Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El barrio Juroca de Reus reclama una conexión directa con el hospital

Los vecinos piden un pequeño puente que conecte la zona con el Sant Joan. Se quejan de dar una vuelta con el coche de 5 kilómetros y de sufrir los colapsos en la rotonda de Bellissens 

Salvat Jordina

Whatsapp
Al final de la avenida Universidad ya existe una elevación para levantar un puente que conectaría el barrio con el hospital.

Al final de la avenida Universidad ya existe una elevación para levantar un puente que conectaría el barrio con el hospital.

Lo que podría ser un camino en línea recta de menos de 750 metros, acaba en un rodeo de 1,7 kilómetros a pie y hasta 5,8 kilómetros en coche. Aunque el Hospital Sant Joan de Reus se vea desde el barrio Juroca no hay una forma directa de conexión entre la avenida Universidad y el centro sanitario, separados por la vía del tren y limitados por la calle Manuel de Pedrolo. 


Los vecinos de los distintos barrios afectados están hartos. Dejando de lado al barrio Sant Josep Obrer, el barrio Fortuny, la urbanización Mercader y el propio Juroca son las zonas más cercanas al Hospital de Reus y, en cambio, tardan en coche el mismo tiempo en llegar al centro sanitario que alguien que vive en el centro de la ciudad. En ocasiones, incluso más. 


«Es un insulto», dicen los vecinos del barrio Juroca. «Desde este  punto (se encuentran justo en la rotonda que une las avenidas de Salou y Universidad) podemos ver el hospital a unos pocos metros pero no tenemos más opción que dar toda la vuelta por la autovía o ir hasta tanatorio con el tráfico y la pérdida de tiempo que eso supone», explican indignados.

El Hospital Sant Joan está a las afueras de la ciudad, entre la avenida Josep Laporte y la avenida Bellissens, que conecta Reus con la T-11 y la T-315 que sigue hasta Vila-seca. La vía del tren limita la avenida Universitat con el Barri Fortuny y es la principal causante de la separación del barrio con el hospital de Reus. 

Más kilómetros
Para llegar hasta el edificio, los vecinos no tienen otra opción que elegir entre distintas  rutas en coche. La primera, de 2,1 kilómetros, es subir por la avenida de Salou, seguir por President Macià y encarar Bellissens. La otra, ir en dirección opuesta a la avenida de Salou para coger la T-11 dirección Tarragona y entrar en Bellissens por el otro sentido. Ésta suma 5,8 kilómetros. Ambas implican, con tráfico fluido, un tiempo aproximado de entre cinco y diez minutos. 

El problema es que la primera opción (avenida President Macià) es una de las vías más concurridas en horas punta, pues la rotonda que conecta con Bellissens lo hace también con el centro de Reus. «Cogemos un camino alternativo antes de salir dirección a Salou. Es muy estrecho y no paran de producirse choques y sustos entre coches», explican los vecinos. 

La distancia entre el barrio y el Hospital es de 750 metros. En coche de hasta 5,8 kilómetros


Hace tiempo que reclaman que se finalice un puente que conecte los barrios Fortuny y Juroca con el hospital. «Debería construirse al final de la avenida Universidad. De hecho en la rotonda de esa calle hay una salida cerrada con un nivel de tierra dónde se podría construir el puente que diera definitivamente la opción directa de conexión vial». Nada más lejos de ver progresar esta idea, consideran que «con el nuevo parking del hospital, este puente no tiene cabida».

Falta señalización
Otra dificultad es el trayecto a pie. Aunque este sea más directo,  hay puentes que permiten cruzar las vías del tren y permiten un ahorro de tiempo que no tiene el acceso en coche, los vecinos denuncian que no hay señalizaciones suficientes.
«Para empezar, falta un paso de peatones para cruzar desde el arcén de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) hasta el hospital». Por ese tramo, denuncian, «los coches se piensan que solo pasan ellos y no prestan atención a las necesidades de los peatones». Esta ruta alternativa, por detrás de la universidad, se ha marcado con el paso del tiempo gracias al paso de la gente. Por todo ello piden que, al menos, se instale la señalización adecuada para eliminar los problemas actuales de seguridad vial. 

Temas

Comentarios

Lea También