Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus El latido de los barrios de Reus (VI)

El barrio Parcel·les Casas de Reus suspira por mejoras en la vía pública

La lucha insistente de los vecinos contra la prostitución ha conseguido frenar esta práctica. Sigue presente, pero de forma residual y mucho más controlada

Mònica Just

Whatsapp
Los residentes en la zona llevan tiempo pidiendo soluciones al mal estado de las aceras.  Foto: Alba Mariné

Los residentes en la zona llevan tiempo pidiendo soluciones al mal estado de las aceras. Foto: Alba Mariné

Aceras y pavimento en mal estado son algunas de las principales problemáticas con las que conviven los vecinos del barrio Parcel·les Casas. Una situación que se concentra, sobre todo, en la calle Riera de l’Escorial. Hay aceras que ni siquiera están asfaltadas. En la zona viven muchas personas mayores. Y la movilidad no es fácil. Llevan tiempo pidiendo soluciones. Así lo pone de manifiesto Isabel Moreno, quien durante años presidió la Associació de Veïns. Ahora sigue en la junta, como vocal, con Manuel Ortega como presidente. «La acera que sube hacia el centro cívico Migjorn está en muy mal estado. Es peligrosa», afirman los representantes de la entidad vecinal. Igual que el pavimento de la misma calle, lleno de irregularidades, huecos y desniveles que han provocado daños en vehículos en repetidas ocasiones. «Además, el aceite de los coches baja por la calle y da mala imagen. El aspecto es muy desagradable», lamenta Moreno.

La plaza Manuel Ortega es un símbolo para el barrio. Se bautizó con este nombre en memoria de un joven vecino que hace casi nueve años falleció en un accidente de moto en la calle Pintor Fuster. Era hijo de quien ahora ha asumido la presidencia de la entidad vecinal, Manuel Ortega. En la plaza hay un parque infantil. Pero los vecinos lamentan que la plaza no está suficientemente cuidada. «El riego no llega donde debería y el césped no luce. Las mismas plantas, en otras zonas, se ven mucho más bonitas», lamenta Moreno.

Otro tema que les preocupa en lo que a este parque se refiere son los frutos de los árboles, que dejan caer unas semillas que producen urticaria a los niños, como subraya el presidente de la asociación de vecinos. «Estos árboles tienen muchos años. Todo empezó por algún lumbreras que decidió plantar especies tropicales en la ciudad. Eso sí, los podan cada año. Nosotros también estamos muy encima y lo pedimos muy a menudo», añade Isabel Moreno.

El hecho de que la riera pase justo por debajo del parque también hace proliferar el problema de las ratas, que de vez en cuando se asoma. «Están todo el año, pero llamamos al concejal y hace alrededor de un mes pusieron veneno. Aun así, y pese a que hay temporadas en las que se ven más porque frecuentamos esta zona, es un problema que existe durante todo el año», apunta Moreno, quien también pide más concienciación en temas de incivismo, como los relacionados con los excrementos de animales.

Una práctica controlada

Una cuestión que Parcel·les Casas capitaliza desde hace muchos años es la lucha contra la prostitución. Hubo un tiempo en que la situación era «insostenible», recuerda Moreno. Subraya que el control policial es clave y que actualmente es una práctica que está bastante controlada. Pero insiste en que no hay que bajar la guardia. «Antes teníamos prostitución por todo el barrio. Ahora, por suerte, la incidencia es mucho menor, solo se concentra en la zona de la calle Flix con la avenida de Salou», apuntan los vecinos, recordando que hubo una época en que las meretrices llamaban incluso a las puertas de las casas para ofrecer sus servicios, y utilizaban una de las calles del barrio como vestuario para cambiarse. «Si no hubiéramos hecho nada, aquí ya no se podría vivir», dice.

Una de las cuestiones de las que más orgullosos se sienten los vecinos es que se trata de un barrio muy tranquilo, donde prácticamente todos se conocen y que ya es como una gran familia, como subraya el presidente de la entidad vecinal. Sí que tienen que lidiar también, de vez en cuando, con ocupaciones ilegales. Pero, así como en su día tuvieron algunos conflictos, ahora no se encuentran con problemáticas destacadas.

Hace un tiempo, además estuvieron pendientes de si instalaban una mezquita en la zona, junto a unos terrenos propiedad de Borges, al lado de otro centro de culto de una iglesia evangélica. Pero la propuesta no llegó a prosperar por temas relacionados con las normativas.

Temas

  • REUS

Lea También