El Ayuntamiento se fija el objetivo de incrementar los pisos protegidos y sociales, apostar por los sistemas cooperativos o las cesiones de uso y recuperar zonas que estén en degradación

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
En la Casa dels Mestres se han llevado a cabo reformas para poner pisos sociales a disposición bajo la gestión de Redessa. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En la Casa dels Mestres se han llevado a cabo reformas para poner pisos sociales a disposición bajo la gestión de Redessa. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El aumento de la vivienda pública y la regeneración urbana serán las dos principales líneas «y los grandes retos» del nuevo Pla Local d’Habitatge de Reus (PLH) 2022-2027, cuyas tareas de redacción pondrá en marcha el Ayuntamiento de forma inminente. El documento, tal como explica al Diari la concejala de Urbanisme i Mobilitat, Marina Berasategui, «definirá las políticas en este ámbito adaptadas a las necesidades que existen y también al modelo que se quiere implantar en la ciudad».

Por su lado, la concejala de Economia, Coneixement i Habitatge, Teresa Pallarès, detalla que «elaborar el Pla es un objetivo que ya tenemos» y precisa que «ahora mismo ya estamos yendo hacia algunos proyectos vinculados a los cimientos que lo sustentarán, como La Hispania, que será importante, además de una iniciativa con el Incasòl en el barrio del Carme; y queremos entrar en el derecho de tanteo y retracto, la capacidad que tenemos como consistorio de acceder a bloques de pisos que la Generalitat pone a disposición de las administraciones».

La finalidad principal del futuro Pla Local d’Habitatge 2022-2027, añade Berasategui, será preparar el escenario para «tener a disposición mucha más vivienda protegida y social, preferentemente de alquiler, y adaptarnos a todas las dificultades que están teniendo algunos colectivos como la juventud y a la nueva precariedad que se está produciendo». «La administración sola no lo puede hacer, porque tiene recursos limitados, pero los tiene que movilizar con la ayuda de entes no públicos, y fomentar nuevas maneras de construcción y de acceso a la vivienda como pueden ser los sistemas cooperativos y las cesiones de uso», precisa la concejala en cuanto a la determinación de promover la vivienda pública. Sobre la regeneración urbana, la responsable de Urbanisme concreta que «se trata de un elemento que ayuda mucho porque, cuando se devuelve la vida cotidiana a lugares donde el parque público está en degradación, se está logrando un doble efecto: dar acceso a vivienda y, a la vez, recuperar una parte de la ciudad donde esa vivienda está en riesgo de no ser apta». «Se debe tener en cuenta la sostenibilidad medioambiental y las rehabilitaciones no solamente en cuestiones energéticas sino incluso de movilidad», completa Pallarés.

El PLH para el que ahora se iniciarán los trabajos superará el de 2014-2021, la última revisión que se hizo de este documento técnico que, «a partir del análisis de la situación de la vivienda y de las condiciones socioeconómicas, define y concreta las actuaciones que hay que desarrollar desde el Ayuntamiento de Reus para fomentar que los ciudadanos logren el derecho a disfrutar de una vivienda digna». Aquel último Pla arrojó datos sobre la realidad en la ciudad y se estructuró en tres ejes: actuar en el parque edificado y el planeamiento, trabajar sobre el parque de vivienda social y de alquiler, e intervenir para mejorar la gestión en materia de vivienda.

El presupuesto para el despliegue de las acciones que incluía ese Pla 2014-2021 superaba los 16 millones de euros, financiados por el Ayuntamiento y parcialmente por la Generalitat. Entre ellas figuraban algunas como «analizar si hacer una reserva de VPO en el POUM en la línea de incrementar los mínimos del 30% establecidos por la Ley de Urbanismo, con un 5 o un 10% adicional», «conseguir el nivel óptimo de ocupación del parque de vivienda pública municipal», «reactivar el parque de viviendas vacías en manos de entidades financieras», «desarrollar medidas sancionadoras en caso de desocupación continuada e injustificada», «promover la rehabilitación de edificios y viviendas construidas entre los años 60 y 80» o «establecer medidas fiscales para incentivar el alquiler».

En este sentido, Pallarès expresa que habrá un análisis sobre aquel PLH. E insiste en que «en cuestiones de vivienda nos queda mucho por hacer, es un tema sensible porque toca un derecho de las personas y las políticas de este campo se tendrían que haber comenzado a ejecutar hace muchos años para ser un ejemplo como en otros países de Europa». «Creo que ahora nos hemos marcado una meta muy importante que es la elaboración del nuevo Pla Local d’Habitatge», destaca, y recuerda que «las administraciones somos garantes del derecho a la vivienda digna, también para las personas que necesitan ayuda». Y Berasategui mantiene que «la pandemia seguramente ha afectado al despliegue definitivo o total del Pla anterior, pero se hará una evaluación basada en datos y se proyectará el nuevo plan teniendo en cuenta el conocimiento de aquel; se verá qué ha funcionado y que no».

Respecto a la parcela en la que más se maneja, la de Habitatge, Pallarès explica que «el modelo por el que apostamos es el de Redessa, que gestiona los 160 pisos propios que tenemos, más 120 o 130 que forman parte de la Borsa de Lloguer». En cuanto a este último servicio, comenta que, mediante el último paquete de ayudas a la rehabilitación «solo lo hemos incrementado en 10 pisos y ojalá fuesen más». El sistema de Redessa «mezcla tipologías de viviendas y niveles económicos para no entrar solamente en espacios donde haya personas con vulnerabilidad o sin ella; de trata de promover áreas de buen entendimiento».

El arranque de los movimientos para desarrollar el Pla Local d’Habitatge de Reus 2022-2027 coincide con el primer año de actividad del Consell Municipal d’Habitatge, del cual tanto Berasategui como Pallarès extraen un balance positivo. El órgano de participación ciudadana, surgido en 2020 para «debatir y formular propuestas sobre la política municipal de vivienda», cumplió 12 meses el pasado día 30 y ha servido para «poner a la persona en el centro, abrir nuevos temas y verlos desde diferentes puntos de vista, y de ahí ha surgido el objetivo de hacer la revisión del Pla Local d’Habitatge». «Hay que poner la masa gris para que este Pla sea lo más adaptado y efectivo, sea útil y sencillo de implementar, y cuente con consenso», valora la concejala de Urbanismo y presidenta del Consell, del que Pallarès es vicepresidenta.

Temas

Comentarios

Lea También