Reus Sociedad

El barrio Gaudí, en lucha contra la ocupación

En los meses de diciembre y enero, han evitado cinco intentos de ocupación en pisos vacíos de las calles Barcelona y Saragossa

JORDI CABRÉ / JORDINA SALVAT

Whatsapp
Un cerrajero tapiando la entrada exterior de una vivienda del barrio Gaudí.  FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Un cerrajero tapiando la entrada exterior de una vivienda del barrio Gaudí. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Pasaba poco más de las 16:30 horas cuando llegó el cerrajero para tapiar la entrada por el balcón de una vivienda del edificio rojo de la avenida Barcelona, en del barrio Gaudí. Bajo la atenta mirada de dos agentes de la Guardia Urbana de Reus, el operario se enfilaba con las escaleras al balcón del primer piso para colocar una gran pieza metálica en la entrada que conecta con la cocina del interior de la vivienda que, según el presidente de la comunidad de vecinos, pertenece a un hombre ingresado en el Hospital Sant Joan desde hace varios meses y que ha sido ocupada en varias ocasiones. De hecho, el piso ya tenia tapiado el acceso desde la puerta principal después del primer intento de ocupación.

El barrio Gaudí de Reus es uno de los más afectados por el problema de la ocupación. Hay un gran número de pisos vacíos por diferentes motivos y que se han convertido en reclamo para aquellas personas que de una forma u otra quieren tener una vivienda ajena. Según explican los vecinos, no se trata de personas desahuciadas que no pueden pagar un alquiler, sino de un colectivo que busca los recovecos de la ley para afincarse en un piso y mantenerse en él el máximo tiempo posible.

Hace unos meses, dos vecinas que aprovecharon el fallecimiento de una propietaria para intentar adueñarse de su vivienda y de sus enseres. Aquella vez, el vecindario y la presencia policial pudo evitarlo. Semanas más tarde, el mismo vecindario del barrio consiguió frenar una ocupación aprovechando que el vecino que se había instalado en ella había salido. Durante su ausencia se logró tapiar la vivienda e impedir que el ocupa pudiera quedarse en ella de forma indefinida.

WhatsApp ‘antiocupa’

Estos son tres de los cinco ejemplos que han vivido en poco más de un mes. Según explican los vecinos, este tipo de episodios son de lo más comunes y por eso mismo han creado un grupo de WhatsApp. Una herramienta que les sirve para organizarse y en el que si sienten algún ruido o ven cualquier movimiento alarmante, tanto en su bloque de viviendas como en las vecinas, avisan a la comunidad para bajar en bloque e intentar evitar la ocupación. En este sentido, explican que cuentan con la colaboración «rápida y eficaz» de la Guardia Urbana, pero no niegan la desesperación ante una situación «que no se termina nunca».

Temas

Comentarios

Lea También