Más de Reus

El barrio Gaudí de Reus seguirá sin consultorio médico

Las dependencias están inhabilitadas desde marzo del año pasado. Los vecinos tienenque desplazarse hasta el CAP Llibertat, pero reclaman que se reabra de forma inmediata

MONTSE PLANA

Whatsapp
El consultorio médico del barrio Gaudí está cerrado desde marzo del año pasado, con el inicio de la pandemia. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El consultorio médico del barrio Gaudí está cerrado desde marzo del año pasado, con el inicio de la pandemia. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Hace un año y tres meses que el consultorio médico del barrio Gaudí está cerrado y, de momento, sin previsiones claras de cuándo podría retomarse el servicio. Desde mediados de marzo de 2020, los vecinos que precisan de atención médica tienen que desplazarse al CAP Llibertat, a más de un kilómetro del barrio. Tras tanto tiempo esperando su reapertura, la gente está ya cansada e incluso a finales de mayo, una cuarentena de vecinos salieron a la calle para reivindicar la vuelta a la normalidad. Aun así, las cosas no han cambiado y tampoco hay previsiones.

Un aviso cuelga de la puerta del dispensario, donde se puede leer: «Debido a la situación actual, el consultorio barrio Gaudí permanecerá cerrado a partir del lunes 16 de marzo (de 2020) y hasta nuevo aviso». Fuentes consultadas del Departament de Salut de la Generalitat comentan que el equipamiento cerró a raíz de la Covid-19 «y así se mantendrá mientras haya pandemia». La medida se habría tomado con la finalidad de prevenir posibles contagios y se optó por centralizar servicios. En cuanto al personal del dispensario están adscritos al CAP Llibertat y, actualmente, estarían trabajando en este centro.

Pasado más de un año desde el inicio de la pandemia, y a pesar de que la campaña de la vacunación contra la Covid-19 avanza a buen ritmo, la respuesta del Departament sigue siendo que no se reabrirán las dependencias a corto plazo. Y es que añaden que no será hasta que se pase la Covid, por lo que no se marca ningún posible calendario.

Ante todo, el vecindario se muestra ya cansado de la situación y se preguntan indignados: «¿Cuándo se considerará que la pandemia ha terminado?». «Es lastimoso que estemos así, tratándose de una cuestión tan importante para el barrio», esgrime la presidenta de la asociación vecinal, Maria del Mar Escoda. Recuerda que el dispensario da cobertura a unas 1.300 personas, «la mayoría, gente mayor», colectivo que tiene especial dificultad para desplazarse a largas distancias.

Encarna, vecina de edad avanzada que anda con dificultades, se muestra especialmente molesta. «Mañana tengo que ir al CAP y tendré que pedir un taxi...», lamenta. Recuerda que hasta el pasado verano no tenían ningún bus directo desde el barrio hasta el CAP Llibertat, «se tenía que hacer transbordo». Sobre esta cuestión, el Ayuntamiento aplicó, el pasado mes de julio, una solución provisional y adaptó la línea L10 del bus urbano para que el trayecto desde el barrio Gaudí hasta el CAP Llibertat fuese directo. Antes, los vecinos tenían que realizar transbordo en la plaza del Nen de les Oques o bien coger otro autobús al llegar al barrio Montserrat. A pesar de esta modificación –que permanecerá mientras el dispensario esté cerrado–, Encarna dice que prefiere coger un taxi, que, según cuenta, es lo más cómodo para ella. «Pero lo mejor sería que volvieran abrir, porque el dispensario está al barrio y para los vecinos mayores es la mejor opción. Está al lado de casa y es un momento venir aquí, en vez de tener que desplazarse...», remarca Encarna, que desea que reabra pronto el consultorio médico.

En el dispensario recibían atención médica más de un millar de vecinos de todas las edades. Es donde estaba su médico de cabecera. Aun así, cabe subrayar que su centro de atención primaria de referencia ya era el CAP Llibertat y es que el dispensario Gaudí forma parte del ABS Reus 3, es decir, el CAP Llibertat. En el caso que haya una urgencia los fines de semana o festivos, entonces tienen que redirigirse al CAP Sant Pere.

«Sobre todo para la gente mayor del barrio, era un muy buen servicio. En cambio, ahora, se ven obligados a desplazarse y dependen de familiares y otras personas», explica otro vecino de la zona, Josep Maria. Detalla que en su caso, el médico de cabecera está en el CAP Llibertat y que, como persona joven, no tiene problemas para desplazarse. Aun así, aposta porque se reabre lo antes posible el dispensario. Así también opina Mónica, otra vecina de mediana edad del barrio Gaudí. No suele ir al médico, así que no le afecta muy directamente que esté cerrado el consultorio. No obstante, e igual que Josep Maria, remarca la importancia del servicio para los mayores.

Traspaso de la conselleria

La presidenta de la Associació de Veïns del Barri Gaudí, Maria del Mar Escoda, detalla que semanas atrás mantuvieron una reunión con servicios territoriales de CatSalut y uno de los temas tratados fue el del consultorio médico. Según detalla Escoda, la respuesta fue que el tema está sobre la mesa, pero sin concretar nada, «así que incertidumbre total...», lamenta.

Además, el momento coincide con el traspaso de conselleries del nuevo Govern de la Generalitat, «así que esperaremos a ver cómo actúa la nueva conselleria», comenta la presidenta vecinal. A la vez, remarca que la reapertura del consultorio médico del Gaudí es «solamente una cuestión de voluntad política. Tomando las medidas correspondientes, se podría retomar el servicio», subraya. También comenta que la voluntad de Generalitat sería retomar, primeramente, la actividad de los consultorios de costa, «pero no nos conformamos», advierte Escoda.

Los vecinos

«Era muy cómodo el servicio del dispensario. Ahora necesito un taxi para ir al CAP Llibertat»
Encarna

«Como persona joven no tengo problema para desplazarme, pero para los mayores es un engorro»
Josep Maria

«El CAP Llibertat está muy lejos. Sería necesario reabrir el servicio, sobre todo para los mayores»
Mónica

Temas

Comentarios

Lea También